El primer "huevo duro vegano" empieza a venderse en Europa: costará un euro y, según los medios suizos, su sabor es "increíblemente similar al huevo original"

El primer "huevo duro vegano" empieza a venderse en Europa: costará un euro y, según los medios suizos, su sabor es "increíblemente similar al huevo original"
194 comentarios

Migros, la mayor cadena de supermercado de Suiza, acaba de lanzar un huevo duro vegano que estará disponible en sus tiendas de Zúrich, Basilea, Lucerna y Ginebra este noviembre a 4,40 (4,15 euros) francos suizos el paquete de cuatro. No es solo una curiosidad gastronómica más. Mientras la opinión pública se centra en la carne de mentira y en las "hamburguesas" sangrantes, decenas de compañías de todo el mundo están inmersas en una carrera a contrarreloj por encontrar el "santísimo grial" de las proteínas alternativas: el huevo duro de mentira.

Y es que, aunque la carne falsa tiene más detractores y genera más suspicacias, los estudios de mercado llevan bastante tiempo señalando que el huevo duro vegano puede convertirse en un elemento central de la revolución gastronómica que viene. No exclusivamente porque hasta un 30% de los consumidores afirma que sería probable o extremadamente probable que se pasaran a estos huevos si pudieran, es que un producto así simplificaría de forma brutal cientos de procesos en hostelería.

El huevo de oro (100% plant-based)

Los tejanos de Crafty Counter parecían hasta ahora los mejor situados en la carrera y sus Wundereggs debían estar distribuyéndose en los supermercados de EEUU antes de acabe el año. Sin embargo, a día de hoy aún no están en el mercado. La otra gran competidora era la singapurense OsomeFood y su propuesta de 'huevos falsos' confeccionados con micoproteínas [de hongos]. En este caso, el producto tampoco ha acabado de arrancar.

De esta manera, Migros no solo se une a la carrera por el negocio de los huevos duros veganos, sino que parece que lo lidera a nivel mundial. El gigante suizo lleva mucho invertido en el mundo de las proteínas alternativas y su centro de investigación en agricultura celular de Zúrich ha pasado a convertirse en un lugar de referencia (pese a su política de bajo perfil que contrasta con la estrategia de otras start-ups del sector).

Además las sensaciones son buenas y, según recogen medios como El Periódico de Aragón, tienen un sabor "increíblemente similar al huevo original". Evidentemente, hay muchas dudas no solo en cuanto al sabor, sino en cuanto a la textura y la versatilidad del producto. En principio, Migros tiene establecimientos en Francia y Alemania por lo que se espera que el producto llegue pronto a la Unión Europea. No sabemos cuando, pero estaremos a la expectativa.

Imagen | Migros

Temas
Inicio