Vodafone subirá sus tarifas en función del IPC. No son tan malas noticias para el cliente como aparenta

Vodafone subirá sus tarifas en función del IPC. No son tan malas noticias para el cliente como aparenta
31 Comentarios

Hace unos días, conocimos la decisión de Vodafone de vincular sus tarifas al IPC interanual promedio a partir del año que viene. Esta medida llega en plena escalada de la inflación, que ya supera el 10%, y según el operador, pretende garantizar "la sostenibilidad del negocio a largo plazo". Y es que no podemos negarlo: el sector de las telecomunicaciones en España no pasa por su mejor situación.

La decisión de Vodafone traerá consigo una subida de precio en sus tarifas, pero lo que a priori parece una noticia negativa para sus clientes, también tiene una parte positiva. ¿Estamos ante el primer paso hacia una subida generalizada de sus competidores? En Xataka, hemos hablado con el resto de operadores para conocer su postura sobre esta medida y saber si tienen previsto hacer lo mismo.

Habrá subidas de precio, pero más transparentes

Colman Deegan
Colman Deegan, CEO de Vodafone España

A partir de 2023, Vodafone vinculará en España sus tarifas al Índice de Precios al Consumo (IPC) interanual promedio, algo que ya lleva haciendo unos meses en Reino Unido. Quedan fuera de la medida los clientes de Lowi y los clientes de Vodafone que tengan contratada una tarifa social, es decir, los más vulnerables.

El operador ya se lo está comunicando a sus clientes (que tienen 30 días para rescindir el contrato sin penalización alguna) y así nos lo confirmó a Xataka:

"Vodafone ha modificado el modelo de contrato existente con sus clientes debido al aumento del IPC y al consiguiente aumento encadenado del precio de la energía, costes, servicios y proveedores. De esta forma, la operadora europea vinculará la evolución del IPC de forma automática en sus tarifas cada año de manera predecible y completamente transparente para sus clientes".

Como vemos, desde Vodafone justifican esta medida por el aumento de costes que se está produciendo, no sólo en la energía, sino también en sus proveedores. Ese incremento de gastos viene acompañado también de un crecimiento de las inversiones necesarias para el despliegue del 5G y de fibra.

Y a ello hay que añadir una caída en los ingresos por servicio causada por la hipercompetitividad del sector, la guerra de precios y la tendencia del mercado hacia el bajo coste.

Esa deflación general que está sufriendo el sector de las teleco (con los españoles pagando cada vez menos por los paquetes convergentes) se está produciendo en medio de la inflación generalizada actual, de manera que tenemos un IPC general que se ha disparado en el último año frente a un IPC en comunicaciones que ha caído bastante.

Con estos datos, las cuentas de las principales telecos llevan ya mucho tiempo sin cuadrar, y las de Vodafone España no son una excepción. El ERE de 2021 también supuso un buen pellizco en las arcas del operador inglés y, aunque la venta de dispositivos y el impulso de Lowi están ayudando a compensar ligeramente la balanza, no es suficiente.

Ingresos Vodafone
Evolución de ingresos por servicio de Vodafone en los últimos dos años

Vodafone se ha visto obligado a tomar algunas medidas para hacer frente a esta situación, y una de ellas es la de vincular sus tarifas al IPC interanual, que argumentan así:

"Esta medida persigue consolidar la sostenibilidad del negocio a largo plazo y asegurar los recursos necesarios para redes, productos y servicios en España. En este sentido, a pesar del fuerte crecimiento interanual del sector en clientes y en consumo de datos, los precios de la telefonía móvil han caído un 32% desde 2008, según la CNMC, con pérdidas de más del 34% de los ingresos en los últimos 10 años y una erosión del valor del negocio en aproximadamente un 50%".

¿Significa esto que habrá subida de tarifas a partir de enero? Sí, pero esa subida se corresponderá con el IPC calculado entre octubre del año anterior (2021) y septiembre del año en curso (2022). Por tanto, será más clara y más predecible para el usuario: sabrá a ciencia cierta que su tarifa va a subir, cuánto lo hará, cuándo y por qué.

No nos vamos a engañar, subidas en los principales operadores hay todos los años: 2021, por ejemplo, estuvo marcado por subidas de precio obligatorias en las marcas premium a cambio de más 5G y más datos ilimitados, y en 2022, hemos visto también subidas en las tarifas antiguas de Movistar y de Orange.

Con esta medida, se acabaron esos incrementos de 3 euros porque sí en febrero y de 5 euros porque sí en octubre: la tarifa de fibra y/o móvil se incrementará según el IPC. Como las pensiones, vamos. Además, esa subida será proporcional a lo que tú pagas: mayores subidas para los paquetes más caros. Pongamos dos ejemplos para entenderlo:

  • Con un IPC interanual del 7%, una tarifa de 30 euros al mes pasaría a costar 32,10 euros al mes.

  • Con ese mismo IPC interanual del 7%, una tarifa de 100 euros al mes pasaría a costar 107 euros al mes.

El que Vodafone acompañe estas subidas de diferentes mejoras en forma de gigas o velocidad (estrategia del "más por más"), depende de ellos. Pero al menos el aumento de la factura será más transparente para sus clientes. ¿Y si el IPC cae o entramos en deflación? Vodafone se compromete a bajar el precio de las tarifas. Esperemos que así sea, no sólo por nuestra factura de teléfono, sino por el resto de servicios y bienes de consumo.

Vincular las tarifas al IPC, ¿un ejemplo a seguir?

Vodafone 02

¿Es posible que los competidores de Vodafone decidan también vincular sus tarifas al IPC? ¿Estamos a las puertas de una subida generalizada de las tarifas de todos los operadores? Para salir de dudas, hemos preguntado directamente al resto de operadores qué opinan de la decisión de Vodafone y si tiene previsto tomar medidas en ese sentido.

Telefónica y Orange han rechazado hacer ninguna declaración al respecto. Recordemos, no obstante, que Telefónica ya incluye desde hace tiempo en sus contratos una cláusula que les permitiría modificar el precio que cobran por sus servicios en función del incremento del IPC (aunque no se hayan acogido a ella hasta ahora). O2, por ejemplo, lo establece como vemos en este extracto:

O2 Contrato

Desde el Grupo MásMóvil, nos comentan que "a día de hoy, seguimos como estamos y sobre eso no hemos tomado ninguna decisión en este momento". Algo parecido nos ha dicho DIGI: "mantenemos el compromiso con nuestros clientes de ofrecerles la mejor propuesta posible al mejor precio posible siempre". Ninguno de los dos ha entrado a valorar la medida de Vodafone.

Quien sí se ha "mojado" ha sido Finetwork. Su Director General, Javier Herranz, lo tiene claro: "Nuestra política es mantener una oferta de tarifas competitivas, en ese sentido, trataremos de continuar con este posicionamiento sin impactar el IPC al cliente".

Javier Herranz, Director General de Finetwork: "Nuestra política es mantener una oferta de tarifas competitivas, y en ese sentido, trataremos de continuar con este posicionamiento sin impactar el IPC al cliente"

¿Y qué está haciendo Finetwork para aliviar la situación? Según Javier Herranz, "ser más eficientes en todos los procesos para no impactar incrementos a nuestros clientes actuales y futuros". Aun así, comprende la decisión de Vodafone: "los grupos grandes tienen estructuras de costes fijos superiores y necesitan tomar otras medidas", nos dice.

Es difícil predecir cuál será la tendencia en 2023, pero, según afirman fuentes del mercado, no sería de extrañar que gran parte del sector acabase ajustando sus precios conforme al IPC para hacer frente a la pérdida de ingresos, a la enorme inflación y a las inversiones necesarias en fibra y 5G. Veremos qué nos depara el año que viene.

Temas
Inicio
Inicio