Compartir
Publicidad

Motorola Maxx y otras bestias de la telefonía

Motorola Maxx y otras bestias de la telefonía
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día los fabricantes lo tienen cada vez más difícil a la hora de diferenciarse en alguna característica hardware específica, pero sigue habiendo ejemplos de dispositivos móviles que sacan partido de alguna especificación para destacar en algún apartado concreto.

¿No os ha pasado que con algunos teléfonos una simple característica de impresión os hace gritar "guau" y dejar de lado el resto? El Motorola Maxx es el último en unirse a una lista muy reducida de terminales de nueva generación que han causado impresión al instante, incluso a veces por una sola especificación técnica

Motorola Maxx vuelve a destacar por su autonomía

Hay otros terminales que han hecho esa apuesta por baterías de gran tamaño -el ThL 5000 que analizaron en Xataka Android es un claro referente- pero el nuevo Motorola Maxx -que se comercializa en Estados Unidos como Motorola Droid Turbo- es el terminal de gama alta que trata de ofrecer lo máximo tanto en rendimiento como en batería.

Motorola Droid Turbo 2

Es ese último apartado el más destacable de un dispositivo en el que también es protagonista su cámara de 21 Mpíxeles o su carcasa posterior, recubierta de fibra kevlar como ya hiciera el Motorola RAZR original. Sin embargo la inclusión de esa batería de 3.900 mAh es una gran noticia para los que se veían apretados en este sentido, y eso hace de este dispositivo uno de los más interesantes de cara a los próximos meses.

Nokia N95, el primero de los smartphones 'wow'

También es bueno echar una vista a algunos dispositivos míticos como el Nokia N95, que podríamos considerar como el primer smartphone de la era moderna -o quizás el último smartphone de la era anterior-, un dispositivo que fue contemporáneo del primer iPhone pero que superaba a este en especificaciones técnicas puras.

Nokia N95

Su cámara de 5 Mpíxeles con autofocus (la de aquel iPhone era de 2 Mpíxeles, y sin autofocus), su receptor GPS, su salida para conectarlo a la TV, su radio FM o la inclusión de conectividad 3G (que no llegaría al iPhone hasta el año siguiente) ponían a este producto por encima de aquel desarrollo disruptor de Apple que a la postre cambiaría la historia de este tipo de dispositivos.

Sea como fuere, el Nokia N95 representaba lo mejor de aquella generación de telefonía que desde entonces pareció tener fecha de caducidad. Su sistema operativo sería la principal condena de un producto que en muchos otros apartados era considerado como el terminal de referencia de la época.

Motorola RAZR Maxx y su batería de altos vuelos

No debemos confundir el nuevo Motorola Droid Turbo / Motorola Maxx con el RAZR Maxx que este mismo fabricante comercializó en 2012. Como ocurre con el modelo de este año, si hay algo en lo que destacara aquel dispositivo era en su batería, que tenía una asombrosa capacidad de 3.300 mAh.

Nokia Razr Maxx

En el resto de especificaciones el terminal no era tan destacable, pero el dispositivo lograba solucionar una de las pegas más importantes para los usuarios -una que sigue sin solucionarse hoy en día- con aquella batería que como contábamos entonces duraba "dos días completos si somos de los que sacamos chispas al smartphone".

Nokia 808 Pureview como paradigma del móvil fotográfico híbrido

El Nokia 808 Pureview fue una de las grandes sorpresas del Mobile World Congress. Aquel terminal sería la semilla de fantástico Nokia Lumia 1020 que sigue superando a sus competidores en el apartado fotográfico, y serviría como demostración de lo que era posible conseguir en esa fusión de telefonía móvil y fotografía.

Nokia 808 Pureview

Este híbrido contaba por primera vez con un sensor de 41 Mpíxeles -que bajaban a 34 si queríamos fotos en formato 16:9- y que producía imágenes finales de 5 Mpíxeles con oversampling en las que aún así quedaban patentes las prestaciones de aquella óptica introducida por Nokia. En aquel momento la empresa apostó por Symbian, un sistema operativo que aún daba guerra gracias a la actualización Nokia Belle, pero que para muchos perdía enteros ante la propuesta de otras plataformas.

Samsung Galaxy Note y el nacimiento de la era phablet

Otro de los dispositivos que marcó un antes y un después en el mercado fue el Samsung Galaxy Note, el primero de los dispositivos de la era phablet que destacaba por una diagonal de pantalla que era, como decíamos en nuestro análisis, "insólita".

Samsung Galaxy Note

Ese salto en tamaño de pantalla fue criticado por muchos inicialmente, pero es evidente que Samsung tenía razón cuando dio ese arriesgado paso. Hoy en día esa diagonal ya no está tan clara que sea propia de los phablets, y de hecho los smartphones de gama alta de esta última hornada rondan diagonales de entre 5 y 5,2 pulgadas, con unos phablets que suelen partir para la opinión generalizada de las 5,5 pulgadas. Pero lo importante es que Samsung demostró que las pantallas grandes en smartphones tienen sentido, y mucho.

LG G3 inaugura apuesta por resoluciones 2K

Aunque ya se habían conocido algunos modelos con pantallas 1440p (comúnmente denominadas "2K"), el primer dispositivo comercializado de forma masiva con este tipo de pantalla ha sido el LG G3, un producto que hizo una apuesta valiente pero a juicio de muchos demasiado comprometedora.

Lg G3 1

Sobre todo en el caso de un dispositivo que era sucesor de aquel LG G2 que brillaba por la autonomía de su batería. En el LG G3 ese apartado era decente, pero esa pantalla reducía su valor en ese aspecto y hacía que nos preguntáramos si la apuesta por las pantallas 2K en smartphones tenía sentido, una cuestión que sigue aún generando un intenso debate.

Sony Xperia Z, llegan los smartphones sumergibles

Puede que Sony no haya acabado de recuperar el terreno perdido en materia de telefonía móvil, pero no será porque no lo están intentando. Su gama de dispositivos Xperia Z es una demostración patente de ello, y en todos ellos destacaba una característica singular: su resistencia al agua.

Sony Xperia Z

El Sony Xperia Z fue el terminal que popularizó ese concepto de teléfonos sumergibles con los que entre otras cosas poder sacar fotos debajo del agua, pero que también evitaba sustos a la hora de utilizar el smartphone en prácticamente cualquier situación. Esa característica sigue siendo clara destacada en estos dispositivos, aunque otros fabricantes han comenzado a integrar esa opción de forma gradual.

ASUS Padfone con la versatilidad por bandera

La potencia de los smartphones ha hecho que algunos fabricantes los conciban como productos perfectamente orientables a la productividad. ASUS ha sido la empresa más comprometida con esa visión, y el ASUS Padfone -con todos sus herederos- fue un producto especialmente interesante en ese sentido.

Asus Padfone

El Padfone contaba con especificaciones decentes, pero lo más importante era el sistema que permitía acoplarlo a un tablet y, a su vez, a un teclado, para convertir ese smartphone en tablet o en portátil Android. El camaleónico Padfone ha seguido su camino con versiones cada vez más potentes, y se trata de una propuesta que sigue siendo muy relevante en el mercado.

Nokia N-Gage a la conquista de los videojuegos móviles

A principios de los 2000 jugar en el móvil era muy distinto de lo que nos ofrecen hoy en día los modernos smartphones y la comunidad de desarrolladores, pero aún así Nokia intentó reforzar esa faceta con sus primeros Nokia N-Gage, unos terminales que el año siguiente se verían mejorados con los N-Gage QD.

Nokia N Gage

La idea era la de tratar de ofrecer títulos que le robaran cuota de mercado a consolas portátiles como la Game Boy Advance, pero aun cuando la idea era interesante su ejecución distó mucho de ser perfecta. La posición y formato de los botones no resultó adecuada, y aunque Nokia trató de resucitar la idea en forma de plataforma de juegos para sus terminales en 2007, aquella apuesta tampoco logró cuajar y desaparecería a finales de 2010 de forma definitiva.

Aquella apuesta sería luego aprovechada por otras empresas más tarde: Sony lo intentó con su Xperia Play en la que integraba mandos de la PlayStation, una idea que tampoco acabó de cuajar. Más interesante ha sido la inclusión de Remote Play en algunos de los últimos smartphones de gama alta, servicio con el cual podemos disfrutar de los juegos de nuestra PS4 en terminales como los recientes Sony Xperia Z3 que inauguraron esta característica.

En Xataka | Diez teléfonos para recordar en la historia de Nokia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos