COVID-22: volvemos a tener miles de contagios a nuestro alrededor pero ya nos da exactamente igual

COVID-22: volvemos a tener miles de contagios a nuestro alrededor pero ya nos da exactamente igual
86 Comentarios

“El coronavirus actual es muy distinto al original, es una enfermedad diferente, de modo que podemos comenzar a hablar ya de covid-22”. Son palabras de Antonio Zapatero, el director general del Servicio Madrileño de Salud, y la rarísima explosión de casos de los últimos días parecen darle la razón.

Pero solo lo parecen: justo cuando creíamos que el coronavirus era cosa del pasado, ha vuelto. Renovado, sí; pero con el mismo potencial de ponerlo todo patas arriba. Un potencial que todo parece indicar que vamos a volver a dar por superado.

¿Un virus distinto?. La expresión de Zapatero solo se puede entender desde un punto de vista de comunicación sanitaria. Una comunicación sanitaria no muy bien calibrada, por otro lado. Aunque las nuevas variantes (sobre todo, BA.4 y BA.5) ya son mayoritarias en España, el virus es el mismo. No hay virus nuevo. Ni siquiera hay un virus sustancialmente distinto del anterior. Evidentemente, el virus muta (y muta mucho), pero centrarnos en las variantes es desenfocar el problema.

Porque el hecho de que veamos cosas distintas (es decir, que la evolución de la ola actual sea radicalmente distinta a las anteriores) es una consecuencia natural de las nuevas variantes, sí; al fin y al cabo, están demostrando ser muy contagiosas. Pero, sobre todo, de la evolución de nuestra relación inmunitaria con el virus. Por tanto, más allá del dudoso reclamo periodístico, no tiene sentido hablar de otra enfermedad.

Entonces, ¿por qué ha cambiado? Como decía, y en esto merece la pena hacer hincapié, no es tanto porque se trate de "una enfermedad causada por un virus distinto", sino porque la combinación de nuevas variantes y el enorme muro inmunitario ha hecho que, aunque “la transmisión de la enfermedad en estos momentos es muy alta", lo que nos encontremos en las puertas de urgencias sea algo distinto: básicamente, “en estos momentos, [el COVID] afecta sobre todo a pacientes crónicos o con patologías previas, porque agudiza la enfermedad, al igual que lo hace la gripe”,

Esto significa también que el número de asintomáticos y enfermos breves es altísimo. La enfermedad, progresivamente, se está centrando en los más vulnerables. Y no porque antes no fuera así, sino porque a medida que los niveles de vacunación crecieron y la inmunidad natural se asentó en la población, los colectivos vulnerables están cada vez más definidos. La referencia a la gripe no es causal, de hecho; el guion que está siguiendo el SARS-CoV-2 es muy parecido al de la gripe: se ha gripalizado.

¿Cuáles son las consecuencias? ¿Qué podemos esperar? Esa es la gran pregunta. A medida que los casos crecen y que muchas instituciones empiezan a requerir, de nuevo, la mascarilla o algunas regiones reactivan cosas como la "autobaja", los medios se llenan de imágenes de multitudes (las fiestas del orgullo, los sanfermines, la temporada de conciertos y festivales) y estadísticas que muestran el crecimiento de casos. La percepción generalizada es que el virus está desbocado; la preocupación social es casi cero.

De hecho, esta escasa preocupación se puede apreciar con el poco entusiasmo que está generando los recurrentes anuncios de la siguiente dosis. Como ocurre con otros grandes programas de vacunación, una vez que desaparece la urgencia social, las tasas de inmunización se desploman.

"Un verano normal". Y es que los problemas de sobresaturación que vemos actualmente se deben más al problema sistémico (la disminución de recursos sanitarios en verano) que se suma al cansancio del sistema tras estos años de pandemia. No estamos cerca de los peores momentos de la crisis sanitaria y, aunque desde un punto de vista epidemiológico sería interesante introducir medidas, no parece que la sociedad pueda asumir ese coste (más aún, en un entorno de guerra e inflación como el actual).

Imagen: Yoaz Aziv

Super ofertas disponibles hoy

Fire TV Stick con mando por voz Alexa

Fire TV Stick con mando por voz Alexa (incluye controles del TV), dispositivo de streaming HD

Repetidor Xiaomi Mi WiFi Range Extender Pro

Xiaomi repetidor MI WiFi Range Extender Pro*300mbps Repetidor*hasta 64 dispositivos*Dos potentes antenas externas*Plug and play

Bomba de aire portátil Xiaomi 1S

Xiaomi Bomba de Aire Portátil 1S, Compresor de Batería Digital Portátil con Sensor de Presión para Scooters, Motocicletas, Bicicletas, Automóviles, Pelotas

Temas
Inicio