"Está claro que hay un vínculo con la vacuna": un responsable de la EMA confirma el vínculo entre AstraZeneca y los trombos en vísperas de un nuevo informe europeo

"Está claro que hay un vínculo con la vacuna": un responsable de la EMA confirma el vínculo entre AstraZeneca y los trombos en vísperas de un nuevo informe europeo
94 comentarios

"Ahora podemos decirlo, está claro que hay un vínculo con la vacuna. Qué provoca esta reacción, sin embargo, aún no lo sabemos (…) En resumen, en las próximas horas diremos que existe un vínculo, pero aún tenemos que entender cómo sucede". Esta mañana, Marco Cavaleri, jefe de estrategia de vacunas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), daba estas declaraciones en una entrevista en el diario italiano Il Messaggero.

Recordemos que hace tan solo un par de semanas, el organismo que él mismo coordina se reafirmaba en que no parecía existir ninguna relación entre la vacuna de AstraZeneca y los casos de trombosis que habían paralizado las vacunaciones en buena parte del territorio europeo.

¿En qué situación queda la vacuna? ¿Cómo nos afecta?

A lo largo de la semana, el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) de la EMA tiene programada una serie de reuniones para seguir monitoreando y evaluando la seguridad del inyectable. Por ello, tras las declaraciones de Cavaleri, se espera la publicación de informe actualizado sobre la seguridad de AstraZeneca. No obstante, en la misma entrevista el responsable europeo ya adelanta que los "riesgos no superan a los beneficios", la conexión es rarísima y, presumiblemente, las recomendaciones de uso serán muy parecidas.

Desde los primeros días de la crisis, un buen número grupos de investigadores plantearon que podrían existir varios mecanismos que causaran el problema. Eso sí, pese a la guerra de titulares, a juicio de Cavaleri ninguno de esos mecanismos ha conseguido aún demostrarse como el vínculo entre la vacuna y el problema. No obstante, la EMA sigue investigando la situación y los datos que han ido apareciendo pueden obligar a las autoridades sanitarias a tomar medidas en el asunto.

Porque, aunque no cambien las recomendaciones generales y las vacunaciones no se frenen (o se reactiven donde están paradas), lo cierto es que los protocolos sí deben cambiar para tratar de identificar todos los casos posibles y tratarlos si es necesario. Poco a poco, el rompecabezas de AztraZeneca llega a su fin, pero no cabe duda de que pasará a los anales de la historia como un caso paradigmático de cómo no encarar una gestión de este tipo.

Imagen | GenCat

Temas
Inicio