Compartir
Publicidad
La gente que está salvando la gaita, los verdiales y la jota en Internet
Fotografía y vídeo

La gente que está salvando la gaita, los verdiales y la jota en Internet

Publicidad
Publicidad

Además de los memes, vídeos de moda y streamings de videojuegos, YouTube también funciona como un gigantesco archivo etnográfico repleto de información super valiosa. A priori, Internet y la música tradicional podrían parecer dos elementos antagónicos, pero la realidad es que forman parte de un elemento básico de nuestra sociedad: la tradición oral.

YouTube y las redes sociales son vitales a la hora de preservar y ayudar a difundir este conocimiento, tanto para aprender a día de hoy a tocar música tradicional como para que futuras generaciones puedan acceder a estas obras.

Conocimiento de ida y vuelta

Erick Feles es un apasionado por la música tradicional gallega, pero su primer contacto con este folclore llegó al otro lado del Atlántico, en la 'Hermandad gallega de Valencia' en Venezuela.

30738474 1909813632397142 263088256076218368 N

Ahora vive en Galicia donde, curiosamente, tiene un canal de YouTube al que sube videotutoriales con los que enseña a tocar la gaita o el tambor. Erick cree que "YouTube ya forma parte de la tradición oral" y juega un papel importante a la hora de transmitir conocimiento:

"En la música tradicional es muy importante el cómo se toca. La posición de las manos sobre el violín o la gaita produce sonidos muy diferentes, y eso no se puede reflejar en una partitura".

Como curiosidad, afirma que un día subió una versión de una canción, interpretada de una manera muy personal. Tiempo después, en una fiesta, se puso a tocarla y una persona que no conocía de nada comenzó a acompañarle. Al terminar, le confesó que se la había aprendido gracias a su vídeo de YouTube.

Irónicamente, sus vídeos vuelven a cruzar de nuevo el charco, ya que muchas de las visitas de sus vídeos provienen de Estados Unidos y América Latina. Erick cree que plataformas como YouTube pueden ser suficientes a la hora de aprender a tocar música tradicional, aunque "no se puede suplir la figura del profesor".

¿Extinción o captura?

Los verdiales tienen su origen en la provincia de Málaga, siendo un fandango antiquísimo y campesino que no era bien recibido en la ciudad (traía recuerdos sobre la miseria del campo).

Jorge Dragón es un fotógrafo e investigador que ha publicado un libro sobre esta fiesta. Pese a su origen ancestral, él reconoce que "recolecta sobre los verdiales principalmente utilizando Internet".

Los Verdiales Fotografía: Jorge Dragón.

De todos modos, asegura que YouTube "es un medio" y cree que debemos ser cautos a la hora de consultar este tipo de contenido: "Ahora cualquiera puede divulgarlo, pero antes se escuchaba los que sabían".

Javier Guerrero, miembro del grupo folklórico D'Aragón, sabe lo importante que es recibir estos conocimientos de las personas adecuadas. Habla de bailadores de jota que tienen más de ochenta años, y que a su vez han aprendido de personas que dejaron de bailar hace más de un siglo.

Asegura que en su agrupación utilizan Internet también de manera interna, para repasar ciertos bailes/canciones y en ocasiones han aprendido piezas que han encontrado en la red: "al tener unos conocimientos, es más fácil integrar nuevos elementos".

Todos sus esfuerzos van dirigidos "a preservar" toda la tradición de su comunidad, y no les mueve ofrecer clases u obtener rentabilidad con su trabajo.

"La música tradicional siempre está al filo entre la extinción y la captura, transformándose en algo distinto".

Dragón, afirma que la música tradicional siempre está "al filo entre la extinción y la captura", criticando que ciertas adaptaciones de los verdiales ofrecen un "espectáculo penoso" y que se alejan de su verdadero origen.

Añade que no hay que olvidar que la música tradicional no deja de ser un elemento "popular", y eso significa que cambia con el tiempo. Internet puede servir para mantener toda esta sabiduría pero también es un vehículo que puede ayudar a que evolucione hacia otro lugar.

YouTube como extensión de las aulas

En Cataluña existe una asociación sin ánimo de lucro, creada por maestros de música, que busca sustituir la clásica flauta por el flabiol, un instrumento tradicional catalán que destaca por tener menor tamaño y se toca con una sola mano.

Gemma Balagué forma parte de 'El flabiol a l'escola' y asegura que comenzaron a subir vídeos a su canal de YouTube para que los niños pudieran seguir estudiando en casa por su cuenta.

Asegura que "la flauta está muy enquistada en la escuela" y sólo tiene "30 minutos a la semana" para dar clases. Gracias a los vídeos de YouTube los niños pueden aprender fuera de las aulas y seguir mejorando.

Al ser una herramienta que los niños ya utilizan para entretenerse en su día a día, que las clases particulares estén colgadas en YouTube hace que les sea un poco más atractivo a la hora de ensayar.

No es fácil encontrar lo que estás buscando

Xandre Outeiro forma parte de la directiva de la Asociación Cultural Trépia, proyecto que lleva desde el año 2008 "fortaleciendo la tradición cultural" que podemos encontrar en la provincia de Pontevedra.

Asegura que YouTube es una herramienta muy valiosa para que "los que estamos metidos en esto podamos documentarnos". Desgraciadamente, no siempre es fácil encontrar el material que se está buscando.

"Yo noto que la gente no etiqueta bien el contenido. Por ejemplo, encuentro un vídeo de la muiñeira de Malpica y esto no aparece ni en el nombre del vídeo. Tampoco añaden la fecha, el nombre o el lugar en el que fue grabado".

Xandre

Dragón coincide con Xandre en este aspecto, ya que en la mayor parte de los casos "son vídeos grabados con un teléfono móvil" y subidos sin hacer un trabajo de etiquetado.

A pesar de este handicap, Outeiro afirma que les han llegado ha pedir "un DVD desde Brasil, cuando no hemos publicado ningún DVD". Además, se sorprende que la mayor parte de las visitas vengan de fuera de Galicia, concretamente de Estados Unidos y varios países de América Latina.

Internet y, sobre todo, plataformas como YouTube ya forman parte de las herramientas que utiliza la música tradicional para su difusión, y conservación. Si siempre se transmitió de boca en boca, ahora también se puede hacer de perfil de YouTube a perfil de YouTube.

Dragón cree que, al igual que en cualquier otro ámbito, es posible aprender de esta manera: "el aprendizaje nace de una búsqueda". Añade que es "un buen punto de partida", pero es el "trabajo y el interés de una persona el que le llevará a un lugar u a otro".

Imagen Destacada | Jorge Dragón

En Xataka | 'Cómo dejamos de pagar por la música', la apasionante historia de la decadencia del CD musical

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio