Publicidad

El sueño lúcido es cuestión de estimular el cerebro

El sueño lúcido es cuestión de estimular el cerebro
42 comentarios

Publicidad

El estudio de los sueños lúcidos se remonta a los tiempos de Aristóteles y desde entonces muchos han investigado alrededor de ellos. No todo el mundo los tiene pero la sensación de vivirlos, dicen, resulta increíble: controlar lo que ocurre, elegir los elementos… Quienes no los han tenido les encantaría probarlo al menos una vez.

Hay métodos que dicen que funcionan para provocar los sueños lúcidos pero un equipo de psicólogos de la universidad J.W Goethe, Frankfurt, dicen haber desarrollado una técnica para que cualquier persona que no es capaz de soñar de esta forma pueda hacerlo.

Sueños lúcidos, resultados discutibles

¿Cómo dicen haberlo conseguido? Aplicando ligeras corrientes eléctricas en la cabellera que posteriormente llegan al cerebro. ¿Por qué se hace esto? Muy sencillo: una serie de investigaciones previas asocian el fenómeno de los sueños lúcidos con la actividad eléctrica de rango bajo (unos 40 Hz).

Con este método, lo que se pretende es estimular el cerebro provocando corrientes eléctricas de este tipo para provocar este tipo de sueños. El escepticismo alrededor de esta investigación es inevitable porque no son los primeros en experimentar con corrientes eléctricas para conseguir estos resultados sin éxito.

Sin embargo, los resultados del estudio concluyen que de 27 voluntarios todos ellos han tenido sueños de este tipo en las cuatro noches a los que se les ha sometido a pruebas. En una frecuencias de 40 Hz los resultados son buenos y en 25 se llegaba a mejorar la inmersión.

A pesar de que el estudio arroja resultados interesantes, hay que tener en cuenta que las valoraciones de los voluntarios se hacen sobre una encuesta de valoración del 1 al 5. Algo completamente subjetivo y que no tiene necesariamente que reflejar la realidad del experimento.

Eso sí, los datos de estimulación que arrojan son más elevados que a los de otros estudios. Todavía es pronto para sacar conclusiones ya que habría que replicarlo varias veces para comprobar que el método no funciona. Aún así, resulta difícil no soñar, nunca mejor dicho, con una herramienta capaz de inducirnos sueños de este tipo.

Vía | Wired

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios