Compartir
Publicidad

"Netflix ya no es el enemigo" Telefónica y Hastings se dan la mano en un giro estratégico e inesperado

"Netflix ya no es el enemigo" Telefónica y Hastings se dan la mano en un giro estratégico e inesperado
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Octubre de 2015. Tras años de espera, Netflix por fin llegaba a España con un catálogo no tan extenso como el que ofrece en otros países, ya que los derechos de algunas de sus series habían sido vendidos a Canal+, adquirida por Movistar, por lo que las últimas temporadas de series como House of Cards no estaban en el servicio. Pero el más reducido catálogo no fue el principal problema de Netflix en sus inicios en nuestro país, el de verdad llegó cuando los clientes de Movistar se quejaban de una calidad de conexión con Netflix por debajo de lo esperado. La batalla estaba servida.

Netflix había llegado a acuerdos de peering con los principales operadores españoles, instalando sus servidores en las instalaciones de las compañías, salvo Movistar, que nunca ha dejado de ser el operador con menor velocidad en los estudios de Netflix. Movistar no estaba dispuesta a firmar un acuerdo de peering gratuito, el precedente de la estadounidense Comcast logrando que Netflix pagase por el acuerdo estaba ahí, y así ha seguido Movistar última en ese ranking que elabora Netflix. Pero algo está cambiando en Telefónica, por lo visto en su conferencia de directivos celebrada entre ayer y hoy.

"Netflix ya no es el enemigo". Así nos resumen fuentes del operador bien conocedoras de la relación entre Telefónica y el servicio de vídeo bajo demanda. Telefónica tiene distintas vías de negocio pero si hay una que está potenciando en los últimos tiempos esa es en la que entra en competencia directa con Netflix. El operador no basa su servicio de televisión únicamente en la compra de contenidos o de derechos deportivos, está invirtiendo 70 millones de euros para lanzar hasta 20 series de producción propia entre 2017 y 2018.

"Abiertos a distribuir productos de otras compañías"

Lo más interesante y llamativo de todo es que siendo competencia directa como son y con ese inexistente acuerdo de peering de telón de fondo José María Pallete, Presidente de Telefónica, abrió ayer una ventana a Netflix y otros servicios de vídeo bajo demanda:

"Nos estamos atreviendo a hacer cosas que no nos atrevíamos a hacer hace tan solo cuatro años. Somos una compañía abierta, con ecosistemas de innovación e interacción con el cliente abiertos. Abierta a distribuir productos de otras compañías. Una compañía colaborativa, que pone sus plataformas de distribución al servicio de toda esta gama de productos y cosas que van a venir y que van a ser buenas para las personas y para las empresas si saben utilizarlas bien."

Mientras pronunciaba unas palabras que abren la puerta a vender productos y/o servicios de terceros en la gran pantalla que tenía Pallete detrás se veían los nombres de distintas empresas y servicios. Podíamos ver Aura, abierta mediante APIs a terceros, la apuesta en innovación mediante Open Future, Wayra, Telefónica Ventura y Amerigo, la futura adopción del RCS de Google para mensajería enriquecida y en el campo de televisión se usaban los logos de cuatro compañías: Netlix, HBO, Amazon y FOX.

¿Apertura? Sí, pero por conveniencia

Movistar

En este punto nos acordamos del lema que usa Movistar desde hace unos meses en su publicidad: "Elige todo". Ese lema hace referencia a que en la televisión de Movistar están (ahora mismo, ya veremos en próximas temporadas) el fútbol, el baloncesto, la Fórmula 1, el mundial de motociclismo... Además de un buen surtido de canales de cine y series, que mezclan los típicos FOX, TNT o AXN con los canales propios, todo ello accesible también bajo demanda y desde distintos dispositivos.

Con las palabras pronunciadas por Pallete ese "Elige todo" parece que quiere adquirir otra dimensión, una mayor que incluya servicios de terceros, como los mencionados Netflix o HBO. Estas plataformas ya suman más de millón y medio de clientes en España y en el operador tienen que ser conscientes de que pueden resultar una alternativa para aquellos que prefieren buscar un operador de banda ancha más económico y recurrir a los servicios de VOD para acceder a contenidos audiovisuales.

Los datos están ahí. De enero a septiembre Movistar ha perdido 41.000 clientes de banda ancha fija en España, por los 33.000 ganados por Orange, 100.000 de Vodafone y el mayor beneficiado de todos, el grupo MásMóvil (incluye Yoigo y Pepephone), que acumula 122.000 nuevos clientes. Y las cuentas son muy sencillas: la fibra de 50 Mbps simétricos de MásMóvil más el paquete estándar de Netflix suman 43 euros al mes, una cifra muy inferior a los 60 euros que cuesta por ejemplo la Fusión Series, que solo incluye los canales de Series de Movistar y FOX.

Los servicios de bajo de vídeo bajo demanda y las alianzas que está forjando Vodafone con ellos son una seria amenaza para Movistar

Esa no es la única amenaza, ya que rivales como Vodafone ya integran en su descodificador y aplicaciones tanto Netflix como HBO y desde esta misma semana Filmin. Quizás el operador rojo no tenga absolutamente todos los contenidos que tiene Movistar, pero ofrece a sus clientes una vía muy cómoda, y que en ocasiones incluso ofrece ahorro, para acceder a esas series de las que todo el mundo habla, como Stranger Things o Juego de Tronos.

Vodafone ha sabido tejer una serie de alianzas que facilitan y abaratan el acceso a distintos servicios, pero también podemos mencionar el caso de Euskaltel. Su nuevo descodificador 4K cuenta con Android TV y permite instalar cualquier aplicación compatible, y eso incluye beIN Sports o Netflix, con quien ha firmado un acuerdo para incluir un botón de acceso directo en el mando. Y MásMóvil parece que también tirará por ahí, con un descodificador similar que permita el acceso a distintos servicios.

De enemigos nada, en estos casos los OTTs son aliados y además los operadores que lo entiendan así podrán fidelizar mejor a sus clientes, por facilitarles (y en algunos casos abaratarles el acceso) a los servicios VOD y de streaming y porque además los clientes sin una smart TV tendrán acceso a esas aplicaciones y se olvidarán de conectar un portátil o un dongle a su tele. Ese cliente será perfectamente consciente de que si cambia de operador se queda sin el descodificador, por lo que probablemente será más fiel.

Movistar parece dispuesta a abrirse, pero eso es algo que ya han hecho otros operadores

Por todo ello, parece que apostar porque a no muy tardar veremos una mejora de calidad de acceso a Netflix desde conexiones de Movistar no es nada arriesgado. Y subiendo la apuesta, si esa apertura es real y no se queda en palabras de cara a la galería, que a nadie le extrañe que en cuestión de meses podamos ver los contenidos de Netflix, HBO o Amazon Video integrados en Movistar+.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos