Compartir
Publicidad
La naciente industria de los viajes sin posibilidad alguna de conexión a internet
Especiales

La naciente industria de los viajes sin posibilidad alguna de conexión a internet

Publicidad
Publicidad

Piensa por un momento en tus próximas vacaciones. ¿Ya? Ahora repasa las principales preferencias que te has marcado para escoger lugar de descanso, cambio o lo que sea que te guste hacer con tus días libres cuando planeas un viaje o un cambio de estancia de la habitual. ¿Está Internet entre las condiciones que te has marcado para elegir destino? ¿Y llevarte contigo el portátil?

Las estadísticas dicen que seguramente formes parte de una buena mayoría que, ante la elección de destino para vacaciones, busca que la conexión a Internet y poder estar conectado todo el tiempo estén garantizadas. Pero hay una corriente de estancias, experiencias y lugares donde estar desconectado es el principal atractivo. Y hay negocio alrededor.

Cualquiera puede hacerlo, pocos lo consiguen

Sea para cuestiones de trabajo (ese chequeo al email casi a escondidas, comprobar que la multinacional se mantiene a flote mientras nosotros estamos a remojo o sobre la arena ...) o por simple costumbre de estar atento a nuestros contactos en redes sociales o actualidad, la conexión más o menos frecuente durante las vacaciones es una realidad. En una encuesta de 2012 en EEUU, el 98% dijo llevarse con ellos su smartphone en vacaciones, y de ellos, el 80% lo usaba continuamente.

Keep Calm And Digital Detox 1

A priori, pasar unos días sin usar el smartphone o el ordenador no parece algo que se escape de nuestras posibilidades, pero al final, se cae en la tentación. En Reino Unido, un 33% de sus ciudadanos admite pasar demasiado tiempo atentos a su teléfono móvil durante las vacaciones. Su idea inicial era usarlo menos pero finalmente acaban las vacaciones arrepintiéndose de haberlo usado demasiado.

En la misma encuesta la mitad de esos ciudadanos dicen usar el portátil, ordenador del hotel o el smartphone para comprobar el correo del trabajo en vacaciones, y cuatro de cada diez consideran que tener acceso a redes sociales que usan habitualmente es muy importante para ellos en su tiempo de descanso.

Esa es la realidad. La teoría diría que el 77% de quienes de van de vacaciones consideran que pasar tiempo sin sus gadgets es algo que les beneficia. No cuadran las cifras. O más bien, lo que pensamos que es mejor para nosotros no acaba ocurriendo porque ahí siguen estando los gadgets.

Por todo ello desde hace unos años están surgiendo iniciativas para "ayudarnos" a tener esas vacaciones alejadas de la tecnología en todo lo posible. Se llaman vacaciones, estancias o viajes de desintoxicación digital donde se busca pasar un tiempo sin contacto con la tecnología que ya nos abruma día a día tanto en el ámbito familiar como en el laboral.

Vuelven los campamentos para adultos

Desde el año pasado, los días 6 y 7 de marzo se celebra en Los Ángeles y San Francisco el llamado Día Nacional de la Desconexión. Entre las actividades se incluyen talleres y sesiones para dar consejos y ayudar a quienes quieren aprender a no estar todo el día comprobado su email, subiendo contenido a sitios de Internet o consultado sus redes sociales preferidas.

Se trata de una iniciativa promovida por un grupo de personas que hace unos años gestionaron un campamento de desintoxicación digital para adultos. En él, a la entrada cada persona dejaba su smartphone, cámara de fotos, ordenador portátil y cualquier gadget para poder disfrutar de las actividades programadas, principalmente de relajación, manualidades y reuniones-actividades en grupo.

Digital detox national day

Actualmente el denominado Camp Grounded ya ha celebrado casi 20 encuentros, con asistencia de gente de diferentes países, contando un total de más de 1.000 participantes.

Reservado el derecho de admisión

Esa idea de poder conseguir unas vacaciones o descanso en el que la desconexión sea total se ha ido contagiando a la industria del turismo. Y no solo nos referimos a planes lejanos y donde el simple hecho de estar en medio de la naturaleza ya indica que la conexión o el uso de ordenadores y smartphones es más complicado. También hoteles en ciudades o cercanos a ellas ofrecen paquetes o condiciones especiales para quienes buscan una total desconexión de Internet o los gadgets.

En la mayoría de los casos, el plan específico lleva el "original" nombre de Digital Detox, palabra que en 2013 fue incluida en el diccionario Oxford online. El mismo puede consistir desde simples propuestas de planes de relajación y actividades alejados de la tecnología, hasta condiciones específicas para que la tentación no sea un problema. En la mayoría de los sitios se trata de animar a los clientes a que desconecten, ya sea prohibiendo dispositivos electrónicos, retirando la posibilidad de conectarse a redes WiFi o sacando de las habitaciones los televisores. Para sustituir a lo digital se va al extremo contrario: yoga, actividades en grupo y mucha naturaleza.

Vincci Malaga Malaga Big

En el Westin Dublin el plan que proponen comienza con muchas actividades relajantes, desde el desayuno en la propia habitación hasta camas más cómodas y grandes o masajes. Esta base se complementa con juegos de mesa, libros, mapas e información (todo en formato analógico) para disfrutar la ciudad y no tener que consultar nada en Internet. Aunque no obligan a hacerlo, el plan Detox invita a los clientes a dejar nuestros gadgets en depósito a la entrada al hotel, donde permanecerán almacenados hasta que hagamos el checkout.

Un plan similar tiene la cadena Vincci en tres hoteles de España. El situado en las Islas Canarias nos tienta con la playa y los masajes, mientras que en el caso del de Sierra Nevada, es el préstamo de libros una de las "mejoras" en la habitación a cambio de dejar de lado los gadgets durante nuestra estancia, que está programada para tres noches.

El Caribe

En otros destinos vacacionales la tecnología es directamente vetada. Ocurre en la playa privada que posee el hotel Grand Cayman Marriott. Para acceder a ella hay que desprenderse de todo tipo de dispositivos electrónicos. Más radical es la opción de sitios como el Palm Island Resort, situado en San Vicente de las Granadinas, en pleno Caribe. Allí, las habitaciones no tienen televisor, ni teléfono ni conexión a Internet, e incluso en algunas zonas la conectividad es muy limitada o nula.

Por último estás las opciones que tocan el tema del dinero. Ahí hay futuro. Algunos resorts del Caribe ofrecen un descuento del 15% si te acoges a sus planes de desintoxicación digital. Ahora cuéntanos tú, para estas vacaciones, ¿conectividad o digital detox?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio