La mayoría de garajes no tienen enchufe para coches eléctricos. Este robot autónomo quiere ser la solución

La mayoría de garajes no tienen enchufe para coches eléctricos. Este robot autónomo quiere ser la solución
16 comentarios

Coges tu coche eléctrico y después de un buen paseo por la ciudad entras en el centro comercial para hacer recados. Problema: al llegar te encuentras con que en el parking no quedan plazas libres para VE ni, en consecuencia, puntos de recarga. Quizás parezca difícil a día de hoy, cuando híbridos enchufables y eléctricos representan una porción ínfima de las matriculaciones —el 5% y 2,8% en 2021, respectivamente—; pero, si como todo indica, mantenemos la transición hacia un nuevo modelo de movilidad eléctrica, tal vez no lo sea tanto dentro de unos cuantos años.

Para adelantarse a escenarios similares y combatir de paso la "ansiedad por la autonomía", el miedo a quedarse sin batería, uno de los grandes hándicaps que echan atrás a los conductores a la hora de dejar los coches de combustión y dar el salto a nuevos modelos eléctricos, la compañía EV Safe Charge ha decidido lanzar un nuevo dispositivo que facilita la carga de los VE.

Su dispositivo ZiGGY es un robot móvil y autónomo diseñado para facilitar la carga de coches eléctricos en espacios como aparcamientos, hoteles o centros comerciales y superar las limitaciones de los puntos de recarga convencionales. Y, ya de paso, sus costes. EV Safe Charge reivindica que es el primero de su tipo y, al menos a día de hoy, el único en ofrecer sus mismas prestaciones, que incluyen una plataforma audiovisual e interactiva pensada para la publicidad.

Objetivo: cargas más fáciles

La dinámica del robot es muy simple. El conductor solicita el servicio de ZiGGY a través de una aplicación o directamente desde de la pantalla de su vehículo y al llegar al parking se encuentra con que el robot ya lo está esperando, reservando una plaza y listo para la recarga.

Una de las grandes ventajas de ZiGGT es que, al desplazarse, la operación puede hacerse en una de las plazas dotadas de enchufe o en cualquier otro punto del garaje. Cuando termina la recarga, el robot regresa a su base de operaciones para tomar energía y prepararse para el siguiente servicio. El suministro, a su vez, lo obtiene a través de la red, baterías, energía solar o una combinación.

“ZiGGY es una solución flexible y simple para prácticamente cualquier oficina, centro comercial o complejo de apartamentos para ayudar a satisfacer la creciente necesidad de carga de sus inquilinos e invitados sin una inversión costosa ni dedicar tiempo en infraestructura e instalación. En muchos casos, sobre todo en edificios antiguos, agregar cargadores para vehículos eléctricos no es una opción”, explica Caradoc Ehrenhalt, fundador y director ejecutivo de EV Safe Charge.

El directivo pone en una de las grandes ventajas del robot de la compañía: permite prescindir de grandes instalaciones de puntos de recarga. Para que opere llega en realidad con un puesto de operaciones en el que el robot pueda abastecerse de energía una vez termina el servicio.

Ziggy Demonstrator Rooftop 02

“Creamos ZiGGY en respuesta a la creciente demanda de soluciones flexibles de carga de VE por parte de nuestros clientes y para ayudar a respaldar la transición global hacia un futuro con movilidad totalmente eléctrica, más limpia y más verde”, recalca el empresario: “Al ayudar a los conductores a superar la ansiedad por carga, una de las barreras para la adopción masiva de los vehículos eléctricos, ZiGGY está mejorando la experiencia de carga de coches eléctricos para todos”.

El mensaje no es casual. Algunos estudios de compra demuestran que a la hora de dar el salto y cambiar los coches convencionales, con combustible fósil, por VE, uno de los grandes hándicaps que frenan la compra es el miedo a quedarse tirado en mitad del camino. Tan arraigado está ese temor que supera incluso a otros puntos débiles de los coches eléctricos, como el precio, y se mantiene pese a los esfuerzos de la industria para incrementar la autonomía de sus modelos.

Para combatirlo en EEUU, la Unión Europea o la propia España se está apostando por fortalecer la red de cargadores, instalándolos incluso en carreteras remotas y poco transitadas.

El robot ZiGGY incorpora además otra innovación importante, sobre todo desde una perspectiva comercial y centrada en la rentabilidad del servicio: dos pantallas de gran tamaño que pueden servir como soporte para publicidad o quioscos virtuales. "Es un generador de ingresos adicional para los operadores de estacionamientos", señala la compañía. A día de hoy, explica, el servicio de ZiGGY ya está disponible en algunas instalaciones de EEUU, como hoteles de Redwood o Brooklyn.

Los planes de la firma pasan sin embargo por empezar su producción en 2023.

Temas
Inicio