Compartir
Publicidad
Fon quería revolucionar el acceso a las redes WiFi con sus foneras: qué ha sido de ellas 13 años después
Otros

Fon quería revolucionar el acceso a las redes WiFi con sus foneras: qué ha sido de ellas 13 años después

Publicidad
Publicidad

Año 2006. Solo la mitad de la población tenía acceso a Internet. Las redes móviles 3G eran el estándar y se empezaba a hablar del el despliegue de HSDPA, o 3,5G. Ni la mitad de las empresas (el 48,3%) en España tenían página web según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística.

Ese mismo año aparecen YouTube y la Nintendo Wii. En España Martin Varsavsky monta Fon, una empresa que tenía por objetivo que las redes Wifi llegaran a más personas, creando las “community WiFi” o redes comunitarias. Las conexiones móviles a Internet eran bastante más reducidas que ahora: la tarifa plana era por 1 GB y, a partir de ese consumo, la velocidad bajaba de 384 Kbps a 128 Kbps. Las redes WiFi eran un bien muy preciado y la propuesta de Fon era que todos sus usuarios pudieran conectarse a la señal WiFi de otros abonados de Fon. Algo que era posible con sus foneras, unos routers que, gracias a un software, emitían dos señales WiFi: la privada de cada usuario y la pública para el resto de foneros.

13 años después de aquello, y cuando las redes 5G empiezan a estar disponibles en algunas ciudades españolas, ¿qué ha sido de aquella empresa y de sus Foneras, los routers que tenían los usuarios para poder compartir su señal WiFi?

Las foneras existen, pero como idea romántica

Fon, como empresa, ha vivido varios cambios en los últimos tiempos. Martín Varsavsky dejó de ser director de Fon el 11 de noviembre de 2018. La identidad societaria de la marca Fon es Fon Wireless Limited pero ahora tiene su sede en Inglaterra y Gales. En España mantiene la misma denominación mercantil y está inscrita en el Registro Mercantil en el año 2007. Además, está Fon Japan, donde la compañía mantiene una participación.

Fonera 1 Primera Fonera que la compañía sacó al mercado

En España Fon da empleo a 56 personas. En todo el mundo, a 85, aproximadamente. Pero, en su mejor época, Fon llegó a ser una empresa de 180 personas. El último ajuste en nuestro país ha afectado entre 40 y 50 personas, y se ha realizado, según fuentes de la compañía, de forma progresiva. Hemos podido hablar con varios ex empleados de Fon y todos guardan un muy buen recuerdo de su paso por la empresa. “Recuerdo trabajar duro, luchar mucho por transformar la organización y la metodología pero sobre todo el apoyo del equipo directivo en esa iniciativa. A nivel humano, la relación entre los empleados era ejemplar, de lo mejor que he vivido”, nos cuenta una de estas personas, que prefiere no revelar su identidad.

Esta persona se incorporó a Fon cuando la empresa ya había cambiado su modelo de negocio. “El modelo de community Wifi de antes no funcionó. Los clientes eran las principales telcos del mundo, era una empresa con un modelo de negocio claro y consolidado y que daba beneficios”, explica.

Y es que, tal y como nos confirman fuentes de Fon, el concepto de Fonera sigue existiendo aunque no hay tantas foneras encendida ni se ha invertido más en el proyecto. “El servicio existe. No genera negocio pero mantenemos el concepto como idea romántica”, nos explican estas fuentes (que, de nuevo, prefieren no aparecer con nombre y apellidos). La compañía calcula que deben quedar unas 100.000 foneras encendidas. Una cifra que contrasta con los 25 millones de puntos de acceso que llegó a tener Fon (según sus propios datos) en todo el mundo.

10 millones en I+D y muchos productos

Estos trabajadores de Fon con los que hemos hablado aseguran que muy probablemente Fon, a lo largo de su historia, haya destinado 10 millones de euros a innovación “y no nos estamos equivocando”. De hecho, la compañía mantiene Fon Labs en Getxo aunque ahora más enfocados a producto industrializado.

Fruto de toda esta inversión Fon ha realizado muchos desarrollos de producto (routers, app móviles). “A veces el producto no tiene éxito o se apaga solo”, aseguran estas fuentes, que entienden que, en esos momentos, las personas encargadas de estos productos, al ver que su proyecto se desinflaba, tomaban la decisión de cambiar de trabajo. “Hay mucha gente que ha pasado por Fon y con talento muy bueno. Hemos desarrollado 4-5 modelos de routers, abierto y probado proyectos como Verify alrededor del Wifi, Eran miniproyectos que iban o venían. Eso es precisamente la innovación”, justifican.

Fonera Mini Fonera Mini, otro de los productos que Fon lanzó al mercado

Fon llegó a sacar varios modelos de Foneras. El primer modelo era un equipo del fabricante Linksys que tenía dentro el software de Fon dentro. Luego se fabricó la Fonera 1.0 y posteriormente la Fonera 2.0 (que tenía funcionalidades más interesantes para el usuario avanzado). Luego la fonera SIMPL y La Fonera mini. Hubo un gran despliegue de estos routers en Japón, pero también en otras partes del mundo. En Japón llegó a haber más de dos millones de estos routers activos, según datos de la compañía.

Para la línea de WiFi para negocios, se fabricó La "Fonera For Business", que actualmente se sustituye por el router de Fontech que puedes gestionar y personalizar el acceso de tu negocio desde una aplicación móvil. También se fabricó la Gramofon, que era un router wifi que lo conectabas a altavoces y podías escuchar la música de tu cuenta de Spotify. Se gestionaba desde una aplicación móvil.

La fabricación de routers wifi siempre fue complementaria a su modelo de negocio y muy vinculado al concepto inicial de Community Wifi.

Las redes móviles que mataron el WiFi

El servicio de community WiFi se mantiene, pero solo hay 100.000 foneras encendidas de las 25 millones que llegó a haber

Pero, ¿qué eran estas foneras? ¿Cómo funcionaba este concepto de “community WiFi”? Básicamente, Fon lo que hacía era instalar un pequeño software en los routers que las operadoras de telecomunicaciones daban a sus clientes para que tuvieran conexión WiFi en sus hogares o negocios. Esos routers generaban dos señales: una privada del usuario y otra pública a la que se podían enganchar el resto de foneros. Fon, como empresa, cobraba por la instalación de ese software y también por la monetización que se hacía de las redes (como venta de pases para aquellos que no eran clientes de Fon o por lo que pagan otras redes por acceder a tu red).

Este software sigue presente en los routers de algunas operadoras y en ciertos países, como BT en Reino Unido, KPM, DT en Alemania, Noos en Portugal, en Sudáfrica, Italia o Suiza. Vodafone España también lo sigue ofertando para el segmento Empresas a través de Wifi para tu negocio. Según fuentes de Fon, este acuerdo supone el 75% del negocio de community WiFi de la compañía en estos momentos.

Pero la explosión de las diferentes redes de telecomunicaciones móviles han acabado por comer el terreno a muchas de las redes WiFi. “Las redes 5G fagocitan las inversiones WiFi y van a desplazar el foco de Wifi a 5G”, reconocen fuentes de Fon, quienes confiesan que su proyección de negocio en este sentido es menor por 5G.

Img 2829 Miguel Vicario, director de gestión de producto de Fon

Miguel Vicario, director de gestión de producto de Fon, cree que el proyecto de community WiFi funcionó muy bien pero también que esa propuesta “que tenía tanto sentido hace tiempo ahora tiene menos valor”. Por eso, muchos de los contratos que Fon había logrado con operadoras de telecomunicaciones de todo el mundo dejaron de funcionar, porque muchas de estas compañías han girado sus inversiones y apuestas por 5G y menos por Wifi.

Este cambio de escenario y de menor número de clientes obligó a Fon a replantearse su modelo de negocio, aunque sigue confiando en que el WiFi en el hogar y en las empresas va a tener su negocio en el futuro. Las fuentes de Fon con las que hemos hablado (algunas de las cuales prefieren no ser identificadas) hablan de estos cambios sin traumas, pese a que se ha reducido drásticamente el número de empleados y de inversión en rentabilidad. “Todas las empresas pasan por fases”, explican estas voces. “Ya no somos una startup, sino una empresa de 13 años aunque la filosofía se mantenga”, añaden. Por eso, y teniendo en cuenta que el negocio no es el de los comienzos, reconocen que Fon está haciendo ajustes. “Somos una empresa que tiene que dar unos números”.

Cambio accionarial

Aunque Miguel Vicario cree que Fon “nunca tuvo en España el respeto que merecía” por los logros conseguidos, lo cierto es que Fon protagonizó grandes titulares cuando fondos de inversión y empresas, como Google, Skype, eBay, British Telecom, Itochu, Digital Garage, Excite Japan, Index Ventures (que tiene acciones de compañías como Dropbox, Facebook, Delivero o Slack), Sequoia Capital (presente en el accionariado de Aribnb, Apple o Eventbrite) o Coral Group dieron su apoyo al proyecto de Varsavsky.

Se intentó llevar la idea de community WiFi a las empresas, pero fracasó

La realidad, sin embargo, es que algunos de estos nombres han salido. Bien porque su política es no hacer comentarios sobre sus inversiones (y, sobre todo, de sus desinversiones); bien porque esas empresas han sido compradas por otras y éstas últimas tampoco hacen valoraciones sobre esos movimientos del pasado, lo cierto es que ninguno de estos grupos a los que hemos preguntado confirman o desmienten su salida del accionariado de Fon.

“Claro que ha habido cambios en los inversores”, nos confirman fuentes de la compañía, quienes explican que “los venture capitals exponen la parte positiva de sus acciones, y no la negativa”. No obstante, Miguel Vicario asegura que este tipo de fondos suelen estar 8 años como inversores en una empresa. “Con Fon llevaban 12 años”, subraya.

Fonera For Business Fonera for Business

La apuesta por el mercado corporativo que acabó fallando

Pese a la caída del negocio de las foneras, esta división sigue representando el 75% de la facturación de la compañía. “Nuestro negocio tradicional se asienta sobre el pilar de que los clientes de los telcos puedan conectarse a otras redes Wifi y no solo a redes 3G”, justifican fuentes de la compañía.

En los últimos 3-4 años Fon decidió acometer gran inversión en desarrollar esa tecnología para ir a otros mercados, especialmente el corporativo. Dado que el número de empresas de telecomunicaciones no iba a variar mucho, la idea era que la plataforma pudiera dar otro tipo de servicios. “Se invirtió en equipo de desarrollo de producto. Había grandes segmentos de mercado donde había oportunidades de negocio. Esta plataforma podía dar servicio a operadores de telecomunicaciones y a empresas”. Sin embargo, fuentes de la compañía reconocen que la estrategia de ir directamente al mundo de la empresa “no ha sido del todo satisfactoria porque necesita un crecimiento muy grande para poder ofrecer este servicio”. Pero, a nivel tecnológico, sí que sacan pecho. “Ha sido un éxito el facilitar a las telco que puedan ofrecer este servicio a la empresa”.

Esta es también una de las razones por las que Fon se ha visto obligada a adaptar el tamaño de su empresa al negocio real “para ser más sostenibles”. De hecho, estas mismas fuentes explican que en estos momentos Fon está más centrado en rentabilidad que en innovar. “Antes buscábamos crecer y ahora somos más pequeños, pero con un potencial concreto”.

“In WiFi we trust”

Aunque el mercado corporativo no haya funcionado, Wifi sigue siendo el eje sobre el que pivota Fon y Home WiFi es la apuesta de futuro. Pero lo hace bajo una nueva denominación: Fontech. “El problema de Fon es que cuando ibas a las empresas pesaba mucho lo de community WiFi. El nombre era una losa”, aseguran fuentes de la corporación.

Gramofon Blanca Gramofono, un router wifi que se podía conectar a altavoces para oír Spotify

Esta nueva división con sus productos se lanzó al mercado a finales del año pasado y, según su máximo responsable, Miguel Vicario, “estaremos cerca de conseguir la rentabilidad este año con 3 contratos que hemos logrado”. Este mismo responsable asegura que Fon sigue facturando mucho más que esta división, aunque es ésta la que está creciendo. “Soy la startup dentro de la startup”, ironiza, añadiendo su esperanza de que el futuro de la compañía pase por su línea de negocio.

¿En qué se diferencian las foneras tradicionales de este nuevo negocio? “El WiFi de las casas es mejorable y sigue teniendo ciertos problemas: poca cobertura, hay que poner extendedores de señal, no hay servicios como control parental... Pero para el proveedor es más complicado porque no tienen visibilidad del espectro radioeléctrico de tu hogar”, explica Viciario, añadiendo que es ahí donde entra Fon con algunos productos o smart wifi.

Así pues, Fon se centra ahora en dar servicio a operadores de telecomunicaciones y empresas y, a través de ellos, a cerca de 20 millones de usuarios en todo el mundo. La esperanza está puesta en que WiFi siga teniendo su negocio (“puede haber un segundo capítulo en la explosión de redes wifi con 5G así como una etapa de transición, de Wifi 6 con convergencia con 5G”, según fuentes de la compañía) y en esta nueva división de Home WiFi, que, según sus responsables, tiene una “proyección bastante fuerte”.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio