Estados Unidos quiere extender la captura de carbono dándole una ventaja clave: haciéndola más barata

Estados Unidos quiere extender la captura de carbono dándole una ventaja clave: haciéndola más barata
Sin comentarios

El COP26 de Glasgow discute los métodos para reducir las emisiones de dióxido de carbono, pero hay métodos que van más allá y buscan hasta revertir esas emisiones. Es el caso de las máquinas que capturan el carbono del aire, que ya funcionan en algunos lugares pero tienen un problema primordial: el proceso es demasiado caro.

Y si un método para extraer carbono es demasiado caro no va a ser considerado por los países que buscan reducir emisiones, así que en los Estados Unidos han decidido ponerse a trabajar para que capturar el carbono del aire sea mucho más barato.

No sólo es capturar, es hacerlo por poco dinero

Conseguir eso no es nada sencillo. Incluso Elon Musk ha ofrecido 100 millones de dólares a quien de con un modo de rentabilizar mejor esa captura de carbono. El objetivo que se ha puesto el gobierno estadounidense es lograr que capturar una tonelada de carbono cueste menos de 100 dólares.

Estamos lejos de ese objetivo. Desde Verge indican que los esfuerzos de Microsoft para usar esa tecnología provocan costes de 600 dólares por tonelada de carbono capturada. El principal obstáculo es que las sustancias químicas presentes en los filtros de captura tienen que estar muy calientes para funcionar bien, y eso requiere mucha energía que a su vez debería ser energía limpia.

Y además de capturar hace falta almacenar: el plan de los Estados Unidos también contempla buscar modos de almacenar el carbono capturado para que no vuelva a escaparse a la atmosfera. Se prevén cementerios de carbono, al estilo de los que guardan residuos nucleares, donde se pueda vigilar depósitos del material durante un mínimo de 100 años.

Si todo va bien y se consiguen los suficientes votos a favor, la administración Biden se dispone a invertir más de 3.500 millones de dólares sólo en levantar instalaciones más eficientes para capturar el carbono del aire. Puede ser un primer paso para que sea una práctica más habitual para darle media vuelta al calentamiento global, aunque aún queda mucho trabajo por hacer.

Temas
Inicio