Compartir
Publicidad
Huawei estrena SoC: el nuevo Kirin 990 llega con litografía FinFET Plus de 7 nm y decidido a marcar la diferencia con su 5G SA/NSA
Móviles

Huawei estrena SoC: el nuevo Kirin 990 llega con litografía FinFET Plus de 7 nm y decidido a marcar la diferencia con su 5G SA/NSA

Publicidad
Publicidad

Las pistas que Huawei ha ido dejando durante estos últimos días nos anticipaban que hoy presentaría su nuevo SoC para sus smartphones de gama alta. Y así ha sido. El nuevo Kirin 990 ya ha llegado, y, sobre el papel, pinta realmente bien. En su fabricación la compañía china emplea la avanzada tecnología de integración FinFET Plus de 7 nm, lo que les ha permitido integrar una cantidad de transistores abrumadora: nada menos que 10.300 millones.

Sin embargo, probablemente esta no es su baza más impactante. Durante la presentación Huawei ha hecho hincapié en que este nuevo SoC incorpora un módem 5G diseñado para acceder tanto a redes SA (Standalone) como NSA (Non-Standalone), una característica que, según la marca china, coloca a su solución un paso por delante de sus competidores, que por el momento solo contemplan la posibilidad de acceder a redes 5G NSA. En cualquier caso, esta es solo «la punta del iceberg».

Kirin 990 5G y Kirin 990: especificaciones técnicas

Kirin 990 5G Kirin 990
LITOGRAFÍA 7 nm+ EUV 7 nm
CPU 2 x Cortex-A76 @ 2,86 GHz
2 x Cortex-A76 @ 2,36 GHz
4 x Cortex-A55 @ 1,95 GHz
2 x Cortex-A76 @ 2,86 GHz
2 x Cortex-A76 @ 2,09 GHz
4 x Cortex-A55 @ 1,86 GHz
GPU Mali-G76 de 16 núcleos Mali-G76 de 16 núcleos
NPU 2 Big-Core + 1 Tiny-Core 1 Big-Core + 1 Tiny-Core
UFS UFS 3.0 y UFS 2.1 UFS 3.0 y UFS 2.1
MÓDEM 2G, 3G, 4G y 5G 2G, 3G y 4G

Redes 5G SA vs NSA

Para entender la que sin duda es una de las bazas más importantes del SoC Kirin 990 nos viene bien repasar brevemente qué son las redes SA y NSA y en qué medida puede condicionar nuestra experiencia el hecho de que el SoC de nuestro teléfono móvil no sea compatible con ambas. La complejidad que conlleva el despliegue de la infraestructura de comunicaciones 5G ha provocado que las compañías que lo están llevando a cabo opten por dividirlo en dos grandes fases conocidas como NSA, que podemos traducir como ‘no autónoma’, y SA, que significa ‘autónoma’. La fase NSA precede a la etapa SA por una razón de peso: es más fácil de implementar y menos costosa. Y es que durante la fase NSA las redes 5G se asientan sobre la infraestructura 4G existente.

La complejidad que conlleva el despliegue de la infraestructura de comunicaciones 5G ha provocado que las compañías que lo están llevando a cabo opten por dividirlo en dos grandes fases conocidas como NSA y SA

Los dispositivos 5G que intervienen en la comunicación durante la fase NSA, como cualquiera de los smartphones 5G que ya han sido presentados, establecen el enlace utilizando las bandas de frecuencia características de las comunicaciones 5G porque, de lo contrario, no conseguirían alcanzar las velocidades de transferencia que nos ha prometido esta tecnología (tasas medias superiores a los 100 Mbps y picos teóricos de hasta 20 Gbps). Sin embargo, la comunicación entre esos terminales y las estaciones base se lleva a cabo a través de enlaces 4G como los que utilizamos ahora, de ahí que la fase NSA no defina una infraestructura 5G que aproveche los beneficios de esta tecnología a todos los niveles.

Kirin5g

Esta limitación queda resuelta en las redes 5G SA. Y es que los dispositivos involucrados en la comunicación utilizan las bandas de frecuencia que requieren los enlaces 5G tanto durante las operaciones de transferencia de datos como al llevar a cabo el diálogo de control con las estaciones base. Esta mejora es posible debido a que la fase SA define unas redes 5G independientes de la infraestructura 4G que tenemos actualmente.

Litografía FinFET Plus EUV de 7 nm

Como os anticipé unas líneas más arriba, la tecnología de integración utilizada por Huawei en la fabricación de este nuevo SoC ha hecho posible la inclusión de una enorme cantidad de transistores en el núcleo del chip. Y esto, a su vez, ha facilitado la integración del módem 5G del que acabamos de hablar y que, según la compañía china, nos facilita el acceso tanto a las redes NSA como a las SA. Dejando a un lado «la guerra de los nanómetros» de la que llevamos varios años hablando debido, sobre todo, a que a Intel le está costando seguir el ritmo impuesto por algunos de sus competidores, es evidente que la litografía condiciona seriamente el desarrollo de nuevos microprocesadores, de ahí que Huawei haya dado tanta importancia a la tecnología de integración en la que se apoya su nuevo SoC Kirin 990.

Además, el desarrollo de la tecnología de integración puede tener un impacto directo en el tamaño del chip debido a que no solo incide en el tamaño de los transistores; también permite colocarlos más juntos. Huawei ha confirmado durante su presentación del SoC Kirin 990 que es al menos un 36% más pequeño que sus competidores. ¿Esto debe importarnos a los usuarios? De una forma indirecta, sí, sobre todo debido al reducido espacio disponible dentro del chasis de un smartphone y a lo que esto conlleva en términos de capacidad de disipación de energía en forma de calor.

Kirinlito

GPU Mali-G76 con 16 núcleos

Las mejoras introducidas por Huawei en su nuevo SoC también involucran a la lógica gráfica, que en el chip Kirin 990 es una Mali-G76 con 16 núcleos. La compañía china ha insistido durante la presentación en que es el primer SoC del mercado que tiene estas características, y sí, sobre el papel pinta realmente bien. Pero lo que a los usuarios nos interesa es conocer qué impacto puede tener esta nueva lógica gráfica en nuestra experiencia. No saldremos de dudas hasta que podamos probar a fondo los primeros teléfonos móviles de Huawei que incorporarán este SoC, que serán, con toda probabilidad, los inminentes Mate 30 y Mate 30 Pro.

Mali

Eso sí, podemos intuir que la nueva GPU representará un paso adelante notable al ejecutar juegos y aplicaciones multimedia que exijan un esfuerzo importante a la lógica gráfica. Según Huawei la nueva microarquitectura se beneficia también de una memoria caché vinculada al subsistema gráfico que les ha permitido reducir en un 15% la necesidad de ancho de banda impuesta por el enlace entre la GPU y la memoria DDR, y también ha reducido un 12% el consumo de la memoria DDR. Estas cifras no están pero que nada mal, eso sí, siempre y cuando reflejen fielmente la realidad.

Graficos

Kirin 990 y la inteligencia artificial 2.0

Buena parte de la presentación del nuevo microprocesador de Huawei ha girado alrededor de la alianza que establecen la conectividad 5G y la inteligencia artificial en la Nube. Dos de las mejoras más notables introducidas por las comunicaciones 5G (aunque no son las únicas) son un incremento muy sustancial de la velocidad de transferencia y una reducción igualmente notable de la latencia. Y, como podemos prever, las herramientas de inteligencia artificial a las que accedemos desde nuestros smartphones pueden beneficiarse mucho de estas mejoras.

Ia

Según Huawei, la combinación de la doble NPU (Neural Processing Unit) o Unidad de Procesamiento Neuronal integrada en el Kirin 990 y el módem 5G permite llevar a cabo procesos de inferencia en tiempo real no solo en el propio teléfono móvil, sino también en la Nube. Esto significa, en palabras más sencillas, que la mayor potencia de la sección del chip Kirin 990 que se encarga de la ejecución de los algoritmos de inteligencia artificial, y, sobre todo, la presencia del módem 5G, facilitan una comunicación mucho más rápida y con menos latencia hacia los servidores de Internet en los que residen las aplicaciones de inteligencia artificial que utilizamos.

Esta es la razón por la que la compañía china habla de Inteligencia Artificial 2.0, recalcando de alguna manera que su nuevo microprocesador con conectividad 5G pondrá a nuestra disposición herramientas de IA que exigen un esfuerzo de cálculo muy importante, y que, por tanto, solo pueden ser procesadas en las granjas de servidores de Internet. Las comunicaciones 4G no nos ofrecen la inmediatez que requieren estas aplicaciones, que deben enviar el resultado de la inferencia en tiempo real a nuestro smartphone. Pero los enlaces 5G sí lo hacen. El impacto que tendrá esta «nueva» inteligencia artificial en nuestra experiencia no está claro aún, pero podremos valorarlo cuando estén disponibles los primeros móviles de Huawei con SoC Kirin 990 y el despliegue del 5G alcance su madurez.

Más información | Huawei

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio