Publicidad

Esta empresa está construyendo centrifugadoras gigantes para lanzar cohetes al espacio sin usar apenas combustible

Esta empresa está construyendo centrifugadoras gigantes para lanzar cohetes al espacio sin usar apenas combustible
47 comentarios

La llegada de las empresas privadas a la industria aeroespacial ha hecho que cada vez sea más económico lanzar cohetes al espacio. A pesar de eso, sigue siendo realmente caro poner un satélite en órbita. Incluso empresas como SpaceX que han conseguido reutilizar sus cohetes para abaratar costes pide como mínimo 1 millón de dólares para su lanzamiento más básico. Una startup busca reducir ese coste a 250.000 dólares. ¿Cómo abaratar los precios hasta cuatro veces? Usando una especie de centrifugadora gigante.

Literalmente es lo que está haciendo SpinLaunch, usar enormes centrifugadoras para catapultar los cohetes al espacio. Fundada en 2014 la compañía apenas ha dado detalles de su trabajo de forma pública. Pero en un reportaje a WIRED la empresa ha mostrado cuáles son sus progresos hasta la fecha y cómo piensan colocar cohetes en la órbita terrestre baja sin usar la descomunal cantidad de combustible que normalmente usan los cohetes.

E3560312 B716 4dc9 981d E7f2042928bd Render del cohete de SpinLaunch. Vía Popular Mechanics > SpinLaunch.

Con 80 millones de dólares recaudados y el apoyo de grandes inversores como Airbus, Alphabet o el Departamento de Defensa de Estados Unidos, la empresa ya ha construido prototipos y espera comenzar a operar a finales de este año. No obstante, su idea de centrifugar cohetes despierta algunas dudas.

Centrifugadoras de 100 metros de diámetro

Esencialmente nos encontramos ante una centrifugadora de 100 metros de diámetro con un motor eléctrico que gira un brazo robótico al que se engancha el cohete. En el otro lado del cohete hay un contrapeso y todo está cerrado herméticamente para conseguir un vacío parcial que elimine la resistencia del aire al girar.

La centrifugadora comienza a girar poco a poco hasta alcanzar la velocidad adecuada, esta aceleración puede durar horas. En el momento en el que se alcanza la velocidad deseada una esclusa de aire se abre y deja salir el cohete por ella rumbo al espacio. Con un prototipo de la centrifugadora (de unos 10 metros de diámetro) ya construido por la empresa han conseguido lanzar un proyectil de casi 5 kilogramos a una velocidad de 4.000 millas por hora, unos 6.500 kilómetros por hora.

Maqueta SpinLaunch Maqueta de cómo esperan que sea la centrifugadora final. Vía Popular Mechanics > SpinLaunch.

Están en proceso de construir una centrifugadora tres veces más grande, que será capaz de lanzar vehículos de prueba de hasta 50 kilogramos. La idea final es hacer un modelo de unos 100 metros de diámetro que sea capaz de centrifugar los cohetes finales con pesos de hasta 90 kg.

Respecto al cohete, incluso con las enormes velocidades que se consigue en el lanzamiento, no será suficiente para salir de la atmósfera. Indican que los cohetes harán uso también de combustible, pero los motores tan sólo entrarán en combustión a más de 600 metros de altura, una vez el aire no oponga tanta resistencia a dicha altitud.

C733e0cb E1f4 457c Be32 8df7c2f1ead2 Renderdel interior de la centrifugadora. Vía Popular Mechanics > SpinLaunch.

Sobre el papel promete y todo apunta a que conseguirán lanzar los cohetes con la centrifugadora si finalmente es construida. Pero surgen otras dudas, y es que puede que el cohete se lance, pero ¿en qué condiciones llega al espacio? Desde WIRED apuntan a que en la centrifugadora los cohetes deberán soportar fuerzas G 10.000 veces más fuertes que la gravedad. Efectivamente, no van a meter ningún humano ahí, pero es que hasta los aparatos y elementos lanzados van a tener que ser diseñados de forma especial para no sufrir daños. Por otro lado, el cambio de la centrifugadora en vacío al exterior con aire puede ser un impacto enrome para el cohete a esa velocidad.

La conquista 'low-cost' del espacio

SpinLaunch aún tiene mucho camino por recorrer antes de que veamos sus primeros cohetes cruzar la atmósfera. Mientras tanto SpaceX sigue abaratando costes y consiguiendo contratos con la NASA. Otros como Rocket Lab ya están enviando cohetes al espacio con un motor fabricado con una impresora 3D y eléctrico. Lanzamientos más baratos que nunca y una órbita más repleta que nunca.

Vía | WIRED Y Popular Mechanics

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios