El misterio del pasado 29 de junio: fue el día más corto desde que tenemos registros y no sabemos por qué

El misterio del pasado 29 de junio: fue el día más corto desde que tenemos registros y no sabemos por qué
22 Comentarios

El 29 de junio de 2022, la Tierra registró un récord muy raro: ese día fue el más corto desde la década de 1960. Es decir, desde el momento en que comenzamos a medir la rotación del planeta con relojes atómicos de alta precisión. No debería sorprendernos: en los últimos años, se han ido produciendo este tipo de récords de forma cada vez más frecuente. Sin embargo, es inevitable preguntarnos, ¿qué está pasando?

Los días son cada vez más largos. Sobre todo, porque históricamente, los días se hacen más largos y no más cortos. Hoy por hoy, los días duran (aproximadamente) 24 horas; pero si retrocediéramos 1.400 millones de años, nos encontraríamos con días de menos de 19 horas. ¿El culpable? Hay muchos factores, pero el mayor es la Luna. A medida que la Luna se acerca, las mareas plantean más fricción a la rotación de la Tierra sobre sí misma.

Un segundo extra. Hablamos de variaciones muy pequeñas, imperceptibles; pero están ahí. De hecho, este fenómeno de alargamiento de los días es tan fuerte que, de vez en cuando, la Unión Internacional de Telecomunicaciones se ve obligada a añadir un segundo extra. El primero fue en 1972 y el último se añadió en 2016.

Algo pasa en la Tierra Sin embargo, en los últimos años la cosa está rara. Por ponerlo en cifras: 28 de los 50 días más cortos que hemos identificado desde los años 60, tuvieron lugar en 2020. Es más, hasta el 29 de junio de este año, el día más corto había sido el 19 de junio de 2020 con 1,47 milisegundos menos de lo esperado. El 29 de junio fue un poco más corto: la medianoche se adelantó 1,59 milisegundos.

El problema es que no sabemos por qué está pasando esto. No me malinterpretéis: la Tierra sigue frenándose a largo plazo y sabemos que, a corto plazo, cosas como las fluctuaciones del núcleo o incluso fenómenos atmosféricos como El Niño pueden modificar esa tendencia. Sin ir más lejos, el terremoto de 2004 aceleró en casi tres milisegundos la duración de los días. Lo que no sabemos es qué pasa está pasando ahora.

¿Tiene alguna implicación? En principio, no tendría por qué. Sospechamos que en el núcleo de la Tierra están pasando cosas raras y muchos científicos trabajan en descubrir las posibles consecuencias de ello. Pero, mientras las encontramos, las consecuencias de todo esto son un misterio. Lo que sí sabemos es que si todo sigue así es muy probable que en pocos años la Unión Internacional de Telecomunicaciones tenga que quitar un segundo.

El primero que se ha quitado nunca. Estaremos ahí para contarlo.

Imagen: NASA

Temas
Inicio