Hacienda tiene geolocalizados a los contribuyentes a través del móvil: por qué ahora es legal que nos espíen

Hacienda tiene geolocalizados a los contribuyentes a través del móvil: por qué ahora es legal que nos espíen
123 Comentarios

Hacienda ha comenzado a espiar la geolocalización de los móviles de los contribuyentes. Una técnica que puede parecer que atenta directamente contra nuestra privacidad, pero lo hacen de manera completamente legal, gracias a la aprobación de una reciente ley. A través del GPS, del WiFi o del Bluetooth, la Agencia Tributaria persigue la localización de los ciudadanos gracias a las empresas bajo la idea de luchar contra el fraude fiscal.

La tasa Google como excusa. Hacienda se ampara en la Ley del Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, aprobada en octubre de 2020 y que empezó a entrar en vigor a principios de 2021. Para la campaña de la Renta de este año, Hacienda ha estado siguiendo la geolocalización de los contribuyentes. La motivación es poder aplicar las conocidas como 'tasa Google' y 'tasa Tobin', un impuesto a las multinacionales tecnológicas que depende de los servicios que presten en España.

Para calcular cuántos impuestos deben aplicar a estas empresas, la ley establece que se podrán utilizar distintas tecnologías de geolocalización de los dispositivos de los clientes.

Lo que diga la IP del móvil. Más allá de las afectaciones a la privacidad, hay muchas dudas sobre el hecho que la IP del móvil sea representativa de la ubicación real del contribuyente. Como ocurre en materia de descargas, esta analogía presenta muchas dudas a nivel legal.

Según describe la ley: "se presumirá que un determinado dispositivo de un usuario se encuentra en el lugar que se determine conforme a la dirección IP del mismo, salvo que pueda concluirse que dicho lugar es otro diferente mediante la utilización de otros medios de prueba admisibles en derecho, en particular, la utilización de otros instrumentos de geolocalización".

El impuesto va hacia las grandes empresas, pero los espiados somos nosotros. La 'tasa Google' es un impuesto que grava al 3% de los ingresos obtenidos en España a todas aquellas multinacionales que facturen más de 750 millones de euros a nivel mundial o más de 3 millones de euros en España.

Hacienda recibe la geolocalización de las empresas. Estas empresas deberán especificar los procesos, métodos y algoritmos que emplean y deberán llevar un registro trimestral que tendrán que guardar y entregar a la Administración. Es decir, los usuarios somos geolocalizados por las empresas y Hacienda, pero no para pagar nuestros impuestos, sino para ser contabilizados.

Críticas por la utilización excesiva de información y su dudoso alcance. Desde la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) se ha criticado que el método es de difícil aplicación y supone un exceso de pérdida de privacidad para los contribuyentes. Según sus cálculos, el año pasado sirvió para interceptar operaciones por valor de 8.000 millones de euros en más de 200 plataformas digitales. Una cantidad que puede parecer elevada, pero es muy corta teniendo en cuenta el mercado de las grandes empresas tecnológicas en España.

¿Cualquier método vale? Hacienda quiere vigilar de cerca nuestros movimientos financieros. Sea para perseguir operaciones con criptodivisas o para ver si esa foto que hemos publicado en Instagram se corresponde con un posible fraude. A la larga lista de métodos digitales y tecnológicas que utiliza Hacienda, ahora también se añade la geolocalización trimestral que recibe de las empresas que deben pagar la tasa Google.

Imagen: Commons

Super ofertas disponibles hoy

Fire TV Stick con mando por voz Alexa

Repetidor Xiaomi Mi WiFi Range Extender Pro

Bomba de aire portátil Xiaomi 1S

Temas
Inicio