BioPhone: en el MIT quieren medir tus constantes vitales con el teléfono

BioPhone: en el MIT quieren medir tus constantes vitales con el teléfono
Sin comentarios

Suena complicado, pero si los científicos del MIT Media Lab están teniéndolo en cuenta, es que es posible, o al menos hay camino por recorrer. La idea que ponen sobre la mesa es la de medir nuestras constantes vitales desde el teléfono, sin pulseras especiales ni aparatos dedicados a estas labores.

El estudio se llama BioPhone y explora la forma de monitorizar el ritmo de nuestro corazón y respiración con un teléfono normal y corriente, un smartphone como el que ya tenemos en el bolsillo. Para el que no le guste llevar cacharros encima, muy bien, pero conseguir fiabilidad en algo que no va pegado al cuerpo, no parece que sea la mejor alternativa.

Si te cansa llevar pulseras cuantificadoras, lo mismo es posible medir los mismos datos desde el teléfono

Precisamente la cosa se complica con su colocación, en el MIT estudian el tema teniendo en cuenta que el teléfono está en un bolsillo, o una bolsa, y aseguran que es posible medir ciertas constantes.

Hay que confiar en los sensores del teléfono, acelerómetros y giroscopios que registran movimientos del cuerpo con gran sensibilidad, en un flujo de información que no está completamente aprovechado. Para ello han desarrollado una aplicación Android, funcionando sobre un Galaxy S4.

650 1200

El estudio coloca a doce personas con sus teléfonos en los bolsillos y bolsos, los ponen a hacer ejercicio en una bicicleta estática y luego se recuestan - completamente parados - para medir las constantes con su nuevo sistema. Desafortunadamente los resultados no son consistentes con lo que consiguen sensores aprobados para estas labores, ni en ritmo cardíaco, ni en respiración.

El equipo admite que hay mucho camino por recorrer, pero es posible recolectar pequeñas vibraciones con teléfonos actuales, y se empiezan a interpretar con lógica, por lo que es fácil pensar en mejoras con sensores más capaces y una evolución en el software. Obviamente los resultados cambian demasiado según las posiciones del teléfono, y es uno de los puntos más complicados de controlar.

Los sensores de movimiento son mucho más sensibles que los que encontramos en los primeros smartphones, y tendrán que venir mejores soluciones

Ritmo cardíaco no, pero sí estrés

En el trabajo por conseguirlo nos encontramos con información interesante: lo mismo no es posible conseguir definición en las constantes, pero sí obtener datos que nos hable de estrés en la persona, y la inviten a relajarse con aplicaciones especiales - como la del vídeo a continuación - o ejercicios.


El año pasado el mismo equipo estuvo trabajando en una idea parecida llamada BioGlass, trabajaba el movimiento de una persona con las Google Glass puestas, tirando de giroscopio y acelerómetro, pero también de la cámara que hay en las gafas. Conseguían medir ciertos parámetros relacionados con respiración y ritmo cardíaco.

Más información | MIT
Imagen | Evah Fan

Temas
Comentarios cerrados
Inicio