Compartir
Publicidad
Publicidad

Sí, todavía se muere gente de gripe en pleno siglo XXI

Sí, todavía se muere gente de gripe en pleno siglo XXI
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer nos enteramos que Prince había fallecido. Aunque la causa de la muerte aún no se ha hecho pública, las primeras informaciones dicen que pudo deberse a las complicaciones de una gripe que llevaba arrastrando desde principios del mes de abril. Otros medios ya hablan de una posible sobredosis.

Sea como sea, nos ha parecido llamativa la reacción en las redes sociales, poniendo en duda que la gripe pueda causar la muerte de alguien relativamente joven. ¿Puede la gripe matar hoy en día? ¿Estamos relativizando nuestra visión sobre ella? ¿Es eso peligroso?

La gripe no es sólo cosa de niños y ancianos

21716498111 E76e328131 K

Según la Organización Mundial de la Salud la gripe estacional mata, cada año, entre 250.000 y medio millón de personas. En torno a 2500 de ellas mueren en España. Y aunque es cierto que los grupos que tienen más riesgo son los niños pequeños, los ancianos y los enfermos crónicos, la gripe es una enfermedad que también mata a personas jóvenes y sanas.

Las cifras del CDC señalan que en EEUU el 61% de las hospitalizaciones por gripe de la temporada 2014-2015 fue de personas entre 18 y 64 años. Durante la temporada anterior, estaban en ese rango de edad solo el 35% y durante la crisis de la gripe A (en 2009-2010) rondó el 56%.

Lejos de ser una enfermedad exclusivamente de niños y ancianos, la gripe también puede causar la muerte a personas jóvenes y sanas

La causa más común de muerte en personas jóvenes se debe, paradójicamente, a tener un sistema inmune en perfectas condiciones. Es lo que llamamos 'tormenta de citocinas'. La tormenta de citocinas es una reacción inmunitaria defensiva del propio cuerpo que puede acabar provocando la muerte. Las citocinas son las proteínas encargadas de la comunicación celular y durante una infección señalan a las células inmunitarias donde deben actuar. La fiebre, la inflamación o el dolor de cabeza, síntomas habituales de una infección, son causados por este proceso (y no por el patógeno, como se suele creer).

El problema es que a veces, la reacción inmunológica se desmadra y se causan graves daños en muchas estructuras del cuerpo y, eventualmente, la muerte. Se cree que estas tormentas de citoquinas, peores cuanto 'más sano' es el paciente, pudieron ser la principal causa de la mortalidad de la gripe española y de otros muchos patógenos que atacaron especialmente a gente relativamente sana.

También es posible que alguna infección oportunista aproveche el estado de salud del paciente para prosperar y producir un shock séptico. Hace un mes otra figura de Hollywood, Patty Duke, murió precisamente por esto.

"Un riesgo asumible", para muchos

Reconstructed Spanish Flu Virus

Tradicionalmente, en España la cobertura vacunal frente a la gripe ha sido baja. En la temporada 2010/11 solo el 56,9% de la población mayor de 64 años fue vacunada. Muy lejos del objetivo del 75% que marcan la OMS y la UE. Por su parte, en 2012 solo el 25% del personal sanitario (que es un grupo de riesgo) se vacunó pese a las insistentes recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Se ha instalado en la sociedad española la idea de que la gripe es una enfermedad molesta pero poco peligrosa. "Un par de días de cama, alguna molestia y listo", pero no es así. El virus de la gripe es uno de los virus más mutables e imprevisibles que conocemos. Hace menos de un siglo mató a las de 40 millones de personas en la pandemia más importante de la historia. No es una enfermedad a tomarse a risa.

Imágenes | Wikimedia, Esparta Palma

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos