'Oats Studios' es una antología de piezas de ciencia-ficción y terror en Netflix que nos acerca a la cara más estimulante del género

'Oats Studios' es una antología de piezas de ciencia-ficción y terror en Netflix que nos acerca a la cara más estimulante del género
2 comentarios

Es posible que ya hayáis visto el contenido de este Volumen 1 de 'Oats Studios' que estrena Netflix: en la web del estudio en Youtube están todos estos cortos, así como en Steam. Se trata de un interesante experimento que puso en pie un cineasta tan curioso como respetado, Neill Blomkamp, responsable de 'Distrito 9', 'Elysium' o 'Chappie', y con el que quería llegar a un acuerdo muy particular con los espectadores.

La compañía lanzaría cortos de forma gratuita, y los espectadores podrían apoyar el proyecto tanto por crowdfunding (aunque los cortos seguirían saliendo sin corte) como comprando a través de Steam una especie de DLCs que en realidad eran assets con modelos 3D y recursos para editar efectos especiales. La idea de Blomkamp era que se pusiera en pie un proyecto colaborativo al margen de los grandes estudios.

El cineasta es conocido por ser capaz de construir este tipo de proyectos de forma independiente y reciclando material de otros en los que está embarcado. Por ejemplo, 'Distrito 9' nació de los rescoldos de un proyecto frustrado para adaptar 'Halo'. Blomkamp nunca ha tenido suerte con los grandes estudios: proyectos para resucitar 'Aliens' y 'Robocop', nada menos, han acabado frustrándose.

El proyecto de Oats Studios dio el esperado salto al largo con 'Demonic', rodada en secreto durante la pandemia, en una curiosa mezcla de posesiones satánicas, terror estilo James Wan y realidades virtuales maléficas. Ha sido un auténtico desastre de taquilla (aunque no se ha hecho público el presupuesto) y la crítica no la ha recibido especialmente bien. De momento, el futuro de Oats Studios es una incógnita, pero Netflix recoge, en un formato más cómodo que el confuso site del estudio en Youtube, todos los cortos que han rodado hasta hoy, bajo el paquete titulado Vol. 1.

Un poco de todo

¿Y qué tal los cortos en sí? La sensación que da es la de un proyecto que empieza con mucha fuerza (con toda lógica, buscando impresionar a potenciales micomecenas) con el mejor producto del paquete, 'Rakka' y desde ahí se va desinflando hasta llegar a un tramo final exclusivamente animado y no muy lucido, o directamente al nivel de una demo técnica: una exhibición de músculo visual prácticamente sin anclaje argumental. Hay que tener en cuenta que Netflix ha agrupado en varias ocasiones distintos cortos que originariamente estaban separados, como 'Dios' o 'Kapture', y los ha reordenado.

En cualquier caso, centrémonos en lo positivo, que es abundante: 'Rakka' es una historia post-apocalíptica protagonizada por Sigourney Weaver en la que la humanidad se enfrenta a una raza alienígena reptiliana que está modificando nuestra atmósfera. Se trata de una violentísima pieza, muy pesimista y oscura, y que triunfa cuando Blomkamp muestra los efectos de la transformación de nuestro planeta, o extravagancias como la reconstrucción de monumentos icónicos con cadáveres humanos. Las criaturas son impresionantes y los efectos también.

Dtmu1ixvsaa1ytu

Aún más extraño, y de mensaje político mucho más evidente, es 'La base militar', en la que nos lleva a la guerra de Vietnam, donde se suceden una serie de fenómenos inexplicables: soldados que se elevan en el aire hasta desaparecer, vehículos incomprensibles, saltos en el tiempo y el espacio y una entidad que parece tener la culpa de todo, el Dios del Río. Tanto esta pieza como 'Rakka' son casi presentaciones de una aventura más grande, no exactamente trailers, porque tienen narrativas propias, pero lo cierto es que sus historias quedan completamente abiertas.

Algo así pasa con el tercer gran corto del paquete, 'Cigoto', un claro refrito de 'Alien' y 'La cosa' que destaca gracias a una criatura fascinante que se apropia literalmente de los cuerpos de los caídos en una base espacial. De nuevo tenemos una estupenda aventura con sentido por sí misma pero que claramente pertenece a una ficción más grande. ¿Es eso un problema? Si buscas historias cerradas, desde luego, pero creo que la aproximación correcta a Oats Studios es otra.

A los cortos que propone Blomkamp hay que aproximarse para picotear en estímulos visuales muy específicos.  Las criaturas de 'Cigoto' o 'Rakka', la febril imaginación sin sentido de 'La base militar', las ideas de ciencia-ficción casi experimental que van puntuando todas las piezas... no hay que buscar historias cerradas, porque en ese sentido son decepcionantes, sino más bien ese espíritu de compra de DLCs que proponía Blomkamp, y quedarse con los ingredientes más estimulantes de cada corto (sobre todo teniendo en cuenta que su difusión era gratuita). Personalmente, prefiero veinte minutos de monstruos e ideas locas de principio a fin que a un guionista preocupado por cerrar todas las tramas en ese tiempo.

¿Y el resto? Hay de todo: alguno francamente deficiente ('Mal presidente' o 'Kapture' no me hicieron ninguna gracia), otros prometedores pero que caen víctimas de su propio laberinto de propuestas (los 'ADAM', demasiado crípticos para su propio bien), y piezas como 'Dios', 'Cocinando con Bill' o 'Gdansk', que tienen aciertos puntuales si, de nuevo, no se buscan narrativas cerradas. El conjunto es francamente interesante, y desde luego cita obligada para los apasionados en picotear temas e ideas de ciencia-ficción al margen del blockbuster de turno. Un experimento estimulante del que ojalá que veamos más volúmenes.

Temas
Inicio