Publicidad

Cómo la NASA ha conseguido resucitar a la Voyager 2: una sonda de los años 70 a más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra

Cómo la NASA ha conseguido resucitar a la Voyager 2: una sonda de los años 70 a más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra
40 comentarios

Publicidad

Publicidad

El 25 de enero y tras no ejecutar la maniobra de recalibrado magnético, buena parte de los instrumentos y partes no esenciales de la sonda se apagaron en seco. A más de 18.000 millones de kilómetros de la Tierra, con una latencia de comunicación de 17 horas y una tecnología de los años 70, aquello se parecía mucho a una sentencia de muerte.

Pero los equipos de la NASA no se amilanaban. Las dos Voyager estaban programas con numerosas rutinas de protección contra fallos de funcionamiento. Tanto el apagón (respuesta programada a un abuso de energía) como la solución debían llegar de esas rutinas y desde el día 28 de enero los técnicos llevan apagando equipos para tratar de recuperar la sonda.

"Y a los tres días"...

El Sumario Sonda Espacial Voyager 2 Llega Al Espacio Interestelar 1

El problema vino de que, por error, dos sistemas de alto consumo energético permanecieron encendidos más tiempo de la cuenta. La Voyager se suple de energía gracias al generador termoeléctrico radioisotópico (RTG). Por la descomposición natural del material dentro del RTG, la sonda pierde unos 4 vatios al año de energía útil.

El año pasado, los técnicos apagaron el calentador primario para compensar la falta de energía y había miedo que en alguno de estos picos energéticos (como los que provocaron el apagón) se dañe el equipo. Por eso, en su momento, los ingenieros programaron una rutina que apagaba los sistemas no esenciales en caso de un consumo demasiado alto.

Por ello, los ingenieros fueron apagando equipos poco a poco (recordemos esas 17 horas de latencia) hasta dar con una configuración que permitiera a la nave salir de esa hibernación. La buena noticia es que ayer la Voyager 2 ha reanudó la toma de datos científicos en el espacio interestelar.

Los ingenieros de la NASA están analizando el estado de los instrumentos después del apagón, pero, por ahora, las sensaciones son buenas: no parece haber problema y a la Voyager 2 le queda mucha vida en su viaje hacia las entrañas del universo. Que sea por muchos años.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios