Publicidad

Google ha recopilado el historial clínico de millones de pacientes sin su conocimiento ni el de los médicos

Google ha recopilado el historial clínico de millones de pacientes sin su conocimiento ni el de los médicos
41 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con la compra de Fitbit, Google accedió a una enorme base de datos sobre la salud de los usuarios. Pero los intentos de Google por convertirse en un asistente médico no terminan ahí. Según informa el Wall Street Journal, Google dispone de una iniciativa denominada 'Project Nightingale' en la que busca organizar los datos médicos de millones de usuarios.

La iniciativa empezó el año pasado con un grupo de 2.600 hospitales católicos en los EE.UU y se ha ampliado este verano. Google ha estado recopilando el historial clínico completo; desde los nombres de los pacientes, sus fechas de nacimiento, los resultados de los análisis, alergias y los diagnósticos de los distintos médicos. Una enorme cantidad de datos para la que no necesitarían del conocimiento ni del paciente ni del médico, pues estos datos son obtenidos aliándose directamente con organizaciones sin ánimo de lucro como Ascension, uno de los mayores sistemas de salud de los EE.UU.

Google accede a millones de datos clínicos a través de las empresas de salud

Al menos 150 trabajadores de Google habrían accedido a los datos de millones de pacientes, en 21 estados diferentes de EE.UU según explica el WSJ. Después de darse a conocer la información, Google ha decidido publicar un comunicado donde confirma su alianza con Ascension. Una vía de negocio que otras compañías como Amazon y Microsoft también están explorando, pero no habrían conseguido todavía un acuerdo de este alcance en los EE.UU.

Desde Google aseguran que los datos de los pacientes cumplen estrictamente la legislación. En el caso de Ascension y los EE.UU es la 'Health Insurance Portability and Accountability Act' (HIPAA) de 1996, pero una simple búsqueda en Google HealthCare nos muestra que Google Cloud dice cumplir además con otras certificaciones de seguridad como las normativas ISO 27001, 27017 o 27018.

Datos Google asegura cumplir con toda la legislación vigente en materia de privacidad.

Este intercambio de datos entre los sistemas médicos y Google se encuentra regulado mientras se mantenga como un "socio de negocios", una figura legal que está contemplada en la HIPAA y que permite a Google utilizar el historial médico "solo para ayudar a la entidad cubierta a llevar a cabo sus funciones de atención médica".

¿Para qué ha activado Google su 'Project Nightingale'? Según la propia compañía, para "modernizar la industria de la salud, una tarea de importancia crítica, con el resultado final no solo de la transformación digital, sino también de mejorar los resultados de los pacientes y salvar vidas". Según el WSJ, Google ha estado utilizando estos datos para mejorar su software e inteligencia artificial con el objetivo de mejorar las sugerencias a nivel de salud.

El proyecto se encuentra en manos de una docena de ingenieros asociados a la división de Google Cloud. Una colección que se encontraría accesible en 'Patient Search', una herramienta que permite a doctores y otros profesionales de la salud acceder a una página con toda la información de salud de los pacientes. Como se observa en las capturas filtradas, la presentación de estos datos no difiere mucho de la información que disponen habitualmente los propios médicos.

Patient Search Así es la interfaz de 'Patient Search', la herramienta de búsqueda con el historial clínico. Imagen de Forbes

Esta herramienta de 'Patient Search' estaría enfocada para los propios sistemas de salud sin ánimo de lucro. Según Forbes, el sistema ya está siendo probado en los hospitales asociados a Ascension de Florida y Texas y se planea ampliar su disponibilidad a finales de año. Según describe la información, Google no estaría cobrando por este servicio y su objetivo sería ofrecer esta herramienta a más sistemas de salud en el futuro.

Entre las empresas que trabajan con Google HealthCare no aparece por el momento ninguna europea. Y es que en países como España, que cuentan con un sistema de salud público, este servicio de Google sería mucho más difícil de implantar.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir