Publicidad

Un segundo cable se ha roto en el Observatorio Arecibo, causando aún más daños a la gigantesca estructura

Un segundo cable se ha roto en el Observatorio Arecibo, causando aún más daños a la gigantesca estructura
12 comentarios

El pasado 7 de noviembre uno de los doce cables de soporte principales del Observatorio Arecibo se rompió y atravesó la antena principal del radiotelescopio. Esta ruptura se produce tan sólo tres meses después de que uno de los cables destrozara parte del plato principal. Además de estar relacionados ambos accidentes, pueden dar pie a que haya más rupturas en cascada.

Las cosas no pintan nada bien para el segundo radiotelescopio más grande del mundo. Durante casi seis décadas ha operado con sólo algún que otro accidente. Sin embargo, estos dos tan seguidos dan a entender que sin duda las cosas se están agravando en Arecibo.

Según la Universidad Central de Florida (que se encarga de su gestión), el cable se rompió y cayó sobre la placa reflectora, causando daños adicionales a la placa y a otros cables. El observatorio ya no estaba operativo desde agosto por la ruptura del primer cable.

Arecibo Daños causados por la rotura del primer cable en agosto.

Una posible reacción en cadena

El punto importante aquí es el cable que se ha roto, uno que estaba conectado a la misma torre que el cable roto en agosto. Esto hace a los ingenieros sospechar de la razón por la que se ha roto. Si bien no se ha determinado el motivo exacto, todo apunta a que se debe por la carga adicional que están sufriendo los cables debido a la ruptura del primero.

Los cables del radiotelescopio se encargan de mantener suspendida en el aire la plataforma receptora de más de 900 toneladas. Hay cuatro principales y los doce adicionales. Sin embargo, estos pueden sufrir una tensión extremadamente alta si uno de ellos falla. Ahora que han fallado ya dos, los ingenieros se temen que provoquen una reacción en cadena y acaben fallando los demás también.

Arecibo Plataforma suspendida que se mantiene gracias a los cables.

La idea de los administradores del observatorio es reducir la tensión de los cables existentes instalando refuerzos de acero que alivien la carga adicional. Dos nuevos cables han sido pedidos estos últimos meses y esperan poderlos recibir con algo de antelación debido al nuevo incidente.

El radiotelescopio de Arecibo tiene caso 60 años de antigüedad, fue construido en Puerto Rico por el enorme espacio disponible y sobre todo la ausencia de interferencias. A pesar de sus casi seis décadas, sigue siendo extremadamente útil para captar señales del espacio exterior. Además, tiene la capacidad de enviar también señales al espacio.

Con 307 metros de diámetro es el segundo más grande del mundo y tan sólo superado por el recién estrenado FAST en China de 500 metros de diámetro.

Vía | UCF

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios