Compartir
Publicidad

La supervivencia al cáncer no deja de crecer en todo el mundo, concluye el mayor estudio jamás realizado

La supervivencia al cáncer no deja de crecer en todo el mundo, concluye el mayor estudio jamás realizado
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mala noticia es que el cáncer sigue siendo uno de los desafíos sanitarios más complejos a nivel mundial. La buena es que nuestras estrategias están dando sus frutos: "hace muchos años que el cáncer dejó de ser una sentencia de muerte incluso en los países más pobres" de la Tierra. De hecho, desde el año 2000, la supervivencia al cáncer no ha hecho sino crecer "incluso para los tipos más letales".

Un buen ejemplo son los datos españoles que acaba de hacer públicos la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). En España, más de la mitad de todas las personas a las que se les diagnostica cáncer lo superan. En sólo diez años y en un contexto de envejecimiento poblacional (que hace que la prevalencia de la enfermedad crezca), la cifra ha pasado del 43% al 53% impulsada por los tratamientos personalizados y los diagnósticos precoces.

Una enfermedad marcada por la desigualdad

Ken Treloar 385255 Ken Treloar

Sin embargo, las diferencias entre países ricos y países pobres se están ensanchando. La supervivencia a los cinco años de un tumor cerebral infantil en Suecia está en el 80% frente al 29% de Brasil; la del cáncer de mama en EEUU está por encima del 90% frente al 66% de la India; y la de la leucemia lindoblástica en Finlandia está en el 95% frente al 49,8% de Ecuador. Es una constante.

Esas son las conclusiones del Concord-3, el estudio global más grande nunca realizado, que utiliza datos de más de 37 millones de pacientes en 71 países para analizar los 18 tipos de cánceres más comunes (que representan el 75% de todos los cánceres diagnosticados). La comunidad científica estaba expectante porque es realmente difícil recabar datos de tantos países y regiones.

Los resultados son agridulces: por un lado, la supervivencia no deja de crecer incluso en los cánceres más complicados como los de hígado, páncreas y lengua (con mejoras generalizadas por encima del 5% en muy poco tiempo). Por el otro lado, el crecimiento de la supervivencia se concentra sobre todo entre pacientes ricos.

Porque las diferencias de supervivencia no solo se dan entre países, sino también dentro de ellos. Esto evidencia no solo una insuficiencia de fondos, problemas de gobernabilidad y déficits clínicos, sino también una profunda brecha socioeconómica.

Los autores del estudio hablan de "oncoplutocracia"; es decir, un dinámica social y sanitaria por la que los grandes esfuerzos de investigación y desarrollo clínico acaban beneficiando solo a los pacientes ricos. Richard Sullivan, coautor del estudio, se mostraba muy duro en The Lancet: “la oncoplutocracia [...] debe deternerse”. Éste será uno de los retos clave de los próximos años.

Imágenes | Liz West

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos