Compartir
Publicidad

Esta fibra artificial aspira a ser un canal de comunicación con el cerebro

Esta fibra artificial aspira a ser un canal de comunicación con el cerebro
2 Comentarios
Publicidad

Cuando se trata de realizar un estudio del cerebro, habitualmente en las pruebas se realiza una sola medición al mismo tiempo mediante sondas de función única. La complejidad de las conexiones y señales que se dan al mismo tiempo en esta parte del cuerpo humano hasta ahora no permite que la ciencia pueda interaccionar de una manera más compleja en los mayoría de los casos.

Pero en el MIT están desarrollando una nueva fibra artificial, flexible y no más gruesa que el cabello humano, que permite enviar y recibir señales e incluso medicamentos directamente al cerebro de forma simultánea. Esa fibra se puede colorar como un implante que, por la naturaleza del polímero usado, es menos proclive a que sea rechazado por nuestro cuerpo.

Este avance es obra del equipo de 11 personas liderada por Polina Anikeeva en el MIT. Su sistema toma la idea del funcionamiento de las fibras ópticas de los sistemas de telecomunicaciones.

En su nueva fibra artificial hay capacidad para integrar diferentes canales, tanto de entrada como de salida, y permitiría la lectura del efecto de un fármaco o la estimulación de una zona del cerebro en tiempo real con luz, al tiempo que puede medirse la respuesta con el mismo implante. Incluso se podrían enviar fármacos al cerebro de forma directa y comprobar la reacción de esa zona del cerebro.

Si este abanico de fibras, que pueden personalizarse en grosor y canales dependiendo del uso que le quiera dar, se demuestra funcional en implantes, el estudio o creación de un completo mapa del cerebro y su funcionamiento en determinadas circunstancias estaría más cerca.

Más información | MIT News.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio