Compartir
Publicidad
Por todo esto 'Dragon Ball' sigue siendo el anime más importante de la historia 31 años después
Cine y TV

Por todo esto 'Dragon Ball' sigue siendo el anime más importante de la historia 31 años después

Publicidad
Publicidad

El tiempo pasa volando y lo que un día adoramos pronto pasa a ser motivo de nostalgia. Sin embargo, en el caso de ‘Dragon Ball’ prácticamente siempre ha habido alguna razón para acordarnos de Goku, Vegeta y compañía desde su aparición, pero hoy 26 de febrero de 2017 es un día especial, ya que se cumplen 31 años desde el estreno del anime que conquistó a millones de personas a lo largo de todo el planeta.

Los estrenos de ‘Dragon Ball’ y ‘Dragon Ball Z’

Apenas tuvieron que pasar unos meses desde la publicación de la primera entrega del manga en la revista semanal Shōnen Jump el 20 de noviembre de 1984 para que se empezase a trabajar en una adaptación televisiva. El propio Toriyama estuvo muy implicado, en especial en la selección de la voz de los personajes, por lo que todo transcurrió sin ningún percance hasta su estreno en Fuji Tv el 26 de febrero de 1986.

De hecho, varios miembros del equipo técnico ya habían colaborado previamente con Toriyama en el anime basado en ‘Dr. Slump’, lo cual facilitó mucho el proceso al existir una relación de confianza previa. Dada la complejidad para poder realizar un episodio semanal, hasta cuatro compañías diferentes colaboraron en la animación bajo la producción de Toei para poder mantener el ritmo requerido.

Finalmente fueron 153 episodios los que dieron forma a ‘Dragon Ball’, tomando para ello como base los primeros 16 tomos de los 42 que tendría el manga cuando acabó de publicarse en 1995. Lo normal en estos casos sería tomarse un descanso antes de seguir contando la historia de Goku de adulto en ‘Dragon Ball Z’, pero Fuji Tv se limitó a mantener la habitual espera semanal entre episodio y episodio antes de estrenarla el 26 de abril de 1989.

Toei optó por mantener a los mismos estudios de animación, y fue el propio Toriyama quien propuso la inclusión de una Z al final. El motivo de la elección fue porque era la última letra del alfabeto y así transmitía la sensación de que iba a ser el cierre definitivo de su más popular creación. No sabía lo equivocado que estaba.

El gran problema al que se enfrentaron sus responsables es que no podían adelantar la historia del manga por lo que tuvieron que echar mano con más habitualidad de la deseable del relleno -también lo hubo en ‘Dragon Ball’, pero en dosis mucho menores-, es decir, alargar escenas, introducir otras nuevas o directamente inventándose tramas para ganar tiempo sin dejar sin su ración semanal a los seguidores del anime.

La serie ya era un gran éxito en otros muchos países y la popularidad de ‘Dragon Ball’ se había disparado. No cabe duda de que eso fue clave para que Fuji Tv y Toei estuvieran dispuestos a seguir adelante por mucho que el último episodio del manga se publicó el 23 de mayo de 1995 y que ‘Dragon Ball Z’ llegó concluyó su adaptación el 31 de enero de 1996 tras 291 episodios que cubrieron los 26 tomos centrados en las aventuras como adulto de Goku.

Conviene recordar que su vida no se limitó a esas dos series, ya que de ‘Dragon Ball’ se estrenaron tres películas entre 1986 y 1988 -ya en 1996 se haría otra centrada en la historia contada durante los primeros episodios, la última de la franquicia hasta el relanzamiento en 2013- y dos especiales televisivos que pudieron verse en junio de 1988.

Sin embargo, la realmente popular en ese frente fue ‘Dragon Ball Z’, pues entre julio de 1989 y junio de 2015 se estrenaron hasta 13 películas complementarias a la serie, 4 especiales televisivos y dos OVAS. El mundo no se cansaba de Goku y sus responsables no estaban dispuestos a dejar pasar esta oportunidad de oro.

El impacto de la serie en España

Imagen Bola De Dragon

Fue en 1988 cuando se compraron los derechos de los 26 primeros episodios de la serie para su emisión en España. Con la excepción de Telemadrid -allí no empezó a emitirse hasta finales de 1991-, todos los canales autonómicos se hicieron con ella y comenzaron a emitirla a partir de 1989.

A lo largo de su emisión, y en especial durante sus primeros años, hubo infinidad de problemas con los cambios de doblaje –y con la propia traducción de los guiones-, el hecho de quedarse sin episodios para poder estrenar o que muchos de ellos llegasen con una versión censurada, pero la serie pronto conquistó a millones de niños en nuestro país.

Eso sí, no fue hasta 1997 cuando dio el salto a la televisión nacional de la mano de Antena 3, canal que lo complicó todo un poco más haciendo algún corte adicional en varios episodios y cambiando algunas voces para el doblaje español, ya que no había llegado a doblarse al completo al castellano al haber decidido primero Telemadrid y luego Canal Sur abandonar su emisión.

Cromos1

Sin embargo, los que éramos unos chavales por aquella época permanecimos ajenos a todos esos problemas hasta mucho después, ya que como nos comenta Borja, por aquel entonces lo que nos preocupaba era que: “En la ruta al cole la comidilla era ‘Bola de Dragón’, así que era de obligado visionado”.

Por su parte, Miguel nos señala que incluso las barreras idiomáticas quedaban en segundo plano: “Todo el mundo hablaba en el colegio de 'Dragoi Bola', aunque la mayoría nos enterábamos de más bien poco con el doblaje al euskera”, mientras que Jordi recuerda: “Mi primer contacto con ‘Bola de Drac’ fue en tv3, emitían todos los días a las 18:00 un capítulo de ‘Doctor Slump’ y otro de ‘Bola de Dragón’, salíamos de clase corriendo para verla”.

La serie era todo un fenómeno y Miguel nos aclara cuáles cree que fueron los motivos: “Hay que entender que ‘Dragoi Bola’ no era una serie que conquistara por su gran argumento, pero era una mezcla de personajes carismáticos, momentos de humor únicos, violencia sin sentido y fenómeno de masas. Si querías entrar en las conversaciones, más te valía estar viendo la serie, o no tenías nada de lo que hablar.”

Cromos2

Borja también añade “No sabía qué era un cliffhanger, supongo que ni tendría nombre aún, pero esos finales de capítulo de ‘Bola de Dragón’…”, mientras que Jordi también aporta su granito de arena al respecto: “Nos tenían ambas series enamorados por el humor japonés, las luchas y los toques depravado-erótico-juveniles tan característicos de estas series.”.

Tenía todo lo que un chaval de principios de los 90 podía desear, y además el disfrute iba más del visionado de los episodios como bien apunta Miguel: “Charlar con los colegas sobre ‘Dragoi Bola’ era FLIPARSE (…) Desde escenificar peleas en el patio del colegio hasta gritar para hacerse super saiyajin o creer que tú también podías lanzar kamehames”. Era prácticamente imposible no dejarse seducir por ella, lo cual se tradujo en la llegada de una avalancha de merchandising.

Munecogomas

De hecho, ‘Dragon Ball’ se convirtió en un gran reclamo para vender lo que fuera, desde un snack de Matutano que adquirió su nombre -y que era el que te permitía conseguir los preciados muñecogomas de la imagen superior-, las habituales pegatinas que te venían como regalo con ciertos pastelitos, canicas, tazos o hasta dioramas que te regalan con la compra de Petit Suisses.

Eso sí, lo más popular fueron las colecciones de cromos de Panini, que podéis ver en varias imágenes de más arriba, y las cartas de Ediciones Este. No faltaron los problemas usuales de este tipo de colecciones para encontrar algunos, por lo que eran habituales los intercambios con los compañeros de colegio, llegando a ser posible conseguir decenas de ellos a cambio de solamente uno.

Tan demandados eran los los cromos que Panini tardó todo lo que pudo en poner a la venta la segunda colección de ‘Dragon Ball Z’, ya que vendía tanto de la primera que hubiera sido una estupidez dejarla de lado. Aún hoy pueden encontrarse a la venta en páginas de segunda mano, por lo que si conserváis algunos, no dudéis en echar un vistazo, que quizá tengáis ese cromo que alguien está buscando desesperadamente…

Llega la decadencia con ‘Dragon Ball GT’

Rara vez es buena idea continuar una historia si no es su propio autor el que lo hace, porque es cierto que Toriyama estuvo muy implicado en los diseños de ‘Dragon Ball GT’, que fue él quien propuso el título -GT es un acrónimo de ‘Grand Tour’, aludiendo a los viajes de los personajes alrededor del universo- y que, al igual que en ‘Dragon Ball’ y ‘Dragon Ball Z’, supervisó la producción, pero la historia no era suya y eso se notó, y mucho.

Fue el propio estudio Toei quien ideó la premisa para ‘Dragon Ball GT’, una serie en la que es cierto que se notó el esfuerzo para ir a más en términos de animación, pero, por decirlo suavemente, los fans nos quedaron demasiado satisfechos y la crítica tampoco reaccionó con mucho entusiasmo a lo que se pudo ver a partir del 7 de febrero de 1996. De nuevo, apenas una semana de espera.

64 fueron los episodios con los que contó ‘Dragon Ball GT’ antes de llegar a su fin el 19 de noviembre de 1997. Además, también hubo ocasión para emitir un especial televisivo titulado en España ‘Dragon Ball GT: 100 años después’, pero el universo televisivo de Goku y compañía comenzó a apagarse tras la fría recepción de ‘Dragon Ball GT’, y así permaneció durante muchos años.

Tocando fondo con ‘Dragonball Evolution’

Evolution

La cosecha televisiva de ‘Dragon Ball’ se limitó durante años a un par de episodios especiales en los que se hacía un crossover con personajes de otros animes como ‘One Piece’, ‘Astro Boy’ o ‘Kochikame’, por lo que lo más interesante durante los primeros años del siglo XXI fueron los sucesivos intentos de Hollywood por sacar adelante una adaptación cinematográfica.

Todos sabemos a estas alturas el desastre que acabó siendo ‘Dragonball Evolution’, pero lo cierto es que en Fox hasta hubo alguien con la suficiente inteligencia como para ofrecer a Stephen Chow, el responsable de títulos como ‘Shaolin Soccer’ o ‘Kung Fu Sion’ y fan declarado de la obra de Toriyama, ocuparse de ella, pero declinó la oferta.

Fox finalmente contrató a James Wong, realizador de la primera y la tercera entrega de la saga ‘Destino final’, y entonces llegaron los constantes cambios en el guion y la drástica reducción del presupuesto -se pasó de unos iniciales 100 millones de dólares a unos muy escasos 30-. El resultado fue una catástrofe en todos los sentidos, fracasando con estrépito en taquilla y siendo despedazada tanto por crítica como por público.

Como es lógico, se descartó cualquier posibilidad de aprovechar lo mostrado en la escena postcréditos con Piccolo aún con vida para realizar una segunda entrega. ‘Dragon Ball’ había tocado fondo. Bueno, esto último convendría relativizarlo dado la existencia de dos adaptaciones en imagen real bastante pobres a principios de los 90, la primera de ellas coreana y la segunda tailandesa. Esta última llegó a estrenarse en España bajo el título de ‘Bola de Dragón: Comienza la magia’.

El lento resurgir con ‘Dragon Ball Kai’

La única esperanza que quedaba a los seguidores de ‘Dragon Ball’ vino con el anuncio de Toei Animation en febrero de 2009, apenas un mes antes del estreno mundial de ‘Dragonball Evolution’, de que estaban preparando una versión revisada de ‘Dragon Ball Z’ con motivo de su 20 aniversario.

La premisa de 'Dragon Ball Kai' sencilla, ya que se centraba en coger los episodios de ‘Dragon Ball Z’, remasterizar -y recolorear- su imagen en alta definición, eliminar el relleno, regrabar las voces -para ello contaron con la presencia de la mayor parte del reparto original- y realizar unos nuevos opening y ending.

Varios amantes de la serie original recuperaron su amor por el universo de Goku gracias a ella, pero la crisis financiera que asoló a las empresas de anime en 2011 llegó a su precipitada cancelación en 2011 tras la conclusión de la saga de Célula por una mera cuestión económica. Parecía que nos íbamos a quedar sin final feliz, ya que durante el resto de 2011 apenas pudo verse un episodio más -el número 98- que se estrenó directamente en dvd y blu-ray.

Sin embargo, a finales de 2012 se comentó que se estaba trabajando en su regreso, el cual se materializó finalmente el 6 de abril de 2014, manteniendo desde entonces su ritmo de emisión habitual hasta su finalización el 28 de junio de 2015. Entre las dos etapas de la serie se hicieron un total de 159 episodios, poco más de la mitad que los que tuvo ‘Dragon Ball Z’.

Nuevas películas y ‘Dragon Ball Super’

En verano de 2012 se anunció en la Shonen Jump que se estaba trabajando en una película animada de ‘Dragon Ball’ que contase los hechos sucedidos entre ‘Dragon Ball Z’ y ‘Dragon Ball GT’. Además, Toriyama estuvo muy implicado en la misma, aunque en esta ocasión el grueso del guion corrió a cargo de Yūsuke Watanabe, que ya había escrito adaptaciones de otros mangas como ‘20th Century Boys’ o ‘Gantz’.

Para las posiciones clave de dirección y de animador jefe de recurrió a dos veteranos de la serie y todo avanzó sin contratiempos hasta su estreno el 30 de marzo de 2013. Su éxito fue extraordinario -recaudó más de 50 millones de dólares cuando se estima que su coste ni siquiera llegó al millón-, aunque no todos los fans acabaron igual de contentos con el resultado final de ‘Dragon Ball Z: La batalla de los dioses’.

Como era de esperar, se tardó bien poco en dar luz verde a una secuela que además supondría el regreso de Freezer, uno de los villanos más memorables de la historia de ‘Dragon Ball’. Además, el propio Toriyama se encargó en esta ocasión del guion de la muy entretenida película ‘Dragon Ball Z: La resurrección de F’, la cual amasó en taquilla casi 63 millones de dólares y fue bien recibida por la mayoría de fans. No deberíamos tardar mucho en ver la tercera, aunque por ahora no hay nada oficial al respecto.

Esas dos películas han servido también como base para la primera etapa de ‘Dragon Ball Super’, la nueva serie de televisión que se emite en Fuji Tv desde el 5 de julio de 2015 -de nuevo apenas una semana de diferencia respecto al final de ‘Dragon Ball Kai'-. La idea es ofrecer primero una versión ampliada de la historia contada en las dos películas anteriores antes de contar una historia original que también podrá leerse en versión manga.

La serie está gozando de una notable acogida popular y crítica, pero ha protagonizado también un par de polémicas por el bajón en la calidad de la animación en algunos episodios, siendo especialmente destacado el caso del quinto. Por ahora ya han podido verse 32 de los 100 episodios inicialmente encargados, cifra cuya ampliación ya estaba prevista de antemano en caso de conseguir el éxito esperado.

Por cierto, en su momento se comentó que ‘Dragon Ball Super’ llegaría a España como pronto a finales de 2016, pero no han vuelto a saberse más detalles al respecto. Sólo el tiempo dirá si provocará una nueva oleada de pasión entre los más pequeños de la casa como ya sucediera en los 90.

Artículo publicado originalmente en 2017 para el 30 aniversario. Hoy, en 2018, se cumplen 31 años.

Imágenes | Trunki, Kraken y Aragornn

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos