China tiene una idea para desviar asteroides potencialmente peligrosos: impactarlos con 23 cohetes de 900 toneladas cada uno

China tiene una idea para desviar asteroides potencialmente peligrosos: impactarlos con 23 cohetes de 900 toneladas cada uno
137 comentarios

¿Cómo procedemos si nos enteramos de que un asteroide enorme se aproxima a la Tierra y la va a impactar? Allá por 2015, la NASA y la ESA pusieron sobre la mesa la idea de desviarlo disparándole un cohete, algo que en principio probarán a hacer en octubre de 2022. Ahora es China la que tiene un plan parecido, con la diferencia de que es algo más bestia: disparar 23 cohetes de 900 toneladas cada uno.

Esa es la idea que propone un estudio financiado por el gobierno chino. Según este estudio, China podría lanzar 23 cohetes Long March 5 (CZ-5), el más grande de su flota, que impactarían contra el asteroide y podrían desviarlo de su trayectoria. El objetivo no es romper el asteroide en pedazos (porque esos pedazos podrían seguir siendo potencialmente peligrosos), sino alterar la ruta para que pase de largo.

Un estudio basado en el asteroide Bennu

Aunque el riesgo de que un asteroide de tamaño considerable impacte contra la Tierra es ínfimo, existe y las consecuencias podrían ser devastadoras. La atmósfera, en principio, puede encargarse de aquellos cuerpos de 30 metros o menos, pero en el espacio hay rocas enormes. Muy enormes. Una de ellas es Bennu.

Bennu es uno de esos asteroides "potencialmente peligrosos" que podrían llegar a estrellarse contra la Tierra, si bien es cierto que las probabilidades son de 1 entre 2.700. Bennu es un asteroide de 510 metros, más o menos como el Empire State Building. Seguramente el nombre resulte familiar, ya que la sonda espacial OSIRIS-REx logró posarse en su superficie en 2018. El estudio chino está basado en este asteroide.

Según detallan en el estudio, para modificar la trayectoria del asteroide se necesitaría mucha energía cinética. Lo que China propone es lanzar 23 cohetes Long March 5 desde diferentes puntos de China, pero todos al mismo tiempo. Para llegar a Bennu tendrían que viajar unos tres años. Una vez allí, cada cohete golpearía al asteroide, uno detrás de otro. Cada uno lo empujaría un poquito.

Cohete

Una de las claves del estudio es el impactador cinético ensamblado (AKI). Grosso modo, un AKI combina la nave espacial con la etapa superior del vehículo de lanzamiento. Es decir, que etapa y nave no se separan una vez se ha conseguido escapar de la Tierra. De esa manera, apuntan los investigadores, se retiene la masa de la etapa superior del vehículo de lanzamiento, por lo que se incrementa la masa del impactador y se aumenta la eficacia de la deflexión.

Con 23 impactos, dice el estudio, el asteroide se desviaría 1,4 veces el radio de la Tierra. No es "mucho" en términos espaciales, pero sí sería suficiente para que no impactase. En palabras de los investigadores, está técnica "hace posible desviar grandes asteroides similares a Bennu con una técnica libre de armas nucleares con un tiempo de lanzamiento de 10 años".

Vía | SCMP

Temas
Inicio