Compartir
Publicidad

Los restos de Cervantes ya han sido encontrados según los investigadores ... pero sin prueba de ADN

Los restos de Cervantes ya han sido encontrados según los investigadores ... pero sin prueba de ADN
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Miguel de Cervantes está enterrado bajo la iglesia de las Trinitarias en Madrid. O eso, al menos, es lo que afirma un grupo de investigadores que, después casi un año de análisis y tras encontrar restos no identificados, aseguran haber observado "suficientes coincidencias y ninguna discrepancia" para afirmar que los restos se corresponden efectivamente con los del autor de 'El Quijote'.

En enero se encontraba un ataúd con las iniciales M.C. que despertaba el optimismo de los investigadores que, durante meses, habían estado analizando la cripta. Con él, también encontraron numerosos restos óseos, entre los que se creía que podían estar los de Miguel de Cervantes. La semana pasada saltaba la noticia, aunque el Ayuntamiento de Madrid la desmentía poco después. Hoy, en una rueda de prensa conjunta, Ayuntamiento e investigadores han dado a conocer los resultados de su investigación.

No ha sido una tarea sencilla: después de conseguir encontrar una cripta con 33 nichos y dos niveles en el subsuelo del complejo. Dentro del nicho en el que apareció la inscripción M.C. hay numerosos restos óseos de otros individuos. Los investigadores, por tanto, creen que algunos de esos restos pertenecen a Cervantes, pero sin más pruebas no pueden señalar cuáles. Además, no están en su sitio de enterramiento original (calculan que lo sepultaron en 1616 pero en 1673 movieron su ataúd) se encuentran en mal estado de conservación.

¿Cómo saben que es Cervantes?

"A la vista de toda la información generada en el caso del carácter histórico, arqueológico y antropológico", dice el antropólogo forense Francisco Etxeberría, "es posible considerar que entre los fragmentos de la reducción (de huesos) localizada en el suelo de la cripta de la actual iglesia de las Trinitarias se encuentran algunos pertenecientes a Miguel de Cervantes". ¿Notáis que falta algo? Sí, todavía no se han hecho pruebas de ADN.

Sin embargo, éstas no están descartadas. La alcaldesa Ana Botella ha prometido más fondos para la investigación y Etxeberría ha explicado que una tercera fase de la misma consistiría en varios "análisis de caracter bioquímico", aunque todavía tienen que confirmar si se podrá hacer: "Desconocemos si los restos van a poder ser aislados de forma individual. Se va intentar extraer ADN de esas muestras, aunque el cotejo es práctimente imposible porque los restos de su hermana están en un osario en Alcalá de Henares".

Luisa de Cervantes, religiosa, fue sepultada en el convento de Alcalá de Henares en 1623. Posteriormente, y por motivos de falta de espacio, sus restos se juntaron con los de otras religiosas (se cree que casi 200) en un osario, con lo que la identificación y posterior comparación con los restos de Miguel de Cervantes, que además se encuentran en mal estado, se antoja como una tarea casi imposible.

Imagen | Ayuntamiento de Madrid

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio