Compartir
Publicidad
Publicidad

Especial tecnologías derrotadas: Iomega Zip

Especial tecnologías derrotadas: Iomega Zip
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Iomega Zip alcanzó una cierta popularidad a partir de la segunda mitad de la década de los 90. Era la época en la que aún no disponíamos de discos USB externos y los CDs grabables, al igual que las unidades grabadores, tenían precios demasiado altos como para popularizarse.

Los discos Zip se presentaron como una alternativa, de mucha más capacidad, a los disquetes. Mientras en estos solo se podía almacenar 1.44 MB, los Zip alcanzaban una capacidad de 100 MB, con un tamaño similar. En realidad, los discos eran prácticamente idénticos, aunque bastante más gruesos.

IOmega Zip

Se introdujeron en el mercado en 1994 y, además de la mayor capacidad, también ofrecían una mayo velocidad de acceso y de transferencia. El tiempo de búsqueda era de 28 milisegundos y su tasa de transferencia de 1 megabyte por segundo, comparado con los 62 kilobytes de los disquetes.

Los interfaces de conexión eran bastante variados. Se podían encontrar modelos internos con conexión ATA y con conexión SCSI, mientras que los externos disponían de conexión SCSI o por el puerto paralelo, poniéndose a la venta, posteriormente, unidades con interfaz USB.

Iomega no fue el único que puso discos Zip a la venta, aunque sí el único que fabricó las unidades lectoras (aunque Epson distribuyó una unidad bajo su nombre). Otras empresas como Fujifilm, Verbatim o Maxell también vendieron sus discos.

Iomega Zip 250 MB

La evolución del Iomega Zip llegó en forma de unidades con mayor capacidad: 250 MB y 750 MB, teóricamente compatibles con los modelos de menor capacidad, aunque no siempre era así. La de 250 MB era muy lenta usando discos de 100 MB y la de 750 MB no podía escribir en ellos.

Finalmente, el Iomega Zip se vio sustituido en el mercado por los CDs grabables, cuyo coste por megabyte era mucho más bajo, además de disponer de una mayor capacidad. También la demanda a Imation por el click de la muerte tuvo su parte de culpa.

Muchas de las unidades acabaron fallando por un problema de calidad, que Iomega achacó al uso de discos no oficiales. Esto le comportó una demanda a la empresa que fue resulta, finalmente, a favor de los consumidores.

SuperDisk

Como curiosidad, otro de los soportes similares a Zip fue el SuperDisk de 3M, también conocido como LS-120, que era compatible con disquetes y ofrecía una capacidad de 120 MB. Compaq fue el único fabricante que lo integró en sus ordenadores.

Más información | Iomega Zip.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos