El primer reactor de fisión nuclear SMR aprobado en Estados Unidos, bajo sospecha

El primer reactor de fisión nuclear SMR aprobado en Estados Unidos, bajo sospecha
24 comentarios

La fisión nuclear de cuarta generación es prometedora. Los países que defienden esta tecnología de generación de electricidad confían en su capacidad de dejar atrás muchas de las desventajas de las centrales nucleares en operación. Al fin y al cabo es uno de los ingredientes de la receta que proponen para minimizar la emisión de gases de efecto invernadero.

De hecho, los diseños de cuarta generación proponen tomar un nuevo rumbo para no verse lastrados por las deficiencias introducidas en las generaciones anteriores. Y para lograrlo deben cumplir necesariamente tres requisitos.

Esto es lo que nos promete la fisión nuclear de cuarta generación

El primero de ellos consiste en alcanzar la máxima sostenibilidad posible, de manera que el combustible se aproveche al máximo para producir energía, se minimice la cantidad de residuos radiactivos resultantes del proceso y su gestión sea lo más eficiente posible.

El segundo requisito atañe a la inversión económica que es necesario afrontar para poner en marcha y mantener la central nuclear, que debe ser lo más baja posible para que pueda equipararse al gasto que exigen otras fuentes de energía, reduciendo, de esta forma, el riesgo financiero.

Y el tercer y último requisito estipula que la seguridad y la fiabilidad deben ser lo suficientemente altas para minimizar la probabilidad de que el núcleo del reactor sufra daños. Además, si se produjese un accidente no debería ser necesario tomar medidas de emergencia más allá de las instalaciones de la central nuclear.

Algunas empresas e instituciones públicas de los países que mantienen su apuesta por la fisión nuclear llevan varios años trabajando en el diseño de reactores SMR

Todo esto suena muy bien, pero lo más interesante es que algunas empresas e instituciones públicas de los países que mantienen su apuesta por la fisión nuclear llevan varios años trabajando en el diseño de reactores modulares y compactos (conocidos como SMR por la denominación en inglés Small Modular Reactor). Y algunos de ellos están siendo diseñados de acuerdo con los principios y los requisitos establecidos para los equipos de fisión nuclear de cuarta generación.

No obstante, en realidad esta no es una tecnología incipiente. De hecho, algunos de estos diseños se encuentran en un estado de desarrollo muy avanzado. Uno de los más prometedores es el de la compañía estadounidense NuScale, que cuenta con el respaldo económico y el beneplácito del Departamento de Energía de Estados Unidos (conocido como DOE por su denominación en inglés).

Qué dice el informe que critica con dureza el reactor SMR de NuScale

Actualmente NuScale tiene en marcha simultáneamente varios proyectos de diseño de reactores SMR. Uno de ellos, curiosamente, será el primero con estas características que será instalado en Polonia, pero el más cercano en el tiempo será construido en las instalaciones que tiene el Departamento de Energía de Estados Unidos en Idaho. Precisamente este último proyecto recibió la aprobación de la NRC (Nuclear Regulatory Commission), que es el organismo estadounidense que regula y supervisa la energía nuclear, en 2020.

Sin embargo, no todo son parabienes para el diseño SMR de NuScale. Y es que hace pocos días IEEFA (Institute for Energy Economics and Financial Analysis), que es una institución especializada en el análisis de las tecnologías y los mercados energéticos, ha publicado un artículo en el que arroja dudas muy serias acerca de las cualidades que según NuScale tiene su diseño de reactor SMR. Esta frase literal de IEEFA es muy clarificadora: «Demasiado tarde, demasiado caro, demasiado peligroso y demasiada incertidumbre».

Su rendimiento operacional, según IEEFA, estará por debajo del 95% que proclama NuScale

Según esta institución los principales riesgos que entraña el diseño del reactor SMR de NuScale derivan de su coste, que según el DOE superará los 6800 dólares el kW; el periodo de tiempo que es necesario invertir en su construcción, que según IEEFA no le permitirá entrar en funcionamiento hasta mediados de 2029, y no en 2026, como prevé NuScale; su rendimiento operacional, que según IEEFA estará por debajo del 95% que proclama NuScale; y, por último, sus presumiblemente elevados costes de mantenimiento y operación.

En cualquier caso, no debemos pasar por alto que esta crítica de IEEFA, si es que realmente es atinada, no pone en tela de juicio el diseño y la rentabilidad de todos los reactores SMR; solo involucra a esta propuesta de NuScale en particular. Más allá de este interesante debate es razonable concluir que el futuro de la fisión nuclear en aquellos países que creen en esta forma de obtención de energía pasa por apostar por los reactores de cuarta generación en general, y los de tipo SMR en particular.

Imagen de portada | NuScale

Más información | NuScale | IEEFA

Temas
Inicio