China detecta el primer caso confirmado de la gripe aviar H10N3 en humanos: un caso controlado, pero un problema cada vez mayor

China detecta el primer caso confirmado de la gripe aviar H10N3 en humanos: un caso controlado, pero un problema cada vez mayor
51 comentarios

Un paciente de 41 años de la provincia de Juiangsu, al noroeste de Shangai, se ha convertido en el primer caso confirmado de la cepa de gripe aviar H10N3 en humanos, según ha anunciado el Gobierno de Pekín este martes. Fue hospitalizado el 28 de abril y, por lo que sabemos, fue dado de alta cuatro días después sin que la enfermedad se complicase.

“La infección es una transmisión accidental entre especies", explicaba la Comisión Nacional de Salud. Por lo que, “el riesgo de transmisión a gran escala es bajo". Y, hasta donde sabemos sobre este tipo de cepas, es cierto. No obstante, no deja de ser curioso que este salto a los humanos ocurra pocos meses después de que Rusia detectara el también primer caso de la cepa H5N8 en humanos. ¿Qué está pasando este año con la gripe aviar?

Un vistazo a…
MENOS de 100 DÍAS para la INMUNIDAD DE GRUPO: Hacia un FUTURO sin PANDEMIA

A priori, una cepa poco problemática

Influenza Subtypes Pngversion

Por ahora, sabemos poco más del caso chino de H10N3 y, si todo evoluciona de forma normal, no tendremos demasiada información extra. Fundamentalmente, porque a diferencia de la N5H8 (que está expandida por todo el mundo y en fechas tan recientes como 2017 obligó a sacrificar a 800.000 aves en Francia para tratar de controlar la transmisión de la enfermedad) no es una cepa que esté muy extendida.

En los últimos 40 años solo se han identificado 160 casos en todo el mundo. En su mayor parte en aves salvajes de Asia y algunas zonas de Norteamérica. Hasta la fecha no se ha identificado ningún caso en pollos, por ejemplo. Es evidente que será necesario analizar molecularmente el virus y estudiar su posible impacto a largo plazo, pero estamos ante una amenaza muy controlada.

Esto contrasta con las medidas que se tomaron en el caso ruso, cuando el Rospotrebnadzor (la agencia sanitaria rusa) hizo un llamamiento internacional para empezar a diseñar tests rápidos y kits de PCRs para diagnosticar la cepa H5N8 y arrancar el desarrollo de "vacunas molde" sobre las que poder trabajar en caso de que un brote se vuelva pandémico.

En un contexto como el actual, con la pandemia de COVID-19 aún en activo, es lógico que estas noticias llamen la atención de todos. No obstante, no debemos olvidar que la gripe es un virus camaleónico y que existe una inmensa cantidad de cepas en circulación. Muchas de ellas no afectan a los seres humanos, pero saltan a nuestra especie con relativa frecuencia sin generar mayores problemas. Este parece el caso.

No siempre lo va a ser. Como bien sabemos, desde los años ochenta del siglo pasado los brotes epidémicos no han hecho sino crecer espoleados por el cambio climático, la globalización, los cambios demográficos, el desarrollo tecnológico y la presión evolutiva. El SARS-CoV-2 es un buen ejemplo. La buena noticia es que pese a ser poco preocupante, los sistemas de control epidemiológico han conseguido identificarla.

Imagen | Hao Rui

Temas
Inicio