Compartir
Publicidad
Publicidad
De enfermedad controlada a epidemia en expansión: el caso del sarampión en Italia
Medicina y Salud

De enfermedad controlada a epidemia en expansión: el caso del sarampión en Italia

Publicidad
Publicidad

Para muchos de nosotros, pasar una semana en cama con sarampión es algo propio de las películas o de las historias que nos contaron nuestros padres o abuelos. Aunque sigue siendo una enfermedad grave en muchos países en vías de desarrollo, las campañas de vacunación contra la triple vírica dentro de los sistemas públicos de salud han reducido su incidencia y su gravedad de forma drástica en los países desarrollados.

Por eso son especialmente preocupantes las noticias que llegan desde Italia, donde en los últimos meses los casos han empezado a aumentar hasta alcanzar cifras alarmantes: 4.400 casos entre enero y agosto de 2017, tres de ellos con resultado de muerte para el paciente y dos de encefalitis. El 88% de los afectados no había sido vacunado. El 7% son trabajadores del sector sanitario.

¿Qué ha pasado exactamente?

Hace un par de años, Italia era una de las regiones en las que la erradicación del sarampión y otras enfermedades infecciosas parecía estar más cerca gracias a la sistematización de las vacunas. Sin embargo, en un informe de la OMS de octubre de 2016 sobre el tema, seguía siendo uno de los territorios con transmisión endémica de la enfermedad. El objetivo, aunque a la vista, seguía sin alcanzarse.

casos-sarampion-italia Casos de sarampión en Italia de 2013 a 2017

En enero de este año, la situación comenzó a descontrolarse. El Ministerio de Sanidad italiano alertó de un aumento en los casos de contagio respecto a meses anteriores. Las cifras no han parado de aumentar desde entonces, con 4.477 casos en total. Mayo de 2017 fue el peor mes hasta ahora: 900 personas contrajeron el sarampión ese mes.

El brote ha afectado a 20 de las 21 provincias que componen Italia, aunque el 90% (4.015) de los casos se concentran en solo 7 de ellas. La región del Lazio, en el centro de Italia, es la que más casos ha sufrido: unos 270 hasta finales de agosto, cuando datan las últimas cifras oficiales.

¿Y las vacunas?

De los 4.477 pacientes afectados, se conoce el estado de vacunación de 4.182, lo que supone el 93,4%, y de ellos, 3.691 no estaban vacunados. Eso supone un alarmante 88,3%, y explica por qué la enfermedad de está expandiendo a esa velocidad.

La OMS recomienda una tasa de vacunación mínima de la población de un 95% para bloquear y detener una epidemia. Las tasas altas de vacunación protegen así también a aquellas personas que por problema de salud (inmunodeprimidas) o por edad (los bebés muy pequeños) no pueden inmunizarse. Es lo que se llama el efecto rebaño o inmunidad de grupo.

En Italia, las cifras oficiales de vacunación no solo no alcanzan las recomendaciones de la OMS, sino que además van en descenso: del 88% en 2013 bajaron al 86% en 2014 y al 85,3% en 2015. Un campo perfectamente abonado para la expansión del sarampión.

¿Por qué cae la vacunación en Italia?

Es difícil señalar una causa única a la caída de la vacunación en los países desarrollados. En Italia ha sido señalado como culpable el movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo, surgido como respuesta al sistema tradicional político tras el equivalente a su 15M.

En 2015, este movimiento propuso una ley contra la vacunación a causa de "la relación entre las vacunas y enfermedades específicas como la leucemia, el envenenamiento, las inflamaciones, la inmunodepresión, las mutaciones genéticas hereditarias, el cáncer, el autismo y las alergias".

Beppe-grillo-italia Beppe Grillo, líder del movimiento Cinco Estrellas italiano (fuente: Wikipedia)

Ese mismo año, en su blog, Grillo escribió que "la vacunas han jugado un papel fundamental en la erradicación de enfermedades terribles como la polio, la difteria o la hepatitis. Sin embargo, conllevan un riesgo asociado en forma de efectos secundarios que normalmente son temporales y leves pero que en algunos casos pueden ser tan severos como contraer la misma enfermedad de la que te estás intentando inmunizar".

El movimiento antivacunas, en general, mezcla en su argumentario los supuestos efectos secundarios más graves (algunos falsos y otros reales pero muy, muy raros) con ataques a la industria farmacéutica y la desconfianza hacia el sistema médico en general y con la apelación de la libertad de los padres para decidir sobre la salud de sus hijos y, llegado el caso, rebelarse contra la vacunación.

¿Es el único motivo?

Las cosas nunca son tan simples. De hecho, según un informe la principal causa de esta epidemia son los grupos de población que fueron vacunados de forma irregular en las últimas décadas: las implementación de las vacunas sistemáticas tardó varios años en arrancar después de su introducción en el país en 1976, y eso ha generado grandes grupos de adolescentes y adultos jóvenes vacunados solo en parte (la vacuna de la triple vírica se administra en varias dosis).

En 2011 se puso en marcha un plan nacional de erradicación del sarampión en Italia, con un llamamiento para que los niños mayores de 2 años y todos los grupos de población susceptibles de necesitarlo acudiesen a completar su vacunación, pero su implementación fue escasa y muchos no lo hicieron.

vacuna-niño-sarampion

Dependiendo de la zona, se añaden además factores logísticos y de desconexión entre la población y las instituciones médicas oficiales. Esto, además de en algunas regiones de Italia, está siendo un factor importante en la expansión de la epidemia en otras regiones de Europa, como por ejemplo Rumanía, que vive la peor epidemia de sarampión en las últimas décadas con más de 30 fallecidos hasta la fecha.

¿Qué están haciendo las autoridades?

Para hacer frente al problema se ha modificado la legislación sobre vacunación en Italia. Para empezar, a partir de marzo de 2018 será necesario presentar la cartilla de vacunación completada para inscribir a los niños en las guarderías o escuelas infantiles. Así se evitará el contagio entre ellos y se refozará el efecto rebaño.

Además, se están pidiendo mejores medidas sanitarias para prevenir las infecciones en el personal médico, como por ejemplo hacer obligatorias vacunas específicas y medidas contra bacterias hospitalarias que favorecen el contagio, así como acelerar y mejorar los protocolos de aislamiento de estos profesionales para proteger tanto su salud como la de sus pacientes.

Imágenes | iStock
En Xataka | "Se puede culpar a una vacuna de causar una enfermedad sin evidencias científicas": Polémica decisión de la Justicia europea

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos