A lo largo de la historia los astronautas han llevado en sus misiones hachas, rifles o anzuelos. Hay un buen motivo

A lo largo de la historia los astronautas han llevado en sus misiones hachas, rifles o anzuelos. Hay un buen motivo
3 comentarios

A finales de verano de 2010 la Agencia Espacial Europea (ESA) se dedicó a presumir de algo que, a priori, haría helar la sangre del más pintado: arrojó a media docena de aspirantes a astronautas desde un helicóptero para dejarlos a la deriva durante toda una noche en el Mediterráneo.

No solo eso. A lo largo de dos semanas la agencia obligó al grupo de intrépidos candidatos a apañárselas ante situaciones que arredrarían al mismísimo John Rambo en sus mejores años, como encontrar comida por su cuenta, cazar, pescar, dormir en un refugio improvisado o incluso desguazar un vehículo viejo en busca de piezas útiles para, entre otras cosas, fabricar trampas.

No fue un planazo de domingo, cierto. Y desde luego había pocas posibilidades de que si los candidatos lograban acceder a las misiones de la ESA se vieran obligados a escalar, pescar o nadar durante su estancia en la ISS o, llegado el caso, una expedición por la superficie de la Luna. Pero —como reconocía la ESA— los astronautas deben estar preparados para superar cualquier reto… en el espacio o aquí, en la Tierra. Y eso incluye desde sobrevivir en un glaciar ártico o el desierto a verse obligados a pescar en la selva tropical o enfrentarse incluso a un oso polar hambriento.

Salir de casa bien preparado

Los desafíos son muchos. Los recursos con los que cuentan los astronautas, también.

Además de sus entrenamientos, quienes viajan al espacio disponen de herramientas que les facilitarían la vida en caso de acabar en algún lugar remoto durante su descenso tras abandonar la Estación Espacial Internacional. Durante una entrevista con el futbolista bético Joaquín Sánchez en el programa de Antena 3 'Joaquín, El Novato', el astronauta Pedro Duque recordó el kit con el que él mismo contó en su día, un arsenal tan amplio como peculiar que sorprendió al deportista.

“Hay comida deshidratada, pastillas potabilizadoras, anzuelos, sedales y mantitas", arrancó el también exministro de Ciencia, que reconoció que el pack que tenía en la Soyuz incluía algunos recursos pensados para que un astronauta pudiera sobrevivir o incluso defenderse en caso de que tuviera que afrontar situaciones extremas. "Hay un hacha para cortar árboles y hacer fuego, que es la culata de un rifle que también llevas con bala explosiva por si te sale un oso", relató.

Para evitar que el pack pudiera perderse en caso de amerizaje en el océano incorporaba "una especie de zódiac" de pequeño tamaño, además de bengalas para señalizar la posición.

Los equipos de supervivencia non son algo nuevo.

Cada misión Apolo estaba equipada con dos mochilas diseñados para que la tripulación pudiera sobrevivir sin problemas durante las 48 horas siguientes a su regreso a la Tierra, ya fuera en bosques o el océano. El Smithsonian muestra uno de los equipos de la misión Apolo 11, de 1969, que incluye recipientes con agua, una radiobaliza con batería de repuesto, varias gafas de sol, seis paquetes de productos químicos desalinizadores, un kit potabilizador, linternas, protector solar y un machete.

A lo largo de la historia espacial los cosmonautas han cargado con armas como el cuchillo de supervivencia Model 17 Astro, con una hoja de casi 14 centímetros que facilitaba por ejemplo la apertura de una escotilla, el machete M-1 encargado por la NASA, el arma de tres cañones TP-82 diseñada para el programa Soyuz —una herramienta que, asegura Gizmodo, llevaron consigo los astronautas entre 1982 y 2006— o las pistolas Makarov empleadas por los militares rusos.

El objetivo ha estado siempre claro: evitar malos tragos como los que tuvieron que afrontar en los 60 los cosmonautas soviéticos Alexei Leonov y Pavel Belyayev, que acabaron aterrizando en mitad de un bosque siberiano lleno de abedules, abetos... y lobos en plena temporada de apareamiento, cuando más agresivos resultan. La experiencia dejó clara la importancia de estar prevenidos.

No todo son armas, por supuesto. Como detalla Duque, en los kits de supervivencia se incluyen herramientas que podrían resultar valiosas en caso de que los astronautas tuvieran que sobrevivir a la intemperie y en lugares inhóspitos, como mantas térmicas o recursos para potabilizar agua. En los packs de supervivencia, abunda RTVE, pueden encontrarse también brújulas, guantes o cerillas.

El astronauta español no solo comentó con Sánchez los recursos de los que disponen los astronautas para casos extremos. Durante la entrevista detalló también otra peculiaridad que afrontan los astronautas durante sus misiones espaciales: cómo orinan y defecan con gravedad cero y qué se hace con esas deposiciones. Eso es materia sin embargo para otro reportaje.

Imagen de portada: NASA

Temas
Inicio