Compartir
Publicidad

Golpes jugando con la consola, ¿es Kinect un accesorio peligroso?

Guardar
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La tecnología, bien utilizada, no es peligrosa. Las administraciones públicas se encargan de proteger mediante ciertos controles de calidad la integridad física de los usuarios. Sin embargo, hay veces en las que un pequeño desliz puede acabar con una brecha, un moratón o, en los casos más extremos, una pequeña conmoción. Es el caso de Kinect, la nueva tecnología de Microsoft para sus consolas. Con Kinect el mundo de las consolas se abre a las posibilidades que permita nuestro cuerpo, gestos, movimientos e incluso reconocimiento facial, como ya nos enseñó Javier hace unos días.

El caso es que en Internet una ocurrencia que le ocurre a una persona puede pasar inadvertida, pero algo que empieza a generalizarse – en cierto modo – se va haciendo poco a poco una bola y lo termina conociendo todo el mundo. Es el caso de los golpes de los usuarios con Kinect, posiblemente comandados por el vídeo que tenéis arriba y que se ha hecho bastante conocido gracias a un pequeño gif animado con el golpe.

La cosa no es para tomarlo como una broma. Ya lo vivimos en la época Wii, cuando los mandos volaban y, en el peor de los casos, se estrellaban contra tu flamante nuevo panel LCD de 42 pulgadas. Para ello Nintendo renovó correas supuestamente defectuosas y todo pareció solucionarse, o al menos pasó a un segundo plano. Estoy seguro que desde entonces alguna otra pequeña desgracia ha habido, aunque no se la haya dado tanta importancia.

El caso Kinect

Los posibles problemas que Kinect puede traer consigo no implican rotura de televisores ni mandos desguazados. Dada la definición del producto (“jugar con nuestro cuerpo”) lo más que podemos llegar a hacer es hacernos daño. Como ya hemos dicho puede ser un pequeño golpe, un moratón o una brecha que con unos pocos puntos de sutura se curará sin problemas. O puede ser algo más grave, tanto como para mandarnos al hospital. Además, los golpes se suelen dar cuando hay varios jugadores simultáneamente sobre un pequeño espacio, pues las articulaciones interfieren entre ellos y entonces es cuando se produce el impacto.

La guía de uso de Kinect promueve el cuidado. ¡Mucho cuidado cuando juguéis varios a la vez, con los objetos cercanos! Pero eso no es suficiente. Cualquiera puede tener un desliz y golpear al amigo, generalmente adversario en ese momento. Muchos videojuegos hacen que nos centremos en ellos y olvidemos el entorno. Nos olvidamos que nuestro amigo/a está a escasos centímetros de nuestro cuerpo, y entonces… ¡zas!

La guía de Kinect indica que ha de haber 2 metros de distancia entre Kinect y el jugador, que se amplían a 2.5 metros en caso de haber dos jugadores. A menor distancia, más juntos estarán los jugadores y más peligro habrá. A mayor distancia se gana seguridad, pero es posible que la sensibilidad de Kinect se vea afectada.

¿Cómo evitar los golpes con Kinect?

Por ahora, ninguna afirmación oficial. En caso de haber demandas Microsoft se amparará en su guía de uso (¡te lo advertimos!, dirán) y se acabó, aunque no creo que sea un problema del fabricante sino un problema de uso. Ha de usarse con cuidado cuidado, aunque a pesar de ello nadie está exento de cometer un pequeño error, olvidarse de lo que está haciendo y soltar el brazo. Y lo dicho, ¡zas!.

Lo único que los usuarios de Kinect pueden hacer es extremar la precaución, jugar con más cuidado (aún) y procurar no invadir el espacio del otro. Lógicamente el tipo de juego también tendrá que ver (no es lo mismo un juego de boxeo que uno de tiro al arco), así como el perfil del jugador (hay gente que se mete mucho más en el papel). Cada caso será diferente, pero en todas las situaciones la precaución debería ser una prioridad.

Una nueva forma de jugar, nuevos peligros y nuevas necesidades

Está claro que, con la llegada de las nuevas formas de juego (Wii, Kinect y Move) estamos cambiando la forma de interactuar con nuestros videojuegos. Aunque aún se mantienen los mandos y controladores para buena parte de los juegos, los nuevos títulos que se utilizan con nuestro cuerpo están teniendo gran éxito al aportar una experiencia más social, abierta a toda la familia y con temáticas sencillas para cualquier edad.

Sin embargo estamos viendo cómo están cambiando las necesidades del jugador. Antes cualquiera podía coger el mando y darle a los botones. Ahora se exige una mínima agilidad y una cierta exigencia física, y ésto no sólo en juegos de tipo entrenador personal, sino en cualquier título más general. Es una idea heredada de Wii, que con su Wii Fit sentó un precedente que ahora vivimos en Kinect y PS Move. El futuro parece estar destinado a seguir este camino. Adiós a los mandos y hola a nuestro cuerpo, aunque para ello tengamos que preparar nuestra cabeza para evitar los peligros que puedan situarse ante nosotros.

Cuidado con los movimientos, el lanzamiento de los mandos, las manos, piernas y cabeza; y cuidado también con los elementos alrededor de los jugadores (sofás, mesas, sillas o columnas). Puede parecer una tontería, pero procura calentar tus músculos antes de ponerte frente al televisor. Y estira al final de la sesión para evitar las agujetas al día siguiente.

Seguro que muchos de vosotros habéis tenido alguna experiencia desagradable con los nuevos sistemas de juego de las nuevas consolas. Yo reconozco que con Wii he dado algunos golpes al otro jugador (nada importante, pero sí algo molesto). ¿Alguna experiencia que queráis contar?

Vía | CrunchGear.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos