Compartir
Publicidad

Acer Timeline X, primeras impresiones de unos extraordinarios portátiles convencionales

Acer Timeline X, primeras impresiones de unos extraordinarios portátiles convencionales
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer tuvimos la oportunidad de trastear un rato con la renovada familia de portátiles Acer Timeline X que la taiwanesa lanza para esta temporada. La componen tres modelos con un tamaño de pantalla de 13.3, 14 y 15.6 pulgadas respectivamente.

Ya en su momento os contamos que Acer ha hecho especial hincapié en dotar a estos nuevos Timeline X de una autonomía mejorada. Nada menos que 10 horas sobre el papel que además prometen una vida útil de más de 1.000 ciclos de carga con el 80% de la capacidad intacta frente a los 300 de las baterías convencionales.

Acer Timeline X

Aunque el diseño es siempre cuestión de gustos, la nueva gama tiene personalidad, con una carcasa de aluminio plateado y azul cobalto en la que destaca perfectamente el teclado tipo chiclet que, desafortunadamente, no está retroiluminado. Mención especial merece la construcción de los equipos, que nos ha dado una sensación de solidez y durabilidad muy alejada del plastico que solíamos encontrar en antiguos equipos de Acer o en rangos de precio similar de otras marcas.

Aparte de los materiales, Acer ha cambiado el diseño de la parte inferior de la carcasa. La batería está ahora integrada con el resto del equipo para permitir acceso a todos los componentes desatornillando una única tapa, un detalle poco práctico para cambiar la batería, pero ideal a la hora de renovar el disco duro o ampliar la memoria RAM (Acer tiene como política el dejar siempre un slot de memoria libre) sin tener que encomendarse a Santa Tecla al desmontar el equipo.

Acer Timeline X

El peso del equipo es mayor que el de un ultraportátil, pero se mantiene contenido, con 1.87 kilos del modelo de 13.3 pulgadas, 2.12 kilos del de 14 y 2.49 kilos en el caso del de 15.6.

En el apartado de conexiones, la mayor novedad está en la incorporación de un puerto USB 3.0 en toda la gama que acompaña a los habituales USB 2.0, HDMI o ethernet. Este puerto también se ha configurado para poder cargar dispositivos USB, como un smartphone, sin tener que encender el equipo.

Acer Timeline X

Internamente, los nuevos Acer Timeline X se unen a la plataforma Sandy Bridge con procesadores Intel Core i5 y Core i7 con gráficas dedicadas Nvidia GeForce GT540 con 2GB de RAM DDR3, y memoria base de 4GB. Las unidades de almacenamiento son discos duros convencionales de 500 a 750GB según configuración. También es posible solicitar que nos instalen una unidad SSD, aunque esto encarece lógicamente el precio final.

Cierran la configuración una webcam de capaz de grabar vídeo en 720p, conectividad WiFi N y Bluetooth 3.0, panlalla LED 16:9 con resolución 1366 × 768 píxeles, y unos altavoces firmados por Kenwood que cuentan con la certificación Dolby Home Theater v4.

Acer Timeline X

Lo mejor de todo esto es, sin duda, el precio. El modelo más básico de 13.3 pulgadas parte de sólo 599 euros, y el de 15.6 pulgadas 799 euros. Si atendemos a la relación calidad precio, estos nuevos Acer Timeline X son una opción extraordinaria para aquellos que quieran un portátil convencional y, sí, ambos conceptos caben perfectamente en la misma frase, al menos en este caso. En cuanto podamos probarlos más detenidamente os contaremos si la segunda impresión es tan buena como la primera.

Más información | Acer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos