Compartir
Publicidad
Móviles para gamers: Razer, Xiaomi y ASUS se reparten un pastel con un futuro incierto
Móviles

Móviles para gamers: Razer, Xiaomi y ASUS se reparten un pastel con un futuro incierto

Publicidad
Publicidad

Hace mucho que disfrutamos de juegos móviles estupendos, pero algunos fabricantes creen que este tipo de opción puede ir más allá y es lo que ha hecho que aparezcan smartphones orientados al gaming.

Es el caso del Razer Phone que apareció el año pasado, pero además hemos visto dos competidores más en los últimos tiempos: el Xiaomi Black Shark y el recién presentado ASUS ROG Phone. ¿Qué ventajas ofrecen cada uno de ellos? Es lo que trataremos de contestar a continuación.

Cogiendo el testigo de las consolas portátiles

Los tradicionales dominadores de consolas portátiles hace tiempo que no renuevan catálogo, y puede que precisamente la razón sea el éxito de los móviles como dispositivos para esas partidas ocasionales (y no tan ocasionales) a videojuegos de todo tipo.

Ese éxito no obstante venía limitado por el hecho de que los móviles, al menos en principio, no están orientados a este escenario. No hay botones físicos, por ejemplo, aunque ciertamente la historia de los dispositivos móviles pasa por esos intentos de crear terminales que podían comportarse como consolas portátiles.

El Nokia N-Gage es considerado como uno de los primeros y más llamativos intentos por adentrarse en ese terreno, pero hay otros como el Samsung SPH-G1000 o sobre todo ese Sony Ericsson Xperia Play que nos acercaba a las PSP Go! pero que tampoco acabó de cuajar.

Con la llegada de los smartphones "puros" esa faceta se ha disparado, y a pesar de que los "gamers" tradicionalmente parecen serlo solo si juegan en PC o en consolas, lo cierto es que la pasta está en los videojuegos móviles. Así lo demuestra un estudio reciente que indica por ejemplo que los juegos móviles son los que generaron más ingresos en todo el segmento de los videojuegos en 2016.

Los fabricantes lo saben bien, y algunos de ellos han querido aprovechar el tirón para tratar de lanzar al mercado dispositivos especialmente orientados a este segmento. Los productos de Razer, Xiaomi y ASUS son desde luego interesantes por su forma de "atacar" este mercado, pero ¿ofrecen una experiencia diferencial?

Pantallas, refrigeración y accesorios como apuestas diferenciales

Esas tres propuestas toman como punto de partida el smartphone tradicional, pero le añaden una serie de elementos que precisamente los convierta en "móviles para gamers". Las especificaciones de todos ellos hablan casi por sí solas.

Water1

Empecemos por el Razer Phone que se presentó a finales de 2017 y que supuso la primera oferta seria de un fabricante en este sentido desde hace años.

El Razer Phone contaba con una característica diferenciadora fundamental: su pantalla con soporte de refrescos de hasta 120 Hz, algo hasta entonces nunca visto en móviles y que a día de hoy ningún otro fabricante ha replicado. Eso se unía a unos altavoces especialmente potentes, aunque como vimos en nuestro análisis la experiencia con la cámara era decepcionante y la oferta de videojuegos compatibles con esas frecuencias de refresco era escasa.

Razer Phone

Xiaomi Black Shark

ASUS ROG Phone

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 835

Qualcomm Snapdragon 845 (2,8 GHz)

Qualcomm Snapdragon 845 (2,96 GHz)

RAM

8 GB LPDDR4

6 / 8 GB LPDDR4X

8 GB LPDDR4

ALMACENAMIENTO

64 GB UFS (ampliables vía microSD)

64 / 128 GB UFS 2.1

Hasta 512 GB

DIMENSIONES

158,5 x 77,7 x 8 mm

161,6 x 75,4 x 9,25 mm

158.8 x 76.2 x 8.6 mm

PESO

197 g

190 gramos

200 gramos

PANTALLA

IZGO de 5,7 pulgadas
Resolución QHD 1440 x 2560 píxeles
Refresco de 120 Hz
Wide Color Gamut y HDR

5,99 pulgadas
Resolución 2.160 x 1.080 píxeles
550 nits, DCI-P3

6 pulgadas AMOLED
Soporte HDR
Refresco de 90 Hz
DCI-P3
Tiempo de respuesta de 1 ms

VERSIÓN DE ANDROID

Android 7.1.1 Nougat con Pixel Launcher

Android 8.1 Oreo con JOY UI (similar a MIUI)

n.d.

CÁMARA TRASERA

12MP + 12MP (f1.75 + f2.6) Zoom Dual PDAF, Dual tone, dual LED flash

Dual 12 MP (1,25 nm de tamaño de píxel) f/1.75 + 20 MP (1 nm de tamaño de píxel) f/1.75

12 + 8 MP

CÁMARA FRONTAL

8 MP, f/2.0

20 MP, f/2.2

8 MP

BATERÍA

4.000 mAh

4.000 mAh, Quick Charge 3.0

4.000 mAh, ROG HyperCharge Technology

CONECTIVIDAD

4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 4.2

4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0

4G LTE, Wi-Fi a/b/g/n/ac, NFC y Bluetooth 5.0

OTROS

Lector de huellas
Altavoces estéreo
USB-C
Sin puerto auriculares

Sistema de refrigeración líquida
Lector de huellas
Altavoces estéreo
USB-C
Sin puerto auriculares

Sistema de refrigeración líquida GameCool 3D Vapor
Sensores programables 'AirTriggers' con respuesta háptica
Base de conexión TwinView
Puerto de carga en un lateral
Incluye puerto de auriculares
Controlador WiGig Dock

PRECIO

699 euros

2.999 / 3.499 yuanes (388 / 452 euros)

n.d.

En abril de 2018 aparecía el Xiaomi Black Shark, un terminal que apostaba también por la estética y la orientación gamer y que lo hacía con un sistema de refrigeración especial para su Snapdragon 845.

No hay soporte de refrescos elevados en su pantalla, pero frente a eso, una novedad interesante: un módulo que permitía acoplar un joypad en su lateral izquierdo (pero curiosamente, nada en el derecho) y que permitía ganar enteros en la interacción con esos títulos.

Esa curiosa opción no es tan destacable, ya que ese tipo de accesorios ya estaban disponibles desde hace tiempo y ofrecen la posibilidad de conectar un mando de videojuegos, normalmente vía Bluetooth, para controlar todo tipo de videojuegos en el móvil como si jugásemos en la consola.

Moga Empresas como Moga se han especializado en la fabricación de accesorios para mejorar la experiencia de jugar en el móvil.

El tercero de nuestros protagonistas es el recién presentado ASUS ROG Phone, el primer móvil de esta división para gamers del fabricante chino que es una especie de apuesta mixta entre lo que ofrecían Razer y Xiaomi.

Lo es porque ofrece una pantalla con soporte de frecuencias de hsata 90 Hz —no llega a los 120 Hz de los Razer Phone— pero también porque ofrece un sistema de refrigeración especial y, lo más importante, una serie de accesorios para convertirlo en una especie de Nintendo Switch en formato smartphone. Ese punto diferencial es precisamente el que plantea una alternativa interesante a sus otros competidores.

El problema no es el hardware

Tanto Xiaomi como ASUS hacen uso del moderno Snapdragon 845, pero es que además en el caso del ROG Phone contamos con una variante "forzada" de estos procesadores que permite que sus núcleos Kryo más potentes funcionen a 2,96 GHz en lugar de los 2,8 GHz tradicionales. Eso se logra gracias a su sistema de refrigeración, que mantiene las temperaturas bajo control aun en condiciones de carga intensiva.

Rog55

Aún así, los videojuegos que aparecen para estos dispositivos móviles están pensados para poder funcionar bien en todo tipo de dispositivos, no solo en los tope de gama, así que estamos en una situación en la que será difícil que muchos juegos —al menos de momento— estén optimizados para sacar partido de estas mejoras hardware.

Ese es el reto de los fabricantes, que deben convencernos de que con estos móviles se juega mucho mejor que con móviles normales. Aquí el discurso no podrá quedarse ahí, porque otros apartados como la batería o las cámaras también podrían sufrir por esa atención excesiva al terreno de los videojuegos.

Puede que algunas de esas mejoras hardware —queremos esas frecuencias de refresco de 90 Hz y 120 Hz en teléfonos no gaming, por cierto— no sean tan importantes para usuarios y desarrolladores, pero puede que haya otro elemento que sí acabe siendo clave: la aparición de esos periféricos que afectan de forma directa a la forma de disfrutar de esos videojuegos.

Rog66

Aquí la apuesta del ROG Phone de ASUS parece especialmente llamativa por esa gama de accesorios con los que llevar esa experiencia de videojuego móvil más allá de la que ofrece el móvil como tal. Es el caso del accesorio TwinView para convertir el móvil en una especie de Nintendo 2DS con dos pantallas que permitirían explotar juegos que las aprovechasen como hacen en esa consola.

Puede que esa opción sea algo más peregrina, puesto que necesita convencer a los desarrolladores de aprovechar ambas pantallas para sus juegos y eso parece complicado. Más interesante era el accesorio GameVice que añade joypads analógicos y digitales y los botones clásicos de los mandos de las consolas a ambos lados del ROG Phone, aunque de nuevo este periférico ya estaba disponible en el mercado por parte de terceras partes para todo tipo de dispositivos.

Razer2 El Razer Phone inauguró esta categoría tan ambiciosa, pero no hay muchos juegos que permitan disfrutar de esa fantástica pantalla con refresco de 120 Hz.

Aquí la inspiración de Nintendo también se nota en el WiGig dock que permite disfrutar de la experiencia del móvil en un monitor, teclado y ratón de PC, de forma que podamos disfrutar esos videojuegos como si estuviéramos jugando en un PC. No queda claro si las aplicaciones también al estilo del DeX Pad de Samsung, pero lo cierto es que esa versatilidad recuerda a la Nintendo Switch que tan buenos resultados le está dando a la firma nipona.

Estos intentos por ir un paso más allá en el terreno de los móviles es desde luego interesante, pero muchos nos preguntamos si estos intentos triunfarán allá donde el Nokia N-Gage o el Sony Ericsson Xperia Play fracasaron. El tiempo nos dará la respuesta.

En Xataka | Cómo están destrozando mi nostalgia con ports terribles de videojuegos clásicos para el móvil

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos