Compartir
Publicidad
El verdadero miedo no está en las películas para adolescentes: éste es el cine de terror que tienes que ver
Cine y TV

El verdadero miedo no está en las películas para adolescentes: éste es el cine de terror que tienes que ver

Publicidad
Publicidad

No hay mejor forma de celebrar Halloween que haciendo un maratón de películas de miedo. Por desgracia, este 2015 no hay grandes opciones para hacerlo en nuestro cine más cercano, ya que las grandes apuestas de estos días son la desigual 'La Cumbre Escarlata' y la lamentable 'Paranormal Activity: Dimensión Fantasma'. Lejos quedan ya 'It Follows' y 'Babadook', los dos grandes estrenos de terror en España de lo que llevamos de 2015, y seguro que a estas alturas todos los que tuvierais interés en 'La Visita' ya la habréis visto. A ver si el año que viene son inteligentes y dejan para estos días algunas de las propuestas prometedoras que hay en camino.

Teniendo eso en cuenta, es la ocasión ideal para hacer un pequeño repaso al verdadero cine de terror, ese que no está orientado a los adolescentes y que realmente puede dejarte mal cuerpo o incluso llegar a darte escalofríos. Imagino que todos habéis visto ya títulos como 'El Resplandor', 'La Noche de los Muertos Vivientes' o 'Psicosis' -ya tardáis en remediarlo de no ser el caso-, por lo que he optado por dejarlos fuera de una selección de 17 películas que encontraréis justo debajo de estas líneas y en la que he intentado ser lo más variado posible para que todos podáis encontrar alguna obra que quizá os interese.

'A medianoche me llevaré tu alma' (1964)

Zé do Caixão es posiblemente el personaje más famoso de la historia del cine de terror. Interpretado por José Mojica Marins -ojo al pedazo de uñas que luce y su efectivo look como misterioso enterrador-, se trata de un ser siniestro y sádica que está dispuesto a hacer cualquier cosa -y aquí esas palabras realmente tienen sentido más allá de ser utilizado como un tópico para describir a cualquier villano- para encontrar a la mujer ideal para engendrar a su hijo, ya que vive obsesionado con ello. Una propuesta extraña y con un fascinante, retorcido y misógino protagonista cuyo impacto haría que apareciera en varias secuelas del título que ahora nos ocupa.

'Al final de la escalera' (1980)

La opción ideal para recomendar a aquellos que ya hayan visto las obras más conocidas dentro del género y que quiera ver una pequeña maravilla que aún me cuesta entender cómo no es mucho más popular. No es sólo uno de los títulos más influyentes dentro de las historias de casas encantadas, sino que además se trata de una obra muy equilibrada con una atmósfera muy conseguida y consigue manejar de forma brillante el terror más "convencional" con elementos de corte psicólogo como en la icónica escena de la pelota cayendo por la escalera. La demostración de que la siniestro te puede dejar mucho peor cuerpo que la habitual sobredosis de gore, muy de moda por aquel entonces.

'Alta Tensión' (2003)

Una excelente puesta al día del slasher sin caer en las tonterías habituales de muchas propuestas similares. Contundente y directa -ojo los que tengan un estómago débil-, su potente acabado visual le valió a su director dar el salto a Hollywood, rodando poco después el estimable remake de 'Las colinas tienen ojos'. Además, la excelente interpretación de Cécile De France como Marie, una joven que mantendrá un trepidante enfrentamiento con un psicópata aficionado a cortar la cabeza a sus víctimas. Eso sí, su polémico giro final puede hacer que cambie de forma radical tu opinión sobre lo visto hasta entonces.

'Angustia' (1987)

Muchos tienen encasillado a Bigas Luna como ese director que solamente rodaba historias de corte erótico para ser especialmente generoso mostrando la anatomía de las actrices, pero con 'Angustia' demostró que era capaz de mucho más que eso. En este caso prefiero no destripar nada de su argumento, pero digamos que lo que empieza como un relato de terror más o menos convencional acaba dando un giro sorpresivo y muy efectivo jugando con la idea del cine dentro del cine para ofrecernos una obra inquietante que he de confesar que fue la última película que logró darme miedo de pequeño y es la responsable de que todo lo relacionado con los ojos aún me dé cierta "cosita".

'Angustia de Silencio' (1972)

Todo aquel que se haya molestado en profundizar un poco en la historia del cine de terror debería conocer el giallo, un subgénero italiano en el que habitualmente destacaba la figura de un asesino misterioso, enguantado y con numerosos planos desde sus punto de vista que fue esencial para la posterior eclosión del slasher.

Dario Argento y Mario Bava son, acertadamente, los nombres que más se suelen destacar dentro del giallo, pero me he decidido por un título dirigido por Lucio Fulci porque condensa a la perfección los rasgos estilísticos propios del subgénero, contiene unas escenas de asesinato excelentes y cuenta con el atractivo adicional de que en esta ocasión las víctimas son niños -hay películas mejores con un psicópata despachando tiernos infantes, pero no creo que ninguna de ellas sea realmente de terror-, lo cual ayuda a aumentar la incomodidad hacia lo que sucede en pantalla.

'Carretera al Infierno' (1986)

Seguro que muchos de los que vieron 'Carretera al infierno' se lo pensaron luego muy mucho antes de volver a coger con su coche a un autoestopista. Ese es el error que comete el protagonista y el misterioso desconocido tiene el rostro de un Rutger Hauer en la que posiblemente sea su mejor actuación después del mítico replicante de 'Blade Runner'. Su determinación y habilidades casi sobrenaturales para continuar con vida hacen que la tensión no deje de ir a más y que uno realmente se incomode por lo mucho que logra transmitir Hauer.

'El Fotógrafo del Pánico' (1960)

Una película adelantada a su tiempo que arruinó la carrera de su director, pero que hace ya tiempo está reconocida como una de las cintas de terror más importantes de todos los tiempos. Ya sólo por su extraordinaria utilización de los planos desde el punto de vista del asesino, recurso que luego sería explotado hasta la saciedad, merecería estar aquí, pero es que 'El Fotógrafo del Pánico' también ofrece un retrato apasionante tanto de su trastornado protagonista como de la fuerza vampírica del cine. Además, adelanta hasta cierto punto el concepto de snuff movie y es, de lejos, la mejor película sobre el tan controvertido como interesante voyeurismo.

'El Malvado Zaroff' (1932)

Han sido muchas las películas que han planteado la historia de uno o varios hombres dando caza a otras personas por una mezcla entre diversión y trastorno mental. El origen en mayor o menor medida de todas ellos lo tenemos en 'El Malvado Zaroff', una propuesta de corte realista en una época en la que el cine de terror apostaba por criaturas de corte más fantástico. Sin embargo, el demente Zaroff bebe hasta cierto punto de Drácula y su obsesión por demostrar que es el mejor cazador del mundo nos regala momentos muy poderosos, como cuando visitamos su sala de trofeos o todo el tramo final.

'La Cosa' (1982)

Quizá sea exagerado decir que es la mejor película de terror de la historia, pero lo que no tengo problema en decir es que es mi favorita y que considero que es una de las pocas cintas que se merecen la condición de obra maestra. Su historia gira alrededor de una misteriosa criatura que puede adoptar forma humana y que ataca a una expedición en la Antártida. Inquietud, claustrofobia y mal rollo constante realzado por la magnífica banda sonora de Ennio Morricone, el impecable trabajo de puesta en escena de John Carpenter y un inspirado reparto, en especial Kurt Russell. ¡Y menudo final!

Por cierto, si ya la habéis visto -sospecho que quizá el título incluido que cuente con más seguidores de antemano-, no dejéis de escuchar este maravilloso homenaje musical.

'La Noche del Demonio' (1957)

Me ha costado decidirme por un título concreto de Jacques Tourneur, responsable de grandes obras dentro del género como 'La mujer pantera' o 'Yo anduve con un zombie', pero me he decantado por un título en el que tuvo que lidiar con las presiones para dejar de lado lo antes posible la duda sobre si lo que está sucediendo es real o no. De hecho, todo el suspense de 'La Noche del Demonio' recae en el poder de la sugerencia en lugar de ser demasiado directos y que sea el monstruo de turno el que tenga que epatar al espectador.

'La Residencia' (1969)

La excelente ópera prima de Narciso Ibáñez Serrador nos ofrece un cruce entre giallo y el cine de terror de la Hammer, todo ello aliñado con un efectivo toque de erotismo, latente -en esta ocasión es el lesbianismo el que ocupa un lugar destacado- y reprimido al mismo tiempo. 'La Residencia' es ante todo una joya del suspense con un acabado técnico impropio de las cintas españolas de la época guiada con mano de hierro por un director que encima sabe sacar lo mejor de todo su reparto.

'La Semana del Asesino' (1972)

Me consta que a ciertos espectadores les da alergia el cine social español, pero quizá la cosa cambie con 'La semana del asesino', en la cual un carnicero se convierte en un asesino en serie no tanto fruto de una enfermedad mental como consecuencia directa de la represión de la sociedad franquista de la época, más concretamente la homosexualidad de su protagonista. Esto le valió tener que cortar varias escenas que dejaban más claro este último punto y que sí pudieron verse en el extranjero. Además, transmite muy bien la miseria de la clase trabajadora por aquel entonces y tiene una atmósfera sórdida bastante llamativa.

'May, ¿Quieres ser mi Amigo?' (2002)

Angela Bettis nos ofrece una extraordinaria interpretación como una joven que solamente quiere hacer amigos, llegando a tomar una solución bastante drástica y macabra para lograr uno a su medida. Todo ello aliñado con un aire de rareza que encaja a la perfección con el singular trastorno de su inadaptada protagonista y que va acrecentándose a medida que avanza el metraje de 'May, ¿Quieres ser mi Amigo?'.

'Muertos y Enterrados' (1981)

Mi película favorita dentro del subgénero de terror que aborda, pero señalar cuál es seguramente sería dar información de más sobre ella. 'Muertos y Enterrados' nos cuenta la investigación de unos extraños crímenes en una localidad costera, aliñado con una atmósfera muy sugerente y un clima paranoico que le sienta de fábula. Cierto que el guión tiene sus defectos, pero engancha en su singular apuesta -algunos hasta la ven como demasiado excéntrica-, va ganando más fuerza según avanza -no se corta lo más mínimo en los crímenes, pero sin por ello convertirse en un relato únicamente interesante por ellos- y cuenta con un final excepcional.

'Secuestrados' (2010)

La mejor película española de terror de lo que llevamos de siglo y una gran representante de la home invasion -no os perdáis tampoco 'Funny Games' si aún no la visteis-, un subgénero bastante popular durante los últimos años. Nos cuenta la historia de una familia que es secuestrada cuando acaba de mudarse a su nueva casa y cómo la violencia va escalando cada vez más hasta su contundente desenlace. Tampoco me quiero olvidar de la destreza de la puesta en escena de Miguel Ángel Vivas, ya que la brillante utilización de los planos secuencia ayuda a elevar el clima enfermizo de la cinta.

'Suspiria' (1977)

El giallo italiano ya agonizaba cuando Dario Argento se desmarcó del mismo con esta película de corte fantástico en la que recuperaba de dicho subgénero el cuidado meticuloso de los crímenes -impagable el arranque- y la importancia del uso de los colores. 'Suspiria' está marcada en todo momento por una atmósfera enfermiza que nos hace más proclives a perdonar las limitaciones de su guión y hasta cierto punto podríamos ver en ella un poema malsano y macabro con una banda sonora que te transporta ese particular universo dentro de una malsana academia de baile.

'Terror Ciego' (1971)

La capacidad para transmitir la indefensión del protagonista es un elemento esencial para conseguir dar miedo al espectador, ya que al final poco suele importarnos que los secundarios vayan siendo eliminados, pero la cosa cambia cuando se conseguía crear un vínculo entre nosotros y el personaje principal. Tras un arranque que quizá se exceda un poco en la presentación de personajes, pronto entra en escena un misterioso psicópata al que solamente veremos parcialmente, una forma de reforzar el terror psicológico por el que apuesta 'Terror Ciego' y también para vincularnos más a la inevitable debilidad de la joven ciega interpretada de forma excelente por Mia Farrow cuando el asesino decide divertirse un poco con ella en lugar de matarla sin más.

Cabina

Y de regalo os dejo el mediometraje 'La Cabina', una obra que todo el mundo debería ver en algún momento de su vida -seguro que más de uno no lo ha hecho por la imagen a la que se tiende a asociar al gran José Luis López Vázquez- y que hacerlo apenas os supondrá poco más de 30 minutos de vuestro tiempo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio