Hemos perdido 11.700 km² de coral en 10 años: el calentamiento de los océanos sigue siendo un azote, según un estudio

Hemos perdido 11.700 km² de coral en 10 años: el calentamiento de los océanos sigue siendo un azote, según un estudio
9 comentarios

Los corales son unos seres vivos bastante curiosos que, además de bonitos, sirven como indicadores de la calidad del agua y dan pistas sobre su posible contaminación, como los líquenes. Hace un tiempo ya hablamos del aparente estrés térmico que cha causado varias decoloraciones de la Gran Barrera de Coral en los últimos cinco años y ahora un estudio vuelve a alertar de que el cambio climático afecta a los corales de todo el mundo.

Se trata de un trabajo que acaba de publicar una organización centrada en el estudio de estos seres, la Global Coral Reef Monitoring Network (GCRMN), dependiente de la ONU. Según han visto, en unos 10 años la abundancia de coral se redujo de manera considerable y lo asocian, de nuevo, al cambio climático.

El coral se recupera, pero muy poco en comparación a su reducción

Los corales, aunque pueda no parecerlo, son animales y no plantas (de hecho, muchas algas tampoco son plantas). Su forma, colores y sedentarismo suelen crear esta confusión, pero son "parientes" (mismo filo) de organismos como las medusas o las anémonas.

Por sus características suelen vivir en rocas, agrupándose en arrecifes más o menos extensos, y a distintas profundidades según los requisitos de luz y temperatura de la especie que se trate. Pero según este estudio, el aumento de temperatura de los océanos está causando un estrés térmico que acaba siendo letal, haciendo que ocurra esa decoloración que comentábamos. Una decoloración que no es más que la manifestación visual de que el coral expulse alguno de sus simbiontes (algas y protozoos) o de que éstos mueran directamente.

Coral Jumpstory 02

Según el trabajo, entre 2009 y 2018 se perdió el 14% del coral del planeta, lo cual calculan que equivale a 11.700 kilómetros cuadrados. La cifra, ya per se considerable, aún parece más llamativa si tenemos en cuenta que la Gran Barrera de Coral (el arrecife de mayor longitud del planeta) tiene unos 2.000 km².

Se han estudiado los datos de **40 años, 73 países y 12.000 localizaciones, según especifican en Reuters. Las áreas más calientes son el sur de Asia, Australia, el Pacífico, el Golfo Pérsico y el de Omán y el oeste del Índico, aunque no dejan de lado factores como el descenso de la calidad del agua en general, la sobrepesca o el excesivo desarrollo urbanístico en las costas.

Pese a que esperan que haya una tendencia y que siga reduciéndose la formación de coral, también han observado un crecimiento del 2% desde 2019, lo cual habla bien de la resistencia y adaptación de las especies. De hecho, a finales de 2020 se descubrió un enorme arrecife.

Con este estudio se añaden más datos a lo que ya se supo desde hace unos años: la Gran Barrera de Coral es está muriendo, y eso es una pésima noticia para toda la biodiversidad marina a la que su existencia afecta. Aunque por suerte, parece que son organismos con ganas de resistir y que quizás incluso podamos ayudarles en su empeño.

Imágenes | Jumpstory

Temas
Inicio