Las temperaturas van a subir mucho tras la última ola de frío. Se lo puedes agradecer a la "surada"

Las temperaturas van a subir mucho tras la última ola de frío. Se lo puedes agradecer a la "surada"
12 comentarios

Si hace unos días despertábamos con titulares llenos de la palabra "nortada", el término meteorológico del momento ahora es justo el contrario 'surada'. Y es que a partir del Domingo de Ramos va a subir la temperatura de la península hasta alcanzar cotas más propias de finales de mayo y principio de junio. No durará mucho; al contrario, se trata de todo un "trampantojo meteorológico" que nos meterá en un carrusel de temperaturas y acabará con lluvia en buena parte de la semana. Veamos por qué.

¿Una surada? En los últimos tiempos, tras unos años usando términos técnicos (cliclogénesis explosiva, vórtice polar, etc...) con cierto ánimo sensacionalista, los meteorólogos están volviendo a expresiones populares que, aunque no son muy conocidas en todo el país, sí se llevan usando en algunas regiones con cierta regularidad. Fueron los casos recientes de 'nortada', 'rissaga' o, ahora, 'surada'.

No obstante, como en otras ocasiones, no es nada excepcional. Se trata de la entrada de una masa de aire con alguna característica cálida (en este caso la temperatura) con vientos de componente sur. Vamos, es algo que suele darse siempre que "un frente frío se aproxima desde el oeste". Este tipo de frentes generan una dinámica atmosférica que arrastran aires cálidos hacia el norte.

Retrotrayectorias Domingoramos3

¿Vientos del Sur? ¿Otra calima? En realidad, no. Son vientos cálidos y, por el efecto del frente frío, nos llegan desde el sur. Pero, como explican en Meteored, en este caso se trata de una masa de aire que está casi de nuestra misma latitud. Es decir, podemos estar tranquilos por ese lado, los vientos que calentarán la Semana Santa no vienen del Sahara.

Temperaturas más propias de finales de mayo. Y cuando digo "calentar", lo digo porque eso será lo más llamativo de esta surada. Tras unos días especialmente fríos, las temperaturas de buena parte del país se irán a cotas que no solemos ver hasta finales de mayo. Hablamos de 28 grados en Sevilla, 26 en Badajoz, 24 en Zamora o 25 en Santander. Eso sí, este "calor intenso" no se extenderá a toda la Semana Santa.

Un trampantojo meteorológico. Como decía, las suradas son fruto del efecto de arrastre que generan los frentes fríos del oeste. Aunque la borrasca Diego apenas nos afectará (solo ocasionará algún problema en el norte de la península, pero impactará fundamentalmente en Francia y las islas británicas), la borrasca Evelyn sí nos dará de lleno. Tras el calor del Domingo de Ramos, las temperaturas volverán a bajar y la lluvia llegará para pasar por agua buena parte de la semana.

Imagen | Emilio Morenatti/AP

Temas
Inicio