Compartir
Publicidad
Publicidad
BQ Aquaris X Pro, análisis: un paso adelante para triunfar en la gama media
Móviles

BQ Aquaris X Pro, análisis: un paso adelante para triunfar en la gama media

Publicidad
Publicidad

Centrándose en muy pocos mercados, BQ ha logrado hacerse un hueco importante en las gamas de entrada y media, llegando a colar dos de sus creaciones entre los diez teléfonos más vendidos en España en 2016. Entre ellos está el BQ Aquaris X5, uno de sus smartphones más caros y que la marca ha decidido renovar de cara a 2017 con los nuevos BQ Aquaris X y BQ Aquaris X Pro.

Uno de los puntos a mejorar de anteriores smartphones de BQ era el apartado fotográfico. Nos solíamos encontrar con buenas pantallas, una autonomía que en muchos casos llegaba a dos días, rendimientos para todos los gustos, pero también cámaras que no nos acababan de convencer. Y el BQ Aquaris X Pro es la apuesta por mejorar ese aspecto, con especial énfasis en la fotografía nocturna. ¿Habrá logrado BQ dar ese paso adelante? Lo descubrimos a continuación.

BQ Aquaris X Pro, análisis en vídeo

BQ Aquaris X Pro, especificaciones técnicas

BQ Aquaris X Pro
Pantalla
Pantalla de 5,2 pulgadas Full HD (1080x1920 píxeles)
Procesador
Qualcomm Snapdragon 626 (octacore A53 a 2,2 GHz)
Tarjeta gráfica
GPU Adreno 506
RAM
4 GB
Memoria
64 GB
+ microSD (hasta 256 GB)
Sistema operativo
Android Nougat 7.1.1
Conectividad
4G LTE, Wifi 802.11b/g/n/ac doble banda, Bluetooth 4.2 y NFC
GPS y GLONASS (compatible con Galileo)
Batería
3.100 mAh
Cámara trasera
12 megapíxeles Dual Pixel, f/1.8
Flash doble tono AF detección de fase, HDR auto, RAW
Grabación de vídeo 4K
Cámara frontal
8 megapíxeles, f/2.0
Destaca
Sensor de huellas
USB tipo-C, Quick Charge 3.0
Dimensiones y peso
146,5 x 72,7 x 7,8 mm, 158 gramos
Precio
359 euros

Un diseño cuidado con mucho mimo

Un diseño cuidado con mucho mimo

Hay tres puntos clave que cambian entre el BQ Aquaris X y el BQ Aquaris X Pro que tenemos entre manos: los materiales en los que están construidos, la memoria RAM incluida y la cámara principal. Lo primero que cualquiera vemos al tener enfrente un móvil es su diseño, y de crear una primera impresión buena, atractiva, se ha preocupado especialmente BQ en su Aquaris X Pro.

La marca se ha movido entre el metal y policarbonato para las carcasas de sus creaciones, siendo el Aquaris X Pro el primer BQ que apuesta por el cristal para su trasera. En el tema de los materiales siempre hay discusión, no es algo en lo que se puedan hacer afirmaciones categóricas que nos pongan a todos de acuerdo, pero lo cierto es que el cristal del X Pro le da un aire muy elegante al teléfono, además de ser muy agradable al tacto.

El empleo de cristal en la carcasa trasera es un acierto, ofreciendo elegancia y buen agarre a partes iguales

Puede parecer peligroso a la hora de ofrecer un buen agarre, pero a nada que la trasera se quede con algo de grasa de nuestras manos (por sucio que parezca) será difícil que el teléfono se nos resbale de las manos con facilidad. Además, el cristal posibilita que podamos arrastrar el teléfono sobre una superficie plana, sin que por ello se provoquen marcas en la trasera. Y las huellas, al menos en la versión blanca que hemos probado, apenas se perciben, aunque quedarse se quedan con facilidad.

E importante es tener un buen agarre en este smartphone, algo que también facilita el metal empleado en el marco, ya que el lector de huellas se sitúa en la parte trasera. Aquí hay otra discusión sin fin, si esa es la mejor posición para el lector de huellas. A la hora de tener en la mano el teléfono es muy cómoda, porque el dedo casi sin querer se nos va al lector, pero teniendo el móvil sobre la mesa es necesario levantarlo para desbloquearlo. Al menos BQ sigue apostando por el doble toque para despertar la pantalla.

Diseño

Otro punto a favor del diseño del X Pro es la cámara trasera, que está totalmente integrada en la carcasa, sin sobresalir ni un solo centímetro. Para los que tienen miedo de rayarla al mover el móvil sobre una superficie es un punto a favor. Y para los que les importa la posición de los botones y conectores, en el lateral derecho encontramos tanto los botones de volumen y encendido, mientras que el conector de 3,5 milímetros para los auriculares está en la parte superior y el de carga, un USB-C, en la inferior, junto al altavoz.

La parte delantera no deja de tener buenos acabados, con un cristal 2.5D, pero su distribución es muy habitual, ya clásica. En la parte superior encontramos el útil LED de notificaciones, junto al auricular, la cámara frontal con su flash LED y el sensor de proximidad y luz. En la parte inferior contamos con los botones de navegación táctiles, aunque sin dibujos que indiquen para que valen cada uno de ellos, teniendo la posibilidad de mostrarlos en la misma pantalla. El marco negro que rodea la pantalla es de dos milímetros, algo que según los puntillosos que seamos puede parecer excesivos.

BQ Aquaris X Pro

Samsung Galaxy A5 2017

Moto G5 Plus

Huawei P10 Lite

Dimensiones

146,5 x 72,7 x 7,8 mm

146,1 x 71,4 x 7,9 mm

150,2 x 74 x 7,7 mm

146,5 x 72 x 7,2 mm

Peso

158 gramos

157 gramos

155 gramos

146 gramos

Sobre su peso y dimensiones podemos decir que está muy en línea con otros terminales similares. Los Samsung Galaxy A5 2017, Moto G5 Plus y Huawei P10 Lite tienen las mismas 5,2 pulgadas del BQ Aquaris X Pro y baterías que se mueven entre los 3.000 y 3.500 mAh y vemos como todos tiene siete milímetros de grosos o un peso que oscila solo 12 gramos del más liviano al más pesado.

El BQ Aquaris X Pro es el teléfono mejor acabado de la marca, ofreciendo además un buen agarre y tacto

Tras todas estas líneas dedicadas al diseño, merecidas por lo que lo ha cuidado BQ, podemos decir que estamos frente a un smartphone de gama media con un diseño muy atractivo, no solo por su aspecto físico sino también por nuestra experiencia en mano. El agarre y su manejo es muy cómodo y quizás lo único que cambiaría sería la ubicación del lector de huellas, aunque puede ser un punto muy personal.

Quantum Color+ parece una apuesta segura

Pantalla

BQ ha apostado en los Aquaris X Pro por una pantalla común de 5,2 pulgadas con panel LTPS, resolución FullHD (que arroja una densidad de 424 puntos por pulgada) y acabado 2.5D. Los bordes laterales que la rodean son bastante finos, sin llegar al extremo de los smartphones sin apenas marcos que estamos viendo últimamente, aunque sí cuenta con bordes más generosos arriba y abajo, lo que lleva el ratio de frontal frente a pantalla al 70%, una cifra en la media de la gama.

La elección de una pantalla FullHD parece seguir siendo acertada. No sufre de falta de definición y saltar a una resolución superior podría provocar un coste económico mayor y una menor autonomía. La apuesta por Quantum Color+, habitual en esta gama de BQ, vuelve a ofrecer una viveza de colores bastante fiel a la realidad, aunque se echa de menos poder jugar desde los ajustes con la nitidez o el contraste.

Uno de los puntos más importantes de toda pantalla, el brillo, lo resuelve el BQ Aquaris X Pro sin problemas. El brillo máximo es suficiente para cualquier situación, incluso en exteriores con el sol pegando sobre la pantalla, y el mínimo tiene un nivel suficientemente bajo para no resultar molesto a la noche. De hecho, también cuenta con un modo de luz nocturna que torna a un tono ámbar la pantalla, que se puede activar tanto manualmente como programando su hora de activación y desactivación.

El ajuste de brillo automático en esta ocasión nos ha funcionado correctamente, aunque en ocasiones le ha costado un poco responder a un brusco cambio de luz ambiente. Donde también aprueba con nota el BQ Aquaris X Pro es en los ángulos de visualización, que permiten ver la pantalla desde posiciones complicados sin problemas, y en el lado de las huellas, que se quedan cuando acumulamos grasa pero son fáciles de eliminar.

La pantalla ofrece un resultado correcto, con buena definición, brillo, y ángulos de visualización, aunque echamos de menos poder jugar con ajustes manuales

Con todo ello, podemos decir que nos hemos encontrado con una buena pantalla. Nitidez y brillos, en ambos sentidos, suficientes, buenos ángulos de visión y el plus que siempre incorporan los teléfonos de BQ: poder encender y apagar la pantalla con un doble toque sobre ella. Más redonda habría sido la pantalla de contar con más ajustes manuales para jugar con la imagen, pero su rendimiento es bastante correcto.

Un rendimiento a la altura de la apuesta

Rendimiento

Cuando probamos el BQ Aquaris X, con sus Snapdragon 626 y 3 GB de memoria RAM, nos encontramos un smartphone con un rendimiento más que suficiente para el usuario medio, que se desenvuelve correctamente en los usos más habituales, transiciones entre aplicaciones rápidas y suficiente para los juegos más exigentes, aunque en ocasiones sufrimos de cierto lag y cierres inesperados.

El BQ Aquaris X Pro se presenta con el mismo procesador y GPU que su hermano menor, pero con el plus de contar con 4 GB de memoria RAM. ¿Hemos notado ese extra en el rendimiento del X Pro? Hemos intentado poner en problemas a la creación de BQ, tanto usando múltiples apps de todo tipo, cambiando entre ellas constantemente, y con juegos exigentes, y en esta ocasión la respuesta ha sido correcta.

BQ Aquaris X BQ Aquaris X Pro Samsung Galaxy C7 Pro Xiaomi Redmi Note 4X Moto G5 Plus
Procesador Snapdragon 626 Snapdragon 626 Snapdragon 626 Snapdragon 625 Snapdragon 625
RAM 3 GB 4 GB 3 GB 3 GB 3 GB
Antutu 60.123 67.006 67.540 61.454 64.388
Vellamo Browser: 3.354
Multicore: 2.305
Metal: 1.432
Browser: 3.451
Multicore: 2.280
Metal: 1.457
Browser: -
Multicore: -
Metal: -
Browser: 3.257
Multicore: 1.800
Metal: 1.283
Browser: 2.959
Multicore: 1.935
Metal: 1.482
Geekbench 4 (single/multi) 923/ 4.445 930 / 4.460 - / - 822 / 3.034 827 / 3.993
PCMark Work 4.865 5.965 - 4.778 4.828
3DMark (Sling Shot Extreme) 466 466 - 461 463

Si nos fijamos en los resultados de distintos benchmarks, comparados tanto con el BQ Aquaris X con 3 GB de memoria RAM como frente a otros smartphones de similares características, vemos como esa memoria extra se nota especialmente en aquellos que no solo miden el rendimiento gráfico, más dependiente de la GPU que de la memoria. Así, vemos como la puntuación de AnTuTu es un 10% superior a la de su hermano menor o la de PCMark Work hasta un 20%.

Nuestra experiencia con el BQ Aquaris X Pro y su paso por distintos benchmark nos deja un smartphone capacitado para satisfacer las necesidades de prácticamente cualquier usuario, ofreciendo un rendimiento que no nos hará quedarnos a la espera de abrir una aplicación o cambiar de una otra. La experiencia multimedia quizás sea mejorable, con menores tiempo de carga, pero para eso ya nos tendríamos que ir a la gama más alta de smartphones del mercado.

Un software limpio aunque mejorable

Software BQ

BQ es una de las pocas marcas que ha lanzado smartphones dentro del programa Android One, concretamente el BQ Aquaris A4.5, y cuida igualmente la experiencia de usuario respecto al software en toda su gama de smartphones. ¿En qué se traduce eso? Por ejemplo en que no encontraremos al iniciar el teléfono por primera vez ninguna aplicación que no sea de Google, más allá de BQ Plus, que aunque no se puede desinstalar de por si solo ocupa 140 KB.

Teniendo en cuenta el sistema operativo (Android 7.1.1) y las aplicaciones de Google, nos encontramos con 54 de 64 GB libres en nuestro terminal, 109 de 128 GB en el de capacidad superior, que siempre podremos ampliar mediante una microSD de hasta 256 GB (que ocuparía el hueco de una SIM). La limpieza respecto al software también se nota en la propia Home y en los ajustes, teniendo un cajón de aplicaciones al que podemos acceder deslizando la pantalla hacia arriba en la pantalla principal.

Destaca la limpieza en este apartado, sin bloatware, pero algunas funciones añadidas por BQ no funcionan como deberían

Los añadidos por parte de BQ llegan en la introducción del doble toque en pantalla para despertarla, que en esta ocasión hemos de decir que no siempre responde a la primera, o la pantalla ambiente, que tampoco se puede decir que sea del todo efectiva. Más efectivo son los ajustes disponibles para el LED de notificaciones, que nos permiten asignar distintos colores a las aplicaciones, o al aviso de que nos estamos quedando sin batería y la posibilidad de ejecutar acciones haciendo una pulsación larga sobre el icono de una app.

Por tanto, estamos frente a un teléfono con una capa de software muy limpia, sin peleas por eliminar aplicaciones inútiles o publicitarias y con un ratio de memoria libre para el usuario alto. Pero en esta ocasión hemos de decir que BQ no parece haber dado del todo con la tecla para que el encendido mediante doble toque de la pantalla o la pantalla ambiente funcionen del todo bien. Una de cal y otro de arena.

¿Serán suficientes 3.100 mAh?

Batería

La autonomía ha sido uno de los puntos fuertes históricos de BQ. En ocasiones sacrificando el diseño pero sus móviles por lo general han logrado pasar de la jornada intensa de trabajo sin tener que ser enchufados o conectados a una batería externa. Con 3.100 mAh de batería para una pantalla FullHD de 5,2 pulgadas podríamos poner en duda que esa fama que acompaña a la marca se pueda mantener.

Pero lo cierto es que el BQ Aquaris X Pro ha cumplido con nota alta en lo que se refiere a la duración de su batería. En nuestras dos semanas de uso del terminal hemos podido exigirle al teléfono todo lo que hemos querido, aplicaciones para trabajar, redes sociales, mucho Clash Royale, Youtube... que el teléfono sin problemas ha podido aguantar encendido la jornada completa, incluso llegando a superar las 24 horas de uso.

El BQ Aquaris X Pro puede aguantar sin problemas 24 horas de uso y gracias a la carga rápida de Qualcomm se puede cargar al completo en hora y media

Las opciones de ahorro de energía no pasan del habitual modo de ahorro, (limita el rendimiento, la vibración, los servicios de ubicación y la transmisión de datos en segundo plano) que se puede activar manualmente o de manera automática cuando el porcentaje restante descienda del 5% o 15%. Lo que de verdad ayuda a contar siempre con batería es la carga rápida, que nos permite tener la mitad de la batería cargada en solo media hora, o al completo en poco más de hora y media.

Batería Bq

Pasando del día de uso, rozando las seis horas de pantalla, con carga rápida y el plus del USB-C, que es una ventaja a la hora de conectar el móvil pero que deja inservibles (sin usar un adaptador) los viejos cargadores que tengamos por casa, el BQ Aquaris X Pro es uno de esos móviles con los que se puede salir tranquilo, sin miedo a quedarnos sin batería. Podría llegar más lejos, pero eso probablemente pasaría por sacrificar el grosor del terminal.

Un paso para acercarse a las mejores cámaras

Cámara principal

Ya hemos visto las diferencias entre el BQ Aquaris X y el BQ Aquaris X Pro por el lado del diseño y el rendimiento, en el que la diferencia en la memoria RAM a favor del X Pro aporta un plus sobre todo en la multitarea. Y ahora nos adentramos en el otro aspecto en el que se diferencian ambos modelos: la cámara principal.

Mientras en el BQ Aquaris X contamos con un sensor Sony IMX298 de 16 megapíxeles con flash de doble tono y apertura f/2.0, en el caso del BQ Aquaris X Pro usaremos un sensor Samsung 2LZ con dual pixel, 12 megapíxeles, el mismo flash de doble tono y apertura f/1.8. Por tanto, toca demostrar que no siempre más megapíxeles es mejor y como una menor apertura permite obtener fotos con menos ruido en condiciones de poca luz.

Foto con luz natural
Foto con luz natural Fotos con luz natual

En condiciones óptimas, a plena luz del día y en exteriores esperábamos un resultado notable y así ha sido. Como podemos apreciar en los dos ejemplos que exponemos sobre estas líneas, la reproducción de colores es totalmente correcta y fiel a la realidad, además de contar con unos contornos bien definidos. Y todo ello sin preocuparnos de cómo disparamos la foto, usando el modo automático.

Fotografía en interior, luz natural Fotografía en interior, luz natural
Atardecer
Atardecer Fotografiando el atardecer

Si nos vamos a escenas algo más complicadas, como pueden ser fotografías hechas en interiores o en pleno atardecer, el BQ Aquaris X Pro sigue cumpliendo. Seguimos contando con colores vivos sin llegar a saturar, contornos y figuras bien definidos, aunque sí que empezamos a apreciar ruido en las fotos de atardecer, como se puede apreciar en el cielo de ambas tomas.

Primer Plano

¿Y los primeros planos? Sin tener que fijar el enfoque ni tocar ningún parámetro manual, el BQ Aquaris X Pro es capaz de darnos resultados notables, quizás no a la altura del modo retrato de los teléfonos con doble cámara, pero logrando un enfoque rápido, una reproducción de colores correcta y una definición más que lograda.

Pero toca ver de lo que más presume la marca en este smartphone, de la mejora en la fotografía nocturna. Para lograr el propósito de ofrecer fotos nocturnas de calidad BQ confía en la tecnología Zero Shutter Lag, que toma 10 imágenes antes de que se pulse el obturador y tras pulsarlo el Multi-Image Processing selecciona las seis mejores tomas para fusionarlas y obtener un mejor resultado. Mucha teoría, que a continuación vemos en lo que se plasma.

Noche
Noche
Noche
Noche Fotografías nocturnas

La foto en la que intentamos captar una farola encendida demuestra los avances realizados en este smartphone, ya que con otros apenas veríamos una luz muy difuminada. Con el Aquaris X Pro logramos capturar, sin ningún truco ni teniendo que repetir la toma en distintas ocasiones, una foto en la que la figura está prácticamente definida al completo, sin que la luz genere ruido más allá del alrededor más próximo a la luz.

Ahora, si introducimos varios puntos de luz en escenas nocturnas, nuestro smartphone vuelvo a sufrir de importantes destellos, como ocurre en casi cualquier teléfono. Por mucho Zero Shutter Lag o Multi-Image Processing con los que contemos, cada farola o foco aparecido en las escenas generan importantes destellos, que estropean todo lo que esté cerca de ellos. También es justo decir que esos destellos están contenidos, mejor resueltos que en anteriores BQ, y la definición de la imagen en las zonas no afectadas por ellos es muy aceptable.

BQ ha corregido uno de sus mayores handicaps, la calidad de sus cámaras, pero todavía tiene trabajo por delante

Por tanto, el BQ Aquaris X Pro sí es un paso adelante de la marca española en el apartado fotográfico, que resuelve con notas las escenas en las que se presume que no hay grandes problemas pero que no llega a hacer milagros en escenas complicadas. Podemos decir que el aspecto fotográfico deja de ser un handicap a la hora de considerar la compra de un BQ, aunque todavía queda trabajo por delante.

BQ Aquaris X Pro, la opinión de Xataka

BQ ha puesto toda la carne en el asador con el Aquaris X Pro. En la marca española son conscientes de que el principal punto a mejorar que tenían en los primeros miembros de gama Aquaris X era el fotográfico y en el inicio del camino que les lleve a situarse entre los mejores se encuentran ahora mismo. Hemos visto un avance significativo en las escenas más complicadas para cualquier cámara, pero sin ser un paso ni mucho menos definitivo. Todavía hay mucho margen para la mejora.

BQ tiene todavía margen de mejora en la cámara, pero sigue ofreciendo una buena autonomía y rendimiento, junto con un software limpio y ahora un diseño atractivo

Salvando el punto de las cámaras, BQ logra mantener varias de sus señas de identidad e incluso mejorar en algunos aspectos con el Aquaris X Pro. La autonomía, sin llegar a los dos días de uso que podía llegar a ofrecer el Aquaris E5 (que también era un poco ladrillo, todo sea dicho) mantiene el listón de ofrecer jornadas intensas de trabajo, con el plus que aporta una carga realmente rápida. La limpieza del software también suma, ya que se sigue apostando por no estropear la experiencia Android.

Conclusiones

El rendimiento está a la altura, notándose esa memoria extra que ofrece este modelo respecto al Aquaris X. Se desenvuelve correctamente en la multitarea y en las aplicaciones más habituales, aunque para los juegos más exigentes no le vendría mal otra GPU. También vemos, en este caso sí, un definitivo paso adelante en el diseño, ganando en elegancia pero manteniendo el agarre y comodidad con el empleo del cristal en la carcasa trasera.

Pero todo no puede ser positivo. Además del margen de mejora que tiene la cámara principal todavía, opciones añadidas de software con el doble tap para despertar y la pantalla ambiente funcionan de forma errática en muchas ocasiones, y se echa de menos en un móvil que tiene su lector de huellas en la parte trasera. Además, otros móviles nos permiten jugar más con los ajustes de imagen de la pantalla.

Hay muchos peces en el mar y muchos móviles de gama media en las tiendas, pero el BQ Aquaris X Pro es una opción seria a considerar

Puestos los pros y los contras en una balanza, creemos que esta se inclina claramente hacia el lado de los pros. Sin duda, estamos frente al mejor BQ de toda la corta historia de la marca, el que ofrece mejor cámara y el que más aspecto y acabados tiene de móvil de gama alta. El BQ Aquaris X Pro puede ser considerado una opción sería de compra para usuarios exigentes, que no busquen la mejor cámara del mercado porque a ese nivel no han llegado, pero con la tranquilidad de contar un terminal que puede ser reparado en territorio nacional en caso de posibles averías, algo que muchos competidores chinos no ofrecen.

8,12

Diseño8,5
Pantalla8,25
Rendimiento8
Cámara8
Software7,5
Autonomía8,5

A favor

  • Batería para más de 24 horas de uso
  • Diseño muy cuidado y elegante
  • Autonomía para jornadas intensas y carga rápida

En contra

  • El doble tap para despertar y la pantalla ambiente no siempre funcionan
  • Escasez de ajustes para la pantalla
  • La cámara principal todavía es mejorable

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos