Compartir
Publicidad

Invisible Shield, la funda: revisión

Invisible Shield, la funda: revisión
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se si todavía recuerdas la funda invisible que te presentamos al poco de salir el iPod nano al mercado, allá por el mes de septiembre.

Posteriormente Apple ha comenzado a regalar con los reproductores una funda básica bastante ridícula.

Esta Invisible Shield es una funda, o más bien protección para el iPod nano que evita en cierta forma la supuesta debilidad de la pantalla del reproductor de Apple, que se vende por 19.95 dólares y tiene una garantía de sustitución de por vida.

En un principio temía porque esta funda minara el tacto sumamente agradable de la superficie del iPod, pero nada más lejos de la realidad.

Apple ha tomado nota ya y dentro de muy poco comenzará a venderse en su tienda online una protección transparente por el estilo de esta y que tendría un precio de 13 dólares.

También las hay para el reciente iPod de quinta generación, pero eso ya es apartarnos del tema que nos proponemos hoy: comprobar si la protección Invisible Shield funciona, cómo colocarla y demás.

DSC00422.png

El sobre con la protección Invisible Shield llega sin problemas y en mi caso tardó unos 10-12 días en llegar.

DSC00423.png

Una de sus características es que si registras tu protección en su web, ellos se comprometen a cambiarte de por vida la funda en el momento en que se estropee.

Una vez abierto el sobre, en un pequeña hoja de información nos remiten a una página donde se nos explica detalladamente la forma correcta de colocar la protección, las cuales no seguí exactamente al pie de la letra sino que fue resumiento tal y como podemos comprobar en las fotografías ilustrativas del proceso.

DSC00424.png

En primer lugar debemos de asegurarnos de que el botón Hold esté activado para que al manipular el reproductor no se encienda por error. También dicen en la web que el iPod debe estar apagado 24 horas antes de proceder, pero yo apenas lo tuve unas horas.

Vamos a necesitar una tarjeta de crédito o similar, un vaso de agua con un poco de jabón y un poco de paciencia pues no prometen que nos salga a la primera, por aquello de las burbujas que se pueden formar.

DSC00425.png

Lo primero que debemos de hacer es limpiar bien la superficie del iPod y nuestras manos y a continuación mojamos una de las partes de las dos que componen la protección y después despegamos la parte blanca para colocarla sobre el iPod despacio y con cuidado de no dejar burbujas. Para ello nos ayudamos de la tarjeta de crédito.

DSC00426.png

Repetimos la operación con la otra parte de la protección, llevando cuidado con las pestañas que quedan bajo la otra parte, y asegurándonos de nuevo de que no queden burbujas, podemos dar por finalizado el proceso básico.

Secamos los restos de agua con jabón y a disfrutar del iPod nano con total libertad.

DSC00427.png
DSC00428.png

Como se ha dicho ya, el tacto del iPod no se pierde en absoluto, no se nota nada la funda, protege el reproductor del polvo, arañazos y huellas en su superficie y deja las partes funcionales como conector de auriculares, botón hold o conexión para la base, perfectamente accesibles.

Personalmente, recomendado como protección de la pantalla, pero tal y como yo hice, aconsejo comprar otra funda para una protección más mecánica del producto.

Más información | Invisible Shield.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos