Compartir
Publicidad

Réquiem por el GPS exclusivo en el coche

Réquiem por el GPS exclusivo en el coche
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Qué dispositivo usarías en tu coche ahora mismo si tuvieras que ir de un lugar a otro con ayuda de un GPS? ¿Uno dedicado que deberás buscar en la guantera y que probablemente esté desactualizado o perdido en un cajón de casa, o sacarías tu flamante smartphone o phablet y lo dejarías aconsejarte sobre la mejor ruta a seguir?

En ese dilema estábamos hace unos años, pero no creo que hoy en día haya muchas dudas sobre el dispositivo a elegir para el grueso de consumidores. No al menos en mi opinión. Para mi, éste es el réquiem por el GPS exclusivo en el coche.

Cuando los GPS dedicados poblaban la tierra

Para encontrar los primeros navegadores GPS para coche hay que viajar a finales de los años 80, donde marcas clásicas como Alpine comenzaron a montar arcaicos sistemas a bordo de gamas altas de coches. Pero no sería hasta la década de los 90, con sistemas como el Travtek o el GuideStar de General Motors (1995) cuando podemos hablar de verdaderos y funcionales sistemas de navegación en el coche. Y todavía lo haríamos como equipos caros, limitados y no muy precisos.

Esta tendencia a mantener los navegadores integrados se ha alargado hasta nuestros tiempos, pero ya entrados en el nuevo siglo, compañías como Navigon, Magellan, TomTom o Garmin comenzaron a presentar una propuesta nueva: los Personal Navigation Devices.

Se trataba de equipos GPS que no tenían que ir integrados en el salpicadero del coche sino que podían colocarse y retirarse a demanda, por el propio usuario y sin llevar el coche al taller. En esa gama hemos visto de todo en estos años, con modelos Premium a casi 1.000 euros, hasta equipos muy asequibles que hoy en día apenas tienen relevancia para el consumidor.

Medion con lector de huellas

¿Y por qué han descendido las ventas de estos sistemas de navegación portátiles y podemos decir que están en sus últimos días? Pues básicamente por dos aspectos.

El primero es el ciclo de vida de los mismos, bastante largo comparado con otros productos de electrónica personal, pero no creo que haya dudas sobre el verdadero culpable de la caída en el olvido de los navegadores dedicados: el smartphone.

El GPS como una funcionalidad estrella del móvil: el inicio de la debacle

Nos plantamos así como quien no quiere la cosa en la segunda mitad de la década que inauguraba siglo. Ya era fácil encontrar accesorios GPS que mediante bluetooth dotaban al joven teléfono móvil de la capacidad de funcionar como GPS durante nuestros viajes. Incluso Nokia tuvo su gran momento de gloria cuando anunció en 2008 que en un par de años, en 2010, la mitad de sus teléfonos llegarían al mercado con el GPS como función estrella.

En esos primeros teléfonos con función GPS había muchas limitaciones para su uso como tal, desde la pantalla reducida de los terminales de la época, la batería o lo verdes que estaban las aplicaciones de navegación.

En 2008 Nokia ya adelantó lo inevitable: que el GPS llegaría de forma masiva a los teléfonos móviles

Entre los fabricantes de GPS dedicados ya eran conscientes de que su rival a corto plazo era el teléfono móvil, por mucho que desde TomTom nos confesaran en una entrevista para Xataka que el futuro del navegador en el coche estaba asegurado y que dudaban que un fabricante de smartphones conociera como ellos el mercados. Curiosamente una compañía que ha sido de las más ambiciosas a la hora de mejorar sus navegadores y dar el salto al smartphone con su completa aplicación.

Nokia Navigator

Precisamente su TomTom Go 1000 (2010) fue el primero de la compañía (prácticamente del mercado) que prestó atención a una de las ventajas que los smartphones empezaban a sacar a los GPS dedicados: la respuesta táctil de la pantalla. Este modelo incorporaba como novedad la tecnología Fluid Touch, más sensible y con gestos multitáctiles. Además, los diseños empezaban a hacerse más atractivos, así como las bases para colocarlos. También la resolución de las pantallas de los PND, así como sus diagonales no paraba de crecer.

GPS Berlín 2009

Este fue uno de los numerosos cambios que desde 2008 el GPS dedicado comenzó a incorporar. La cuota de mercado de los smartphones en su uso como sistema de navegación subió considerablemente ese año, aumentando de un porcentaje irrisorio en 2006 hasta un 25%, con el GPS dedicado ya por debajo del 50% en uso en Europa.

Tanto se fijaron en un smartphone que "se rompió el cántaro"

Justo en 2008 se presentaba el navegador Dash GPS, que incluía por primera vez algo clave a partir de entonces para un GPS: la conectividad a Internet.

El arranque de esta funcionalidad en los GPS no tuvo mucho éxito ni recorrido, y pocos usuarios parecían dispuestos a pagar mensualidades para tener datos en un GPS que no usaban tan a menudo. Un ejemplo fue TeleNav Shotgun, que ponía un coste de 12 dólares al mes (o un plan de uno o dos años a razón de 130 y 239 dólares respectivamente) para la conexión a Internet de su navegador a finales de 2008. De hecho, Magellan acabó ese mismo año por abandonar el plan de datos para su navegador Maestro Elite 5340, que incluía como servicio estrella las búsquedas de Google Local.

Desde 2008 los PND no han parado de incluir funcionalidades, prestaciones y especificaciones que lo acercaban más y más a un smartphone

Pero era una tendencia que no se detendría en años posteriores y casi todas las marcas acabaron con un modelo conectado a Internet, funcionalidad que ahora mismo es algo elemental entre los servicios que ofrecen las diferentes marcas del segmento. Incluso con tienda de aplicaciones de por medio.

GPS conectado

Otras mejoras de estos años estaban relacionadas con la inclusión del modo 3D para hacer más visuales las instrucciones y mucho énfasis en todo lo relacionado con lo multimedia. Incluso se le incorporó en algunos modelos como Mio Moov Spirit TV un sintonizador de televisión. Pero al final, o eran añadidos para parecerse a un smartphone o funciones que al final incluía de manera más eficiente el dichoso teléfono móvil.

Aunque no lo creas, hubo en el mercado hasta navegadores GPS que incluían lector de huellas

Una demanda que hacían los usuarios según un estudio de Navteq en 8 países era disponer en un mismo equipo de modo de navegación de coche pero también peatón. Dos tercios de los encuestados estaban a finales de 2008 dispuestos a decidir su próxima compra por esa funcionalidad.

Lógicamente, no tardó en llegar esa posibilidad al mundo de los PDN, como los equipos que Navigon anunció en 2009 en IFA con modo peatón destacado, formato más compacto y batería de mayor duración, hasta cuatro horas. Al año siguiente la misma firma presentó su gama Explorer con función Sightseeing y que invitaban a llevarlos como guía en las visitas a diferentes ciudades.

Navigon 2510

Y si pensabas que la huella dactilar es algo que se inició con los smartphones, ahora que están de moda, nada más lejos de la realidad. En 2008 Medion ya presentó varios navegadores GPS con lector de huella en busca de ofrecer un extra de seguridad a algo lógico: los robos de estos equipos cuando se quedaban colocados en el salpicadero de los coches o el parabrisas. Estos modelos lógicamente pasaron a la historia ... de los gadgets olvidados.

De los nativos desplazados al Wave más social

En ese camino de transformación de GPS dedicado en un smartphone con otra forma, las principales marcas acabaron por ofrecer el verdadero valor de un navegador - mapas y servicios - al rey smartphone. Al fin y al cabo, el hardware iba camino de importar cada vez menos y había que coger buena posición de salida en el futuro de la electrónica.

Copilot

Durante 2009 comenzaron a llegar las primeras aplicaciones serias para smartphone, concretamente para el iPhone de Apple, que durante unos años fue el verdadero navegador de bolsillo. Ahí teníamos el MobileNavigator de Navigon, con precio de 80 dólares, el TomTom por un precio similar o soluciones que nacían con el smartphone como Copilot, cuyo precio de 20 dólares en 2009 era una seria alternativa a lo que las marcas tradicionales ofrecían.

Prácticamente todas las funcionalidades y servicios de un navegador dedicado estaban ya replicadas en la aplicación para smartphone, potenciada por la conectividad y la respuesta de su pantalla táctil, aunque todavía limitada por la autonomía y los tamaños de pantalla contenidos para aquellos momentos. Además, los precios de estas aplicaciones siempre se han visto como altos y de ahí la oportunidad de soluciones gratuitas.

Fueron años de crecimiento de las aplicaciones móviles que culminaron con la llegada al mercado de un navegador diferente y que resumía todo en lo que un smartphone aventajaba al GPS: Waze era gratuita y sobre todo, conectada y social. Sabaca verdadero rendimiento al smartphone más allá de la portabilidad, conectividad o hardware interno. Su crecimiento fue asombroso, alcanzando en 2012 (nombrada aplicación de año por Apple) los 30 millones de usuarios en todo el mundo, hasta que en 2013, sus 50 millones de usuarios convencieron a Google para desembolsar por ella cerca de 1.000 millones de dólares.

Google, que vive de los datos, no pudo resistir la información tan valiosa que Waze movía con sus usuarios: localización, mejoras de los mapas por parte de los usuarios, avisos en tiempo real .. vamos, una tentación en toda regla para quien quería competir de verdad en el mercado de los navegadores en el smartphone.

Google Maps Navigation, el navegador en la nube y supervitaminado

Una de las compañías más interesadas en que la navegación pase a los smartphones definitivamente es Google. Como gigante que es, ha estado ahí desde casi el inicio de Android, y ya en 2009 bajo Android 2.2 presentó su candidatura con Google Maps Navigation. En 2010 llegó a España.

Y es que nadie duda de que hoy en día el compañero ideal para el coche es un smartphone, con aplicaciones para casi todo. Desde ayudarnos a buscar aparcamiento o gasolina más barata hasta compartir el coche.

Google Maps Navigation tiene la ventaja de los datos conectados y poder cambiar a modo peatón o transporte público de forma natural

El sistema planteado por Google recoge la información de todo su ecosistema, y no tenemos solo información sobre cómo llegar de un punto a otro de un mapa, sino la opción de escoger datos sobre el estado del tráfico, lugares de interés, negocios locales, transporte público y hasta dejarnos guiar por esa Street View o vista de satélite que tanto ayuda a los negados de la orientación como un servidor.

google navigation

Como sistema de navegación puro ofrece instrucciones de voz guiadas, cálculo de rutas con diferentes parámetros, alternativas en caso de accidente o congestión del tráfico y giros detallados. El sistema incluso se ha asomado ya de forma seria a los navegadores integrados de diferentes marcas.

Navigation de Google

Here, una solución robusta

La otra pata que ha colaborado para que el GPS en el teléfono móvil sea una solución robusta y fiable ha sido Nokia. Ya os he comentado su apuesta por el GPS en sus terminales, algo que sumado a su plataforma Here y el dominio del mercado en los inicios de la era smartphone, dan una combinación ganadora.

Here es seguramente el rival más potente y valioso para el servicio de Google. Contando con versión web, el servicio Here se apoya en tres estrategias que ya hemos visto en Google: Mapas, navegación e información del tráfico.

logo here drive+ nokia

El modo peatón tiene mucha importancia en los mapas que Nokia plantea, con especial interés en el transporte público, del que Nokia tiene información relacionada de 722 ciudades de 52 países, con modificaciones por día que Nokia cifra en 2.7 millones en todos sus servicios relacionados.

Como en el caso de Drive, la posibilidad de contar con modo offline de todos los mapas ha sido un factor clave para su popularización, ahora asociado a la plataforma Windows Phone. Realidad virtual con Here City Lens es un añadido exclusivo precisamente de dicho sistema operativo.

Centrándonos en el uso de Here en el coche, la aplicación es Here Drive+, y ofrece datos con mapas de más de 190 países, alimentándose continuamente de la información que proporcionan los propis usuarios y las autoridades locales, especialmente en cuando al estado del tráfico se refiere. Esta funcionalidad está activa en 26 países, incluido España. Aquí disponemos de guiado por voz incluyendo los nombres de las calles o carreteras.

Nokia Here

También se incluyen en esta aplicación servicios como información de límites de velocidad y avisos sonoros, función de guardado de nuestras rutas y destinos más usadas, elección de características de la ruta a seguir así como un acceso directo para localizar dónde se encuentra nuestro coche.

El gran valor de Here Drive+ es que funciona plenamente en modo offline y con servicios útiles para el peatón, pero solo le sacarán pleno provecho quienes cuenten con un Windows Phone

Nokia, al igual que Google, también colabora en la supervivencia de los sistemas de navegación integrados en el salpicadero, y su solución Here Auto es la encargada de llevar sus mapas y sistema de guiado a lo coches. Pero incluso ahí el smartphone tiene un papel protagonista al poder configurar una ruta o viaje previamente en el teléfono, que ésta se suba a la nube y el coche conectado descargue esa información para iniciar la marcha.

here Auto de Nokia

Carplay y el inicio de la conquista de Apple

Llegó tarde a los mapas y además de forma no muy afortunada. Pero con el coche conectado a la vuelta de la esquina, Apple se está empezando a poner las pilas ... a su manera. Cierra por cierto el ciclo de este reportaje tras poder decir que fue seguramente el smartphone que inicialmente más contribuyó a que el teléfono se empezara a usar de forma seria como GPS para el coche. Curiosamente, su manera de subir al vehículo no es para nada la más avanzada ni sofisticada, pero quién sabe si la más inteligente pensando en el usuario.

Apple no se ha complicado y ha llevado los mapas y el GPS al coche a su manera: directa y simple

Para mi, lo de los mapas es una excusa como otra cualquiera para tomar el control del coche conectado, uno de los negocios que apuntan a locura en los próximos años. Si con el smartphone hemos dejado de idolatrar al coche, ¿qué menos que una locura desatada puede deparar unir ambas pasiones universales para muchas personas?

Una muestra más de lo que os digo es cómo ha pensado Apple en empezar. Nada de conexiones avanzadas o integración nativa en el propio sistema operativo del coche. No. Apple juega a ser más intuitivo, a que funcione. Como es por otro lado habitual en ellos. Así, para usar los mapas de Apple en el coche no hay más que poner el terminal en el salpicadero, conectarlo por cable con el panel frontal de un coche compatible y listo. La idea de mapas y navegación en un smartphone llevada al sistema del coche de la manera más directa y simple.

Carplay de Apple

Su sistema CarPlay ofrece por ahora navegación guiada por voz y giro a giro, estado del tráfico y una integración profunda con Siri, su asistente de voz, y otros servicios como calendario, contactos o agenda con el objetivo de predecir a dónde "tenemos" que ir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio