Compartir
Publicidad

Llega la gama de móviles premium: ¿quién está dispuesto a pagar casi 1.000 euros por un smartphone?

Llega la gama de móviles premium: ¿quién está dispuesto a pagar casi 1.000 euros por un smartphone?
275 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que Sony haya acompañado la salida al mercado de su Xperia Z5 con un modelo al que ha definido como Premium además del modelo compacto ya esperado corrobora una tendencia que se ha iniciado con fuerza este 2015: el establecimiento de una gama premium.

Aquí no nos estamos refiriendo exclusivamente al precio de estos equipos, un peldaño por encima de la gama alta más cara, sino más bien a características que responden muy especialmente a la búsqueda de un elemento desequilibrante ante una competencia feroz en cualquier otro segmento ya saturado.

El valor diferencial ya no está en la gama alta: la familia se amplía

En los últimos años, y a las pruebas que hacemos a fondo en Xataka me remito, hemos venido asistiendo a un acercamiento casi completo de los principales fabricantes en cuanto a la gama alta. Primero esa poca diferenciación llegó de la mano de las características, adoptando en pocos años la gama alta un estándar de especificaciones que incluían pantalla de similar diagonal, procesador y RAM idénticas (si no en elección sí en rendimiento) o la memoria interna.

Apenas quedaban entonces detalles relacionados con el tipo de panel, resolución del mismo o la cámara. Y ahí este 2015 todo ha quedado prácticamente igualado entre los 3-4 terminales que aspiran a ser el mejor no solo en calidad sino en ventas.

650 1200 11

El diseño y acabado todavía podía hace un par de años desequilibrar la balanza, pero también ahí la diferenciación no es ya tanta y son muy pocas las excepciones que no han escogido un acabado con mejores materiales y apurando en grosor o peso.

La nueva gama Premium parece querer aprovecharse de la máxima igualdad en la gama alta en cuando a especificaciones y la pérdida de valor real de los terminales más caros frente a una gama media que es ya una amenaza real

Pero esa igualdad que hace que destacar y ganar cuota de mercado sea sumamente complicado no la hemos apreciado solamente en la gama alta. El aumento de calidad de terminales en el rango de los 300 euros, tanto en pantalla como rendimiento o cámara, hace que transmitan una idea de relación calidad-precio mucho más ventajosa que la que se obtiene con un gama alta por encima de los 500-600 euros, al menos en su lanzamiento.

Curiosamente en esa gama media de más potencial no están los que estos años han dominado el sector. De los últimos terminales que más nos han sorprendido en relación calidad-precio tenemos a Alcatel con su OneTouch Idol3, a Huawei con sus Honor o incluso la gama P, el OnePlus y su ruido mediático ... por no hablar de los Motorola G.

1024 2000 4

De esa incertidumbre quiere aprovecharse la gama premium. Y por ahora lo va a hacer con características exclusivas pero también, de manera colateral, por ser terminales aspiracionales a nivel de coste. Uno no va a admitir que un terminal que le ha costado casi 1.000 euros es peor que otro.

Llega la gama premium: solo para “bolsillos” preparados

¿Y quiénes son esos nuevos "ricos" dentro del segmento de los smartphones? Por ahora los dos grandes exponentes de esta gama premium nos llegan de la mano de Samsung y Sony. Ambos modelos no son equipos que surjan de la nada y no tengan incluso competencia dentro del catálogo de la propia marca. En realidad, cómo llegan al mercado confirma para mi la idea de esa gama premium.

Apple es el rey de la gama Premium "sin querer", y por un iPhone 6 Plus con 128 GB de capacidad pide 1.000 euros

El Galaxy S6 Edge clona las características de un completísimo Galaxy S6 pero le añade la pantalla curvada en los dos lados. A nivel de diseño le sienta fenomenal pero no aporta casi valor más allá de ese elemento, aunque sí sube el precio de salida de los 695 euros con que se presentó el modelo S6 a secas, hasta los 849 del modelo Edge con la misma capacidad interna.

No conforme con ese S6 Edge, Samsung ha repetido la jugada con el reciente S6 Edge Plus, que sale por 799 euros el modelo de 32 GB y por 899 euros el de 64 GB, capacidad más recomendada.

No poner más resolución a tu gama alta para no perjudicar la batería y sacar al mismo tiempo un modelo con una bestial pantalla 4K solo tiene sentido si quieres llamar la atención y crear un deseo por tener algo exclusivo

Sony sigue la estrategia de Samsung y todavía la enfatiza más en mejorar un solo elemento que sirva de acicate para decantarnos por su modelo Premium. Aquí los japoneses directamente le han dado ese apellido, por si quedaban dudas.

El Sony Xperia Z5 Premium no difiere del modelo normal más que en 0,3 pulgadas más de pantalla y la resolución de la misma, que se sale incluso de lo extraordinario que ya era una pantalla 2K. Esos "añadidos" que apenas repercuten en el rendimiento o calidad de la inmensa mayoría de acciones que llevamos a cabo con los terminales sí que suponen un precio más alto como hemos visto.

1024 2000 3

En este Xperia Z5 Premium, ese aumento de resolución lleva el precio del terminal 100 euros por encima de su homólogo clásico. Se pasa de 699 a 799 euros. Son altos, cierto, más cercanos a los 1.000 euros que nunca pero todavía no logran batir al rey de la gama premium "sin querer".

Apple, sin característica especial más que la capacidad, situó el año pasado su modelo de iPhone 6 Plus con 128 GB en esta categoría "virtual" de los smartphones que rozan en algunos casos los 1.000 euros de precio. Ganar dinero con tus terminales es demasiado tentador como para no probar incluso "locuras" y quizás tanto Sony como Samsung busquen con estos nuevos terminales alcanzar al rey de los beneficios en la gama móvil. Muy complicado lo tienen.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio