Compartir
Publicidad

17 trucos fáciles para mejorar tus fotos sin mucho esfuerzo

17 trucos fáciles para mejorar tus fotos sin mucho esfuerzo
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para los que estrenéis cámaras gracias a las gangas o las rebajas y, en general, para todos aquellos que aprovechan las vacaciones para practicar un poco más de fotografía, aquí os dejamos una buena recopilación de consejos para mejorar sin mucho esfuerzo.

Dejamos los tutoriales y las guías extensas para cuando tengamos más tiempo, ahora nos centramos en 17 trucos fáciles y sencillos que nos serán muy útiles en distintas situaciones y nos servirán para traernos mejores fotos de nuestras vacaciones. Vamos a ello:

1. Cuando el Modo Automático es tu aliado

No podemos obviar que los modos automáticos de nuestra cámara nos pueden salvar la situación para lograr esa foto cuando no tenemos tiempo para pararnos. Por ejemplo, cuando vamos a hacer un retrato y nuestro modelo está relajado y preparado. No se puede perder tiempo en configurar la cámara y hacer pruebas. Para no perder ese momento espontáneo, selecciona el Modo Automático y confía en tu cámara. Lo importante es conseguir ese instante.

2. Lograr puestas de sol irresistibles

Ya vimos que es una de esas fotos veraniegas tópicas que deberíamos olvidar, pero reconozcamos que hay algunas ocasiones que son irresistibles. Por el momento, por el lugar o la compañía. Así que en esos casos, selecciona una apertura pequeña para tener una gran profundidad de campo, el objetivo en su máxima angular para capturar una escena amplia y, como la velocidad de obturación será lenta, apoya la cámara en un lugar seguro. Y no dispares pulsando el disparador, mejor utiliza el disparador automático (temporizador) y así evitaremos cualquier leve trepidación.

3. Usa el flash rebotado

Si estamos en un interior, el flash suele ser imprescindible pero sabemos que si tenemos el motivo principal muy cerca puede tener un deslumbramiento poco deseable. Una opción es rebotar el flash hacia el techo, pero como la mayoría de flash integrados en las cámaras no son direccionables, podemos o bien sujetarlo enfocando hacia el techo (mejor si es blanco o claro) o bien usar una cartulina (como se puede ver en este vídeo). Así conseguiremos una luz de flash más tamizada y agradable.

4. Asegurar el enfoque cuando usamos el trípode

Si vamos a usar un trípode, una buena solución para evitar cualquier mínimo movimiento (sobre todo en zonas con viento o brisa) es fijar bien el trípode colgando una mochila o incorporando algo de peso al mismo. Así estará mucho más firme, más seguro y nos ayudará a conseguir un enfoque preciso y mayor nitidez.

5. Cómo fotografiar desde el tren

Si aprovechamos para algún trayecto o un viaje en tren, siempre resulta atractivo aprovechar las vistas a través de las ventanas. Lo ideal es que disparemos desde una ventana abierta para evitar los reflejos del cristal. Pero si no podemos, también podemos incluirlos como recurso creativo. En todo caso, no disparemos al azar y miremos bien por el visor o la pantalla para elegir el mejor encuadre y conseguir una buena foto desde el tren.

6. Evitar reflejos al disparar desde un cristal

En relación con el anterior y, en todo caso, siempre que necesitemos disparar a través del cristal de una ventana, podemos reducir los reflejos si limpiamos bien la zona del cristal, aproximamos nuestro objetivo al máximo (incluso estando en contacto) y luego ya está jugar con el ángulo o incluso tapar los reflejos con una superficie oscura.

7. Preparar bien las tomas en fotografía nocturna en la playa

Si estamos en la playa y queremos aprovechar las posibilidades de la fotografía nocturna en verano en un escenario natural, no dejemos nada al azar. Las mejores fotos nocturnas son producto de una minuciosa planificación: el lugar exacto (sobre todo), el momento, el enfoque… hay que hacer pruebas y elegir lo más adecuado para conseguir la mejor foto que busquemos.

8. Cómo conseguir el efecto seda en el agua

Si continuamos con consejos de fotografía de paisajes y naturaleza, a todos nos atraen esas vistosas imágenes donde una cascada, un río o el mar tiene un efecto seda. Es fácil de conseguir, sólo necesitamos disparar a una velocidad de obturación muy lenta para que el movimiento del agua quede registrado. No menos de uno o dos segundos, dependiendo de la luz que dispongamos. Es imprescindible trípode, claro.

9. Conseguir estupendas fotos de rayos y tormentas eléctricas

Si tenemos la suerte de encontrarnos con rayos y una tormenta eléctrica, no improvisemos. Debemos usar trípode y una velocidad de obturación que puede llegar al minuto (para capturar varios rayos) aunque dependerá de la luz ambiente. Podemos partir de una toma de diez segundos e ir ampliando según veamos los resultados. Tampoco nos olvidemos de seleccionar un valor de ISO bajo (100 o 200) para evitar la señal de ruido.

10. Sube el ISO. Sin miedo

Suele ser frecuente que nos obsesionemos con no utilizar valores ISOs altos. Es cierto que producen señal de ruido, que disminuye el rango dinámico… pero es mejor que no tener la foto. Así que en cualquier situación en la que no usemos flash y no queremos perdernos la oportunidad, sube el ISO de tu cámara hasta el nivel que te permita y así conseguir la captura.

11. Mejora tus autorretratos cuidando el fondo

A menudo el principal problema de los autorretratos es que nos centramos más en la expresión y en el gesto que cuidar bien el fondo y, sobre todo, la luz. Así que, aunque tengamos que improvisar sin muchos recursos, busquemos un fondo neutro, sin distracciones y una fuente de luz próxima y suave. Con esto ya tenemos buena parte de las condiciones para lograr un buen autorretrato.

12. Fotografiar niños: mantenlos ocupados haciendo o mirando algo

Si tenemos que fotografiar niños nos daremos cuenta que son modelos complicados. No están quietos y es difícil que posen como queramos. Así que hay varias opciones, podemos distraerles con algo mientras les hacemos las fotos. Podemos darle algo que miren o toquen o bien mantenerles ocupados con algo (como indicarles que miren el interior del objetivo para ver el obturador abrirse y cerrarse y que te avisen cuando lo vean). De esta forma, al estar concentrados es más fácil que podamos lograr una fotografía más controlada y natural.

13. Conseguir sonrisas en los retratos

Si queremos esas fotos de personas risueñas y alegres en nuestros retratos, tenemos que saber conseguirlas. Hay que gente que posa con gran naturalidad y esbozan una amplia sonrisa que saben mantener mientras disparamos. Pero por lo general, ese instante, en el mejor de los casos, es breve antes de que el gesto se vea muy forzado.

Así que lo ideal es conseguir naturalidad en la expresión y más, cuando se trata de sonreír. Para ello, no dejes de interacturar con el retratado, háblale, pregúntale, dile lo que estás haciendo (mientras preparas la toma y configuración de la cámara) y dispara varias fotos para buscar romper el hielo. Luego, provoca la risa intentando recordar algo gracioso o preguntando algo que le provoque esa sonrisa. Solo es cuestión de estar preparado y disparar en ráfaga si hace falta para captar el mejor instante.

14. Lograr buenas fotos bajo el agua

Si tenemos una cámara sumergible sabemos lo divertido que es utilizarla bajo el agua de la piscina o en el mar. Pero también que no es fácil conseguir una gran foto. Suele haber poco contraste, es más complicado enfocar, suele haber menos luz… así que debemos tomar algunas medidas para solucionarlo: disparemos siempre en RAW (luego en la post-producción podremos recuperar algo de detalle en las sombras), usa el enfoque manual y así el disparo tendrá menos retardo y podemos enfocar justo donde queremos, fotografía más cerca de la superficie para conseguir más luz y busca un momento de acción o de vitalidad para que sea más divertida.

15. La sencillez en la composición siempre funciona

En muchas ocasiones no sabemos porqué no funciona una foto y es porque su composición es mejorable. Para conseguir buenos resultados debemos optar por simplificar todo lo posible. Cuidar el fondo, eliminar elementos de distracción y tener claro siempre cuál debe ser el motivo principal y buscar el encuadre y composición que lo realcen y lo hagan destacar. La sencillez siempre será nuestro aliado en este momento.

16. Mejores fotos de gente saltando

Para fotos de grupo divertidas y, aunque algo tópicas, podemos optar por capturar un salto. Para ello, usemos un ángulo bajo para enfatizar el salto y disparemos en prioridad a la obturación, por ejemplo, a 1/2000 s. Así nos aseguramos de congelar el momento. Requerirá de varias pruebas y sincronización de todos los que salten, pero aprovechando el momento divertido podemos conseguir una buena foto para el recuerdo.

17. Conseguir buenas fotos con poca luz y sin flash

Es uno de los retos más complicados. Un escenario con poca luz y donde no tenemos opción de trípode ni queremos usar el flash. Para resolver la ecuación podemos optar por realizar una medición puntual en la zona con una luz intermedia (ni la más luminosa ni la más oscura), subir el ISO hasta donde toleremos y sujetar la cámara con firmeza. Además, si evitamos respirar en el momento de apretar el obturador, podremos obtener mejor resultado.

Y no nos olvidemos de acercarnos todo lo posible. Aunque siempre dependerá de cada escena, con estos mínimos detalles lograremos mejores fotos en lugares con poca luz.

Foto inicio | Bee Crudo

En Xataka:

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos