El Pixel Ultra sigue sonando más que nunca. El mercado necesita justo lo contrario

El Pixel Ultra sigue sonando más que nunca. El mercado necesita justo lo contrario
30 comentarios

El Google Pixel Ultra lleva sonando desde hace más de cinco años. Y algo de cierto habrá en tanto rumor, cuando Ice Universe ha filtrado que Google está preparando este modelo, con un sensor de una pulgada. Un Pixel hasta las cejas de hardware, para competir con el S22 Ultra, iPhone 14 Pro Max y los modelos más top de cada compañía.

La cuestión es que Google ya compite en este territorio, y lo hace (al menos, actualmente), apostando por una estrategia que lo aleja positivamente de sus rivales: ofrecer la misma (o mejor) experiencia de uso y cámara a un menor precio.

En pleno desmadre de precios, la gama alta necesita un Pixel "económico"

Pixel

El precio de los móviles está disparado. Tanto, que en algunos casos empieza a compensar apostar por modelos del año pasado en lugar de por los actuales, elevados en precio y recortados en especificaciones. En gama alta, el iPhone 14 Pro Max ya ha superado la barrera de los 1.400 en modelo base, Sony la ronda, y fabricantes como OPPO andan con 1.300 euros para el Find X5 Pro.

Mientras tanto, Google ha lanzado en España un 7 Pro por 899 euros. Un móvil que está ligeramente por detrás en algunos apartados como la potencia bruta y carga rápida, pero que compite en fotografía, soporte y experiencia con cualquier teléfono de 500 euros más. Un Pixel 7 Pro con panel OLED 2K, 12 GB de RAM, una de las mejores cámaras en Android y todo el hardware que se le pide a un flagship. Todo por menos de la barrera de los 1.000 euros que superamos hace tiempo.

En paralelo, vuelven a sonar los rumores sobre un Pixel Ultra aún más ambicioso, según IceUniverse, con sensor de una pulgada. El objetivo sería claro: hacer el Pixel con mejor cámara y vender un modelo aún más aspiracional, mas caro que el actual 7 Pro.

El papel de un posible Pixel 7 Pro

Pixel 5

La estratregia de Google con los Pixel no siempre ha sido clara. Las cuatro primeras generaciones se componían de modelo pequeño y modelo grande, todos ellos de gama alta. Con el Pixel 5 llegó un cambio radical de estrategia: convertir el Pixel en un gama media-alta para ajustar el precio, aunque no terminó de funcionar.

Y fue con los Pixel 6 y 6 Pro cuando Google pareció encontrar su camino. Gama alta, más comedida en potencia, pero capaz en lo demás y a un precio ajustado. Los Pixel 7 han llegado respetando precios (algo excepcional en plena carrera de inflación), logrando posicionarse como dos de los mejores gama alta en relación calidad-precio.

El Pixel Ultra rompería con esta diferenciación. Daría a Google un hueco en la gama alta más premium , con un precio en la línea de sus rivales directos. Ganar algo de hardware a cambio de perder su valor más diferencial actualmente, una estrategia peligrosa.

Quedará por ver el año que viene qué hay de cierto con el rumoreado Ultra, un modelo que no termina de ver la luz, pero que parece estar en marcha para aterrizar en el mercado en algún momento clave.

Temas
Inicio