Compartir
Publicidad

Esta calabaza estaba extinta, pero ha vuelto a la vida gracias a semillas de hace 800 años

Esta calabaza estaba extinta, pero ha vuelto a la vida gracias a semillas de hace 800 años
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La historia de la calabaza cucurbita maxima parece sacada de una novela. Lleva siglos extinta, pero en 2008 se lograron rescatar sus semillas en unas vasijas encontradas en la reserva india de Menominee. Las pruebas de carbono dijeron que las semillas tenían 850 años de antigüedad, razón por la que también se bautizó a esta variedad como Gete Okosomin, que en idioma Anishinaabe quiere decir "vieja gran calabaza".

Desde entonces, unos estudiantes de la Universidad Canadiense de Menominee han sido uno de los grupos elegidos para cultivar cuidadosamente esta centenaria variedad con muy buenos resultados. Tanto es así que esta calabaza no sólo ha vuelto a la vida, sino que ya ha empezado a ser cosechada por varios granjeros en Canadá y Estados Unidos.

Recuperando un pedacito de historia

Cuando la calabaza fue encontrada en el 2008 se le entregaron las semillas a Winona LaDuke, fundadora del White Earth Land Recovery Project, y defensora de los alimentos utilizados por los nativos. Fue ella la que le dio a la calabaza su nombre en el idioma de los Anishinaabe, y una de las que ha colaborado activamente en su recuperación.

Las semillas han sido cultivadas de manera tradicional, y sus vides han alcanzado los siete metros, y cada una de ellas ha producido unos ejemplares que han llegado a medir casi un metro y a pesar cerca de 8 kilos. Los chicos de Seed Keeping, que también la han cosechado, describen su sabor como delicioso, con toques de melón, una excelente textura, y abundante carne.

Se había extinguido en el año 1.800

Los estudios indican que la calabaza desapareció cerca del año 1.800. Dejaron de ser cultivadas cuando los colonos europeos empezaron a conquistar los territorios de las tribus indias Anishinaabe, obligándoles a emigrar a las reservas.

Brian Etkin, coordinador del jardín de aprendizaje de la universidad le ha dicho a los medios como que las semillas fueron encontradas en un recipiente del tamaño de una pelota de tenis, y que ahora están plantándolas para generar más semillas con la intención de volver a poner esta variedad en las mesas de los descendientes de la tribu de la que son representativas.

Vía | Slash Gear
Imágenes | Seed Keeping
En Xataka | Así se reconstruye la cara de un ancestro humano extinguido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio