Compartir
Publicidad

De cuando Microsoft revolucionó la enciclopedia, y cómo Encarta reinó hasta la llegada de Wikipedia

De cuando Microsoft revolucionó la enciclopedia, y cómo Encarta reinó hasta la llegada de Wikipedia
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En 1989 la Enciclopedia Compton's consiguió lo que parecía imposible: meter la toda la información de sus 26 volúmenes en un minúsculo CD-ROM. Había nacido la primera enciclopedia multimedia. Ese mismo año, una cada vez más poderosa Microsoft fundó su división multimedia, y decidió que también quería su propia enciclopedia digital.

Ya en 1987 la empresa de Bill Gates había presentado Bookshelf, una colección de obras de referencia que fue parte de su campaña para promover el CD-ROM. Pero querían algo más, y dos años después empezaron a trabajar en el denominado Project Gandalf. Este proyecto acabó convirtiéndose en la Enciclopedia Encarta, que reinó en los ordenadores personales hasta que murió en el 2009 tras caer en el olvido a causa de la Wikipedia.

Los primeros pasos de Project Gandalf no fueron fáciles. Microsoft primero intentó negociar una licencia con el líder de mercado histórico, Enciclopædia Britannica. Sin embargo, Britannica le dijo NO a Microsoft, ya que no parecían interesados en digitalizar el contenido de una enciclopedia que estaban vendiendo con un precio de entre 1.500 y 2.200 dólares. Había fallado el plan A, y llegaba la hora de buscar una alternativa.

Cambiando las normas de la enciclopedia

Britannica

Tras la negativa de Britannica, Microsoft buscó otra estrategia a la hora de crear su enciclopedia. Primero licenció de forma no exclusiva los contenidos de 'Funk-Wagnalls', que se vendía en supermercados, y luego compró las enciclopedias 'Collier’s' y 'New Merit Scholar'. Estos movimientos sólo fueron el primer paso, la base sobre la que empezar a construir Encarta.

La idea era sencilla. No podían competir con Britannica en términos de calidad, por lo que su equipo se concentró en desarrollar todo tipo de complementos no textuales para convertirla en un producto totalmente multimedia. Tenían equipos desarrollando ilustraciones y mapas, otro para las líneas temporales y atlas, y crearon capturas de 11.000 fotografías.

También tenían un equipo totalmente centrado en el audio, uno de los grandes retos, y que fue el responsable de incluir ocho horas de clips de sonido en los apenas 200 megas que tenían asignados para esa categoría. Era la época anterior a la irrupción del MP3, pero consiguieron meter incluso las grabaciones de 80.000 palabras pronunciadas, además de clips musicales e incluso los sonidos de los cantos de las diferentes aves.

Tras varios años de trabajo, la enciclopedia Encarta fue lanzada oficialmente el 22 de marzo de 1993 con alrededor de 22.000 artículos. Junto a todo su contenido multimedia también destacaba su potente buscador, en el que sólo con escribir una palabra ya te sugería diferentes resultados.

Esta se convirtió en una de las grandes ventajas frente a las engorrosas enciclopedias de toda la vida, donde primero tenías que buscar algo en el libro del índice y luego ir al tomo correspondiente y rezar porque la definición que buscases estuviese clara. Además, las enciclopedias en papel tampoco tenían todos esos vídeos, gráficos y sonidos que ofrecía la alternativa de Microsoft.

Sin embargo, el primer año de Microsoft Encarta tampoco fue fácil. Salió con un precio de 395 dólares, y seis meses después sólo había captado el 3% del mercado. Microsoft decidió tomar una medida drástica, y aquellas navidades bajó su precio hasta los 99 dólares. También empezó a buscar otros métodos para promocionarla, como llegar a acuerdos con fabricantes de ordenadores para incluirla en sus nuevos equipos.

Poco a poco y con cada nueva versión, Encarta fue creciendo en popularidad y calidad, y fue incorporando contenido y traduciéndose a diferentes idiomas. Llegó a España en marzo de 1997 a un precio de más de 100.000 pesetas. En el CD-ROM incluía información de diez millones de palabras, más de 7.000 fotos e ilustraciones, 30 vídeos en color, 80 animaciones, nueve horas y media de sonido, 427 mapas y el diccionario VOX.

Encarta acabó siendo una gran línea de negocio para Microsoft. Tanto que incluso acabó con la misma Britannica que inicialmente se negó a darles la licencia para su primera enciclopedia digital, y que debido a sus dificultades financieras se malvendió en 1996 muy por debajo de su precio de mercado pese a su gran popularidad. El círculo se había cerrado.

...y entonces llegó Wikipedia

En el año 2000, Microsoft decidió que había llegado la hora de modernizar Encarta y de lanzar una versión online. La estrategia que decidieron seguir fue la de crear una versión online gratuita con menos de la mitad del contenido, una especie de demo en la que si el usuario quería acceder a todo el contenido tendría que pagar la versión física, aunque más adelante ese mismo año también lanzaron una versión de pago descargable.

Sin embargo, en esta ocasión ya no competía con costosas alternativas sino todo lo contrario. El 15 de enero de 2001, Jimmy Wales y Larry Sanger lanzaron una nueva web a la que llamaron Wikipedia. Su idea era la de crear una enciclopedia colaborativa totalmente colaborativa, un recurso que en muy poco tiempo fue ganando rápidamente una gran popularidad, sobre todo cuando buscadores como Google empezaron a dominar internet... y a enlazar a sus artículos.

Microsoft intentó maniobrar primero bajando el precio de Encarta hasta los 30 dólares en su última época. Después intentó imitar la estrategia de Wikipedia abriendo Encarta a las colaboraciones de sus usuarios, aunque tampoco fue suficiente debido a un sistema de feedback en el que Microsoft imponía su supervisión a las colaboraciones, de manera que además de trabajar gratis los escritos de los colaboradores ni siquiera tenían seguro el publicarse.

Finalmente, en marzo del 2009 Microsoft tiró la toalla y anunció el abandono de Encarta para finales de ese mismo año. De la misma manera que los de Gates habían redefinido la enciclopedia para superar a Britannica, ahora era la suya la que sucumbía ante una nueva manera de hacer las cosas. Y así es como la Wikipedia salió ganando gracias a tener un control menos estricto y a ser siempre gratis desde el principio.

Imágenes | Anatoly Shashkin, Stewart Butterfield
En Xataka | 220.000 textos editados y 0 euros recibidos: mi vida como super editor de Wikipedia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos