Publicidad

Así nos descontaminaría el ejército en caso de catástrofe

Así nos descontaminaría el ejército en caso de catástrofe
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

"No tengas miedo" decía el misterioso alienígena saliendo tras los árboles del bosque. Antes de terminar la palabra miedo la única neurona de Homer Simpson ya estaba pensando en la huída más veloz sin dejar rastro. La contundencia de la palabra catástrofe relacionada con ejército y descontaminación convertirá a muchos en la versión wannabe de Usain Bolt.

En estos casos hay que recurrir al sabio consejo de las Spice Girls, que de wannabe sabían un rato: "si quieres ser mi amante, te tienes que llevar bien con mis colegas". Y esos colegas son españoles, especialistas en descontaminar y pioneros en el mundo. Nosotros hemos estado con ellos, con la Unidad Militar de Emergencia y nos hemos quedado alucinados con su tecnología de descontaminación que la tiene nadie. La Spice pija estaría tan feliz con ellos.

El pistolón de los Cazafantasmas

cazafantasmas

Yo veo un pistolón del quince y me enamoro. Luego soy el tío más pacífico pero la atracción de las armas es incontrolable. Así que tras ver un pistolón como el que podían llevar los Cazafantasmas me lanzo a la piscina y pregunto qué es eso: "es un material móvil para poder descontaminar todo lo relacionado con interiores". Todo correcto, que diría mi querida @Silvi_Ta. Tecnología móvil, pistolón metalizado, ejército y catástrofe. Aquí hay que saber más.

Somos una unidad a nivel militar prácticamente de nueva creación especializada en NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico)

"Este material lleva un grupo electrógeno que nos hace prácticamente autónomos porque, evidentemente, si estuviéramos dentro del edificio con problemas lo primero que se cortaría sería el suministro de electricidad y el agua. Con este material lo primero que haríamos sería gasificar la zona contaminada, lo pulverizaríamos. Lo que hacemos es controlar las partículas, descontaminando primero el techo y las paredes. Echamos agua con el descontaminante lo arrastramos y nos lo llevamos".

Tengo la suerte que al otro lado se encuentra el Sargento Primero de la Compañía de Descontaminación, Julio Amorós Jiménez, para facilitarme una información que al levantarme de la cama ese día ni me habría imaginado. Un hombre de buena formación en el discurso y en la comunicación. Especialista de los que infunden respeto al instante. En una catástrofe mejor estar en manos de alguien como él.

Tecnologia móvil UME
"El pistolón"

"Podemos encontrarnos con un caso como el que se dio hace poco con una alerta en el Metro de Madrid donde habían enviado un sobre y había hecho explosión. No sabíamos qué era el sobre. Al final la alerta quedó en nada", comenta el Sargento Amorós. Ante tal caso el grupo de prevención de riesgos tecnológicos de la Unidad Militar de Emergencia (UME) habría actuado si la alarma hubiese sido confirmada.

Pioneros en el mundo: palabra de la Unidad Militar de Emergencia

"Nosotros somos una unidad a nivel militar prácticamente de nueva creación. Aunque la UME se creó hace unos años luego surgió nuestra especialización con todo lo relacionado con lo que es NRBQ (Nuclear, Radiológico, Biológico y Químico)". Una unidad que en los pocos años en activo ha logrado convertirse en una de las más modernas del mundo. Hasta tal punto de afirmar que "no hay ningún país que tenga esta tecnología igual. Somos pioneros. El resto de países tienen todo más o menos separado pero nosotros lo tenemos unido y móvil".

Ejercito UME SICUR

Yo solo pasaba por SICUR, el Salón Internacional de la Seguridad, cuando de repente una furgoneta blanca enorme llama mi atención. Más bien su interior, convertida en un laboratorio andante donde Walter White podría descontaminarse en algunas de las liadas de Jesse Pinkman. A esto se sumaba el pistolón y que era de los pocos puestos donde no había ningún hombre con trajes de Emidio Tucci pidiendo venderte hasta el aíre que respiras. Vaya, el famoso caso de María del Monte con su "Yo iba de peregrina y me cogiste de la mano, / Me preguntaste el nombre, me subiste a caballo, / Fuimos contando las flores que salen nuevas en mayo, / Y me di cuenta enseguida que estabas enamorado". Así no hay quien se resista (aunque en verdad, la canción que sonaba en el stand era el 'I Gotta Feeling' de The Black Eyed Peas, ni punto de comparación).

No hay ningún país que tenga esta tecnología igual. Somos pioneros.

España. Ejército. Pioneros. Tecnología de descontaminación. Ni un telegrama más concreto podría tener tantos argumentos para que ciertos periódicos se marcasen un especial con sus mil portadas ensalzando el orgullo patrio. Espera que aún mejora: "ha habido otros muchos países", en palabras del sargento, "que se han interesado en ver lo que hemos hecho porque se han dado cuenta que es muy beneficioso. Francia mismo ha estado con nosotros para informarse". Premio gordo. Pioneros y como modelo para amigos de los tomates voladores. Una historia que lo tiene todo. Claro que no caigamos en lo fácil: "Esto no quiere decir que los franceses (u otros países) no estén preparados, pero sí que quieren hacerlo tan móvil. Sobre todo la unidad de descontaminación de personal es lo que no tienen".

El paso adelante de los españoles ha sido pedir juntar toda la tecnología que existía en el mercado en un "todo en uno y hacerlo móvil", como afirma el sargento. "Lo único que no existía es la estación de descontaminación de personal, se ha hecho a nuestro gusto". Un material que se ha adquirido este año.

La prudencia de un número uno que al final es más un detalle visible: "Yo no voy a poner la mano en el fuego", afirma el sargento, "porque el mundo es muy grande, pero según la empresa que fabrica esta tecnología en el resto de países no existe una unidad tan móvil y capacitada. Somos los primeros en hacerlo".

Descontaminación móvil, dígame

Los colegas llegan a casa por sorpresa, se monta la fiesta y sabes que solo hay un teléfono que te puede solucionar la movida: el restaurante chino amigo del barrio. Nunca fallan. Ahora cambiemos la diversión por la alarma. ¿En quién confiaría una empresa, un cuerpo de seguridad o una comunidad? En la UME.

Furgoneta UME atrás

De ahí surge el motivo de la inversión en esta tecnología: "el objetivo es estar prevenido ante cualquier catástrofe futura con una unidad móvil", argumenta el sargento.

Francia se ha interesado en ver lo que hemos hecho porque se han dado cuenta que es muy beneficioso.

"En España los bomberos y protección civil tienen algo de una tecnología similar". Pero ante el matón de la clase llama al primo de Zumosol: "Para pequeños casos ellos sí logran ocuparse de la amenaza. Nosotros actuaríamos cuando una unidad no puede atajar el problema con los medios que tiene, cuando la catástrofe es mayor."

Todo esto con un cuerpo de especialistas en NRBQ que puede llegar a tener entre 80 y 100 personas para toda España dentro de las 3.600 personas que componen la UME. Ahora, ellos nunca van solos: "siempre actuaríamos en conjunto con la guardia civil, protección civil, policía nacional u otros cuerpos. En cualquier caso de emergencia siempre vamos a trabajar en conjunto. Estos efectivos se pueden convertir en mil".

¿Y esto cómo funciona?

Por partes y con orden. Primero habrá que cerrar la fuga en el caso de haberla: "Hay una unidad de intervención que actuaría si tenemos un problema donde hay vertido" comenta el sargento. "Si hay una tubería de un vertido químico lo primero que tendríamos que hacer es cerrar ese grifo. Primero tendría que ir una sección de reconocimiento para saber de qué estamos hablando, con qué material estamos tratando para saber qué protección tendríamos que tener y a qué nos podemos enfrentar. Nosotros trabajaríamos todos juntos porque ellos no pueden trabajar sin tener una sección de descontaminación detrás. Entraría primero la sección de reconocimiento después intervendrían para eliminar esa fuga y después intervendríamos nosotros para descontaminar tanto la zona como personal".

Interior furgoneta UME

Una furgoneta impoluta en blanco no es una furgoneta cualquiera, es "el vehículo para una intervención más rápida, es una estación móvil de personal", informa el sargento. Con él logran hacer la primera intervención en la zona de catástrofe, descontaminando a 4 ó 5 personas, para después complementar la actuación con un contenedor de 20 pies que transportan en un camión el cual reúne en un mismo sitio toda la última tecnología sobre el tema. Una estación que tardan una hora en montarla y donde descontaminarían a 60 personas.

Con nuestra intervención más rápida podríamos descontaminar a 4 ó 5 personas, en la segunda a otras 60.

"El proceso sería primero pasar por los detectores para ver de qué tipo de contaminación estamos hablando", explica el sargento. "Una vez que ha entrado dentro hay un proceso donde se moja a la persona, se le puede echar un descontaminante, lo hace todo automático. Después se le aclara y sale por la zona limpia donde se le volvería a pasar otro detector para ver si esa persona está descontaminada o sigue contaminada. Si es así habría que volver a empezar este proceso. Esta es la reacción más rápida".

Duchas UME

Todo está calculado, hasta el mínimo detalle. Incluso tu móvil tiene salvación a la contaminación. Ellos tienen una pequeña cámara que parece un lavavajillas, ahí es donde se busca recuperar objetos como el móvil para al menos lograr así sacar los datos necesarios de este. Descontaminación en el acto ante tus ojos.

Podemos descontaminar hasta su móvil para que logres salvar los datos que necesites.

¿Cómo? "Es una cámara que trabaja por calor de infrarrojos y vacío. El vacío se emplea para que en la diferencia de presión no necesitemos tanto calor. Como en la montaña cuando la temperatura de ebullición son 10° al meterle menos presión, normalmente a los 70°, ya lo tendríamos hirviendo. En esta cámara le quitaríamos más presión todavía para no tener que meter más de entre 30 o 40° a muchos aparatos electrónicos".

"Para descontaminar el objeto se le hacen distintos procesos de calor y vacío hasta que sale descontaminado. Si se ha contaminado con algo biológico también se le puede echar un producto que lo lleva incorporado y es vaporizado, con el calor ese producto no estropea nada. Una vez finalizado el programa se le vuelve a pasar el detector se le manda al laboratorio que tenemos también móvil para que nos certifique que podemos entregárselo usted sin riesgos".

Detectores ume

La ropa, sobre todo la que visten los especialistas para volver a utilizarla, también puede pasar por estas lavadoras envidiables. Mediante distintos procesos de calor integrados los materiales porosos no sufren daños: "Esta cámara actúa, sobre todo, por calor y vaporización de agua. Es un vapor seco. Mediante inyecciones de vapor seco y mucho calor, en torno a los 75° ó 95°, después de varios procesos de meterle calor seco, todo este material también se descontamina".

Seguridad UME ejército

Aquí no acaba la historia: "Por otro lado tenemos la plataforma húmeda, también con los descontaminantes que tenemos, en función de si se trata de un descontaminante radiológico, biológico o químico. El radiológico hay que tener en cuenta que no se descontamina, igual que biológico sí que puedo, con el radiológico lo que se va hacer es arrastrar las partículas del equipo y meterlas mediante agua en contenedores cerrados para que todo ese agua contaminada se la puedan llevar para poder tratarla. Una vez que ya haya hecho esto lo meto en la cámara con un programa para los residuos radiológicos donde le van a meter vapor seco y una alta temperatura para secarlo. Luego lo saco por la zona limpia y el material estaría listo para poderse usar".

"Para descontaminar la zona tenemos otro contenedor con un sistema muy parecido pero ese sería ya para vehículos, tanto camiones como autobuses o vehículos ligeros".

Túneles de lavado moderno. Lo que cantaba Chucho:

Hoy vamos a renovarnos,
hoy vamos a confesarnos,
lavaremos nuestra alma en el túnel de lavado,

Y como algunos residuos: "nada cambia nunca, ni nadie, así que ahórrate trabajo y muérete ya, Fernando."

Piensa en empresas más que en atentados

En cuanto se oye hablar de catástrofes la inercia acaba por poner la palabra terrorismo en la mesa cuando al final el peligro más constante son las empresas. "Por supuesto que puede pasar un atentado, no estamos libres de ello, de hecho, por desgracia, lo tenemos muy reciente", comenta el sargento. "El fallo de una fábrica puede ser más habitual, nadie está exento de ello. Por mucha seguridad que tengan".

Somos un cuerpo de especialistas en NRBQ que tiene entre 80 y 100 personas.

"La ley en España implica a las fábricas con un peligro de este tipo a tener muchísima seguridad pero no se está libre. Una central nuclear siempre tiene un plan de emergencia y alrededor de ella siempre va a haber estaciones de descontaminación fijas. Si fallara cualquier cosa en este plan, que de por sí es muy fuerte, nosotros seríamos un apoyo crucial".

Cuando muera le diré que no está contaminado

Adiós a la ropa, en pelota picada, un paseito por la máquina y salgo como nuevo. Idílico. La realidad siempre es otra. "Nadie puede asegurarle que está descontaminado al 100%", afirma el sargento.

"Es muy relativo. Si es algo químico que le ha caído en el brazo yo le puedo certificar que lo he limpiado. Si es algo biológico sabe usted que eso no se lo va a certificar nadie hasta que no hayan pasado 20 años y haya tenido hijos saludables, no haya tenido cáncer u otras consecuencias. Por mi parte le haré el proceso una y veinte veces, le pasaré los detectores más avanzados del mercado para, primero, saber de qué viene contaminado, y segundo que cuando yo le diga se puede ir al estar descontaminado que el tanto por ciento de error sea lo menos posible".

Nadie puede asegurarle que está descontaminado al 100%

"Ahora mismo estamos usted y yo hablando y biológicamente no sabemos lo que tenemos" me comenta el sargento. Yo soy un hombre feliz al ignorar lo que tengo dentro; hipocondriaco, no gracias. Los hombres de Devo brillaban al tiempo que cantaban. La tecnología por tanto va a llegar a quedarse corta: "Es complicado que yo le pueda asegurar eso más allá del detector que le paso".

Al final con la contaminación la carrera es a largo plazo. "Usted tendrá que ir a un laboratorio, le tendrán que sacar una muestra de sangre y hacerle una serie de pruebas. Después de esto incluso seguirá sin saber de forma segura los resultados de una posible enfermedad que pueda salir dentro de un año o no manifestarse nunca. Con los años tendrá que seguir haciéndose pruebas y es posible que a los 90 años se pueda morir de viejo. Ahí es cuando le podré certificar que no está contaminado. Ahora mismo es muy difícil".

Sería un bonito epitafio: "Aquí yace un no contaminado con 333 pruebas hechas en 20 años. Gracias, doctor".

La suerte del no avance

Yo quiero bañarme en mares de radio
con nubes de estroncio cobalto y plutonio
yo quiero tener envolturas de plomo
y niños deformes montando en sus motos
desiertas ruinas con bellas piscinas.

Por ahora tenemos que esperar a que Aviador Dro cumplan su sueño. La tecnología de descontaminación aparece para intentar solucionar al máximo la contaminación sufrida pero no hay blancos o negros, más bien es una paleta de grises en un campo donde por suerte "no ha habido muchas circunstancias de probar", como comparte el sargento. "No tenemos los datos de error-acierto de que esta tecnología falla. Por eso está poco avanzada".

"La tecnología NRBQ está muy avanzada y al mismo tiempo poco avanzada en el campo de la descontaminación". Un ensayo-error de la ciencia que todos deseamos siga carente de resultados en la vida real.

Draper
Draper practicando cómo estar a salvo.

Desde la UME al final lo tienen claro: "Nosotros prevemos que si ocurre no tengamos que echarnos las manos a la cabeza, sin poder hacer nada. De esta manera tenemos la prevención por si sucede para que usted en cualquiera de los dos casos (tanto la seguridad previa de la fábrica como con la nuestra) esté en su casa tranquilo y a salvo". Y como en el sofá de casa en pocos sitios se está.

Fotos | Natxo Sobrado

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir