El mercado de smartphones no levanta cabeza y cada vez se parece más al de ordenadores

El mercado de smartphones no levanta cabeza y cada vez se parece más al de ordenadores
77 comentarios

El mercado de smartphones se parece cada vez más al de ordenadores. No fue Miami sino IDC quien me lo confirmó. La consultora especializada en inteligencia de mercado ha publicado los datos de smartphones distribuidos durante el último trimestre, y con él ya van cinco seguidos en los que las ventas caen de un año para otro.

El inicio de la pandemia fue un momento extraño en el que hubo un hundimiento momentáneo cuya recuperación posterior significó aumentos interanuales de hasta un 25%, pero fue un espejismo fruto de un hundimiento anormal, y ahora que el COVID es poco más que un mal recuerdo, los números no engañan: llevamos más de un año con caídas de ventas que van a más y ya rozan el 10%.

Caída tras caída

Los datos del tercer trimestre, el que va de julio a septiembre, revelan que "solo" 301,9 millones de smartphones fueron distribuidos. Esta es la peor cifra para este trimestre en los últimos nueve años. Desde 2013 no veíamos una cifra inferior.

Más allá de las unidades vendidas cada trimestre, la variación interanual que suponen (es importante comparar entre los mismos trimestres de cada año para normalizar la estacionalidad de las ventas, donde suele destacar la campaña navideña) tiene una tendencia marcadamente bajista

Las ventas se las reparten entre los cinco principales fabricantes por unidades vendidas, quienes acaparan casi el 70% de las ventas. Todos los demás se agrupan en el 31% restante.

El dato llamativo es que solo Apple ha crecido interanualmente en ventas en este último trimestre. La misma noticia que protagonizó en el mercado de ordenadores a principios de octubre: solo los Mac crecían en un entorno Windows a la baja.

El resto de fabricantes móviles han descendido, ya lo hicieron también en el trimestre anterior y ahora repiten. Samsung, eso sí, amortigua su caída y mantiene un liderazgo holgado, con una cuota de mercado cuatro puntos todavía superior a la de Apple.

IDC ha señalado en su informe que el grueso de esta caída ha llegado de los mercados emergentes, donde "la falta de demanda, el aumento de los costes y la inflación afectaron a los consumidores con menores ingresos disponibles", según explicó Nabila Popal, directora de investigación de IDC Tracker.

La propia Nabila ha comentado también el solitario crecimiento de Apple: "Todavía se enfrenta a algunos desafíos, ya que su crecimiento se atrofiaba en varios mercados, incluida China, por la mala situación macroeconómica". Apuntan asimismo a un final duro para lo que queda de 2022, con una disminución más acentuada, y una recuperación suave de cara a 2023.

Temas
Inicio