Compartir
Publicidad

Kymera Wand, una varita mágica para controlar tus gadgets

Kymera Wand, una varita mágica para controlar tus gadgets
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decía el bueno de Arthur C. Clarke que cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia. Esta mañana hemos asistido a la presentación de la Kymera Wand, un dispositivo que, aunque perfectamente entendible para los que frecuentais Xataka, sí que podría ser considerado cosa de brujas entre los ‘Muggles’ tecnológicos.

Dicho muy brevemente, la Kymera Wand es un mando a distancia universal con forma de varita al más puro estilo Harry Potter. Como buen instrumento de mago, la Kymera sirve para ejecutar hasta 13 conjuros distintos sobre cualquier dispositivo compatible con un mando a distancia por infrarrojos.

La base técnica de la Kymera Wand es muy sencilla. No hay botones físicos de ningún tipo. En su lugar, la varita esconde varios sensores que detectan hasta 13 movimientos distintos: desplazamiento corto a la derecha, a la izquierda, arriba y abajo, rotación de la varita a derecha e izquierda, toque con el dedo en la parte superior del mango y en el lateral, doble toque en los mismos puntos, desplazamiento hacia adelante y hacia atrás; y algo llamado latigazo, que equivale a blandir la varita en un arco descendente. No existen combinaciones de movimientos, sólo estos 13 y cada uno sirve para gestionar una única función del dispositivo a controlar.

Como todo mando universal que se precie, la Kymera Wand necesita ser programada. Para este menester hay que tener a mano el mando original del dispositivo. La varita no tiene pantallas o sonidos, su único modo de interacción son vibraciones intermitentes que nos indican sus progresos.

Kymera Wand

Para programarla, primero hay que sostenerla apuntando hacia arriba y dar un toque con el dedo en la zona central labrada. Después, ejecutamos el movimiento que más nos convenga, y pulsamos el botón del mando que queramos activar con ese movimiento apuntando a la varita. Si seguimos los pasos correctamente, la varita queda programada en la misma frecuencia que el mando y asocia el movimiento al botón correspondiente. Todo el proceso está ilustrado por vibraciones más cortas o largas.

Al principio, la tarea de programar la Kymera Wand es un poco tediosa pero, una vez completada, se convierte en un divertidísimo mando de juguete que, aunque no sustituye ni por un cortijo a un mando tradicional, hará las delicias de los pequeños de la casa. Además, al no tener partes móviles y estar hecha en una sóla pieza de plástico es perfecta para que jueguen a los magos con el televisor, la cadena de música, el Blu-Ray o una base para iPod.

La varita puede ser programada con 13 funciones, una por cada movimiento. Estos trece comandos no tienen porque pertenecer todos al mismo dispositivo. Podemos configurar las rotaciones a izquierda y derecha para el volumen del equipo estéreo, los movimientos de derecha a izquierda para cambiar de canal en el televisor, y los de atrás a adelante para abrir y cerrar la bandeja del lector de Blu-Ray.

Kymera Wand

La Kymera Wand viene en una bonita caja decorada con piel artificial y revestida por dentro con un cojín de tela estampado. El dispositivo se alimenta de dos pilas AAA que se cambian por la parte inferior y duran como los de un mando tradicional. Este esotérico mando a distancia está ya a la venta online y en tiendas seleccionadas a un precio de 60 euros.

¡Lumos!

Existe una versión más sencilla de la Kymera Wand, de color más claro, que sirve únicamente para una función, encender y apagar la luz LED de una vela artificial que viene en la misma caja. El funcionamiento de esta versión es mucho más sencillo. El movimiento de latigazo enciende la vela, agitar levemente la varita mueve la llama, y moverla de izquierda a derecha la apaga. También puede apagarse soplando la vela directamente.

Kymera Wand

La vela se alimenta de otras dos pilas AAA. Para no agotarlas en una noche, la luz de esta vela mágica se apaga automáticamente en 60 minutos si no se le hace más caso.

Aunque mucho más simple, esta versión de la varita volverá loco a cualquier niño que sea fan de Harry Potter y puede ser un divertido regalo para que lo utilice como lámpara para la mesita de noche. Por lo que nos han contado en la presentación, la varita es capaz de encender y apagar simultáneamente varias velas sin configuración adicional. Desgraciadamente, las velas no se venden por separado, lo que nos ha echado por tierra la idea de llenar una habitación de velas y montar el espectaculo de magia definitivo. El paquete de varita y vela también está ya disponible por 30 euros.

Más información | The Wand Company

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos