Publicidad

Un científico de NVIDIA desarrolla un respirador artificial 'open source' que se construye en minutos con piezas ya existentes

Un científico de NVIDIA desarrolla un respirador artificial 'open source' que se construye en minutos con piezas ya existentes
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los respiradores artificiales son uno de los productos mas demandados por hospitales en pleno COVID-19. La demanda de estos aparatos se ha incrementando de una forma increíble y muchas empresas de sectores como el automóvil o electrónica han reenfocado su fabricación temporalmente para satisfacer esta demanda. Un responsable de NVIDIA ha tenido una idea algo distinta: un respirador artificial de código abierto, barato y que se pueda montar rápidamente al usar piezas ya fabricadas.

Así es como ha surgido OP-Vent, presentado en los últimos días por Bill Dally, científico jefe de NVIDIA. Indica que lo desarrolló en unas pocas semanas y ahora ha pedido la aprobación de emergencia de la FDA (autoridad encargada de regular dispositivos médicos, entre otras cosas, en Estados Unidos).

Bill Dally Bill Dally construyendo el repirador artificial OP-Vent. Vía NVIDIA.

Por 400 dólares y montado en 5 minutos

En un vídeo publicado explica que el respirador artificial es capaz de medir con precisión el flujo y la presión del aire que envía, tras haberlo probado con éxito en un simulador de pulmón. Al ser de código abierto todo su diseño, código e instrucciones están disponibles de forma gratuita para quien quiera montarlo.

Según indica, para el desarrollo del respirador artificial se centró en los dos componentes esenciales y que se encuentran disponibles fácilmente: una válvula solenoide proporcional y un microcontrolador. Asegura que el respirador artificial se puede montar en minutos, para ello se fija sobre un panel fijo y se ensambla todo en un maletin de transporte. Comenta que es posible montarlo en cinco minutos teniendo las piezas a mano.

En cuanto a precios se refiere, Bill Dally explica que él construyó el modelo por unos 400 dólares, que se podría reducir a unos 300 dólares si se fabrica en serie y hasta 100 dólares si se utilizan piezas impresas en 3D. Para poner estos precios en contexto, un respirador artificial tradicional puede costar más de 15.000 euros.

El proyecto es más que bienvenido y seguramente sea de ayuda si finalmente es aprobado por la FDA. Parte de dos ventajas importantes: barato y rápido de fabricar. No obstante con el paso de las semanas se está demostrando que al final los respiradores artificiales no son tan efectivos como parecían. Recientemente por ejemplo Dyson indicó que los respiradores artificiales que estaban desarrollando para el gobierno de Reino Unido ya no hacían falta.

Vía | NVIDIA
Más información | OP-Vent

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios